Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Un gusano marino que apuñala a sus víctimas aparece por primera vez en España

Investigadores de la Universidad de Alcalá han encontrado por primera vez en España, en las playas del Parque Nacional del Cabo de Gata, ejemplares de Ototyphlonemertes duplex. Se trata de un pequeño nemertino de color naranja que vive en la arena volcánica del parque, reptando entre los granos en busca de sus víctimas: diminutos crustáceos a los que apuñala con ayuda de un estilete.

Universidad de Alcalá
11/3/2015 15:13 CEST

Ototyphlonemertes duplex, mostrando su estilete y las piedras de su cabeza. / Alfonso Herrera.

El Grupo de Investigación en Biodiversidad Marina EU-US, que coordina el profesor Juan Junoy Pintos, ha detectado por primera vez en España la presencia de Ototyphlonemertes duplex, un gusano marino que apuñala a sus víctimas con ayuda de un estilete y tiene piedras en la cabeza.

En estos ataques en que el gusano emplea su particular 'arma blanca', la hoja puede deteriorarse o romperse, pero el previsor nemertino posee en el interior de su cuerpo dos almacenes en los que guarda hasta seis cuchillas de repuesto.

En los ataques la hoja puede romperse, pero el previsor nemertino posee en su interior dos almacenes en los que guarda hasta seis cuchillas de repuesto

Las piedras que lleva en la cabeza, además de otorgarles la primera parte de su nombre al ser tomados por oídos (Oto), les sirven para orientarse en la capa de arena.

Son como esquiadores atrapados en un alud de nieve, tienen que localizarse en el espacio para reptar en una u otra dirección. Y no les valen los ojos, ya que son ciegos, lo que les da las siguientes sílabas de su nombre (typhlo: ciego).

Continuando con la etimología de su nombre, nemertes, una ninfa marina, alude al grupo al que pertenecen; los nemertinos. El segundo vocablo de su nombre, duplex, alude a la condición doble que tienen las piedras de su cabeza.

Debido a las dificultades que entraña la investigación con este grupo de invertebrados, muy pocos estudiosos de las costas les han prestado atención, a pesar de que los nemertinos no son raros en las muestras del fondo marino.

Tan solo se conocen en nuestro país 76 especies, menos del 20 % de las especies europeas, contribuyendo este trabajo –que se ha publicado en la revista Marine Biodiversity Records– a conocer mejor la biodiversidad marina de nuestro país.

Los nemertinos, alargados y viscosos, se conocen en España desde finales del siglo XIX. Son, evolutivamente, los primeros invertebrados que presentan un tubo digestivo completo. Actúan como depredadores en los ecosistemas marinos, utilizando una trompa o probóscide para capturar sus presas. Algunos de ellos, como el Ototyphlonemertes duplex, presentan estiletes o punzones, que pueden ser reemplazados por otros de reserva.

Referencia del artículo:

Herrera-Bachiller A, Junoy J. 2014. "Occurrence of the interstitial nemertean Ototyphlonemertes duplex Nemertea: Hoplonemertea) in the Cabo de Gata Natural Park (Mediterranean, south-east Spain)"Marine Biodiversity Records, 7. doi:10.1017/S1755267214001225.

Fuente: Universidad de Alcalá
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Un tercio de los parásitos del mundo corre peligro de extinción

Un equipo internacional de científicos, en el que participa la Universidad de Granada, advierte de la necesidad de preservar los parásitos, organismos esenciales para mantener la estabilidad de los ecosistemas. Los investigadores proponen un plan de conservación para los próximos diez años.

Alt de la imagen
¿Cómo ‘nadan’ realmente los espermatozoides humanos?

Biotecnólogos e ingenieros de Reino Unido y México han hecho trizas la visión de cómo se desplazan los espermatozoides. Los hallazgos desafían las suposiciones hechas durante siglos: su movimiento se parece más al de un sacacorchos que al de una anguila, aunque lo parezca por una ilusión óptica.