Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Un estudio revela la importancia de la dieta y el estilo de vida en los procesos de recuperación

Investigadores de la Universidad de Manchester han demostrado cómo los nutrientes del entorno resultan vitales para el buen estado de las células portadoras de mutaciones genéticas derivadas de enfermedades.

Según los científicos, la dieta y el estilo de vida pueden desempeñar un papel mucho más importante de lo que se creía en la capacidad de una persona para responder de forma favorable a ciertos medicamentos, incluidos algunos tratamientos contra el cáncer.

Por primera vez, los resultados ofrecen una explicación científica de por qué algunas personas pueden responder a cierta medicación mejor que otras, y abren las puertas para un tratamiento farmacológico más individualizado para el futuro.

El equipo utilizó levadura de pan (un organismo modelo estudiado por biólogos para revelar los procesos moleculares en organismos superiores) con el fin de estudiar la relación entre el entorno y los antecedentes genéticos.

El estudio implicó la retirada de una de las dos copias de todos los genes de la levadura (que es similar a retirar el conjunto de genes de uno de los progenitores en un humano) y analizó el estado resultante en diferentes situaciones de restricción dietética.

“Si los genes tratados son cuantitativamente importantes, normalmente se espera que la levadura muestre un peor estado general”, explicó la Dra. Daniela Delneri, investigadora principal del trabajo en la Facultad de Ciencias Biológicas de la Universidad de Machester.

“Sin embargo, lo que averiguamos fue que, en ciertas condiciones ambientales, la eliminación de una copia de determinados genes, en realidad, producía el efecto contrario, y las células de levadura crecían más rápidamente y de forma más saludable”, precisó Delneri.

El equipo estableció que este efecto se producía principalmente en genes relacionados con el proteosoma, que es el sistema de control de calidad del interior de las células que degrada las proteínas no deseadas.

“El proteosoma es importante porque mantiene el equilibrio de la célula”, continuó Delneri, “cuando se pierde este equilibrio, pueden surgir enfermedades como el cáncer, la diabetes, la enfermedad de Huntingdon, el Alzheimer y el Parkinson”.

La investigadora se centró en casos oncológicos para resaltar la importancia del estudio: “En las células cancerosas de crecimiento rápido, la alta actividad del proteosoma hace que las células tumorosas no perezcan, por lo que actualmente se utilizan medicamentos que bloquean o inhiben las acciones del proteosoma como compuestos terapéuticos”.

El estudio demuestra que una reducción de la actividad del proteosoma puede dañar o beneficiar a la célula en función de los nutrientes disponibles en el entorno. Los resultados sugieren que, teóricamente, si se administran medicamentos para alterar la actividad del proteosoma, para asegurar un efecto beneficioso, deberá tenerse muy en cuenta el entorno, que está determinado por el tipo de tejido o la dieta y el estilo de vida de la persona.

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Las personas mayores están infrarrepresentadas en los ensayos de fármacos contra la covid-19

Un estudio ha analizado la proporción de individuos de avanzada edad que participan en las pruebas de tratamientos y vacunas para el nuevo coronavirus. Además de las restricciones por edad y por presencia de patologías para proteger su salud, hay otras condiciones que limitan la participación de los ancianos, como el acceso a las tecnologías, y que pueden poner en riesgo las evaluaciones de efectividad y seguridad.

Esta investigadora ha logrado casi dos millones de euros para estudiar el lenguaje

Clara Martín, del centro de investigación vasco BCBL, acaba de conseguir 1,9 millones de euros de la Comisión Europea para llevar a cabo un estudio sobre ortografía y bilingüismo. Su trabajo tiene implicaciones en el tratamiento de trastornos del lenguaje, como la dislexia, y en el aprendizaje de lenguas.