Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Un kit educativo acerca la robótica y la impresión 3D a las aulas

La firma madrileña CREA Robótica Educativa ha desarrollado un programa para acercar las nuevas tecnologías a las aulas. La iniciativa incluye cursos extraescolares de robótica e impresión 3D para alumnos y talleres de formación del profesorado.

Kit de robótica educativa. / CREA

La firma madrileña CREA Robótica Educativa ha desarrollado un programa para acercar las nuevas tecnologías a las aulas. La iniciativa incluye cursos extraescolares de robótica e impresión 3D para alumnos y talleres de formación del profesorado.

CREA Robótica Educativa, una start-up situada en el Parque Científico de la Universidad Carlos III de Madrid (UC3M), ha desarrollado un programa para impartir clases extraescolares a estudiantes y cursos de formación para profesorado de secundaria en el ámbito de las nuevas tecnologías.

La ‘start-up’ ha diseñado un kit de robótica educativa cuya principal ventaja es su modularidad

“En menos de un año hemos conseguido llegar a más de una decena de centros educativos, en los que hemos incorporado nuestra metodología de innovación docente”, explica Félix Rodríguez director ejecutivo y cofundador de la firma junto a Verónica González y Raúl Pérula. “Ahora estamos realizando demostraciones gratuitas en los principales colegios e institutos de Madrid para acercar estas tecnologías a las familias”, apunta.

La empresa ha puesto en marcha cursos extraescolares de robótica educativa e impresión 3D para alumnos y talleres de formación del profesorado para la nueva asignatura de Tecnología, Programación y Robótica. De hecho, para esta asignatura han diseñado de forma específica un kit de robótica educativa “cuya principal ventaja es su modularidad”, destaca Verónica González. “Está basado en hardware libre y se imprime con una impresora 3D, lo que permite su modificación y personalización”, comentan.

Romper las barreras de aprendizaje entre disciplinas

Para hacer un robot se necesita construir estructuras, realizar programación e incluir componentes electrónicos

Estos tres jóvenes emprendedores, que actualmente realizan el doctorado en el Robotics Lab de la UC3M, tratan de romper las barreras de aprendizaje entre disciplinas como la electrónica, la informática, la mecánica, la programación o las telecomunicaciones. “Para hacer cualquier tipo de robot necesitas construir estructuras, realizar programación, incluir componentes de electrónica y que todo funcione al unísono, por lo que es posible enseñar diferentes aspectos de cada una de estas materias de manera relativamente sencilla”, explican.

Además, desarrollan otros kits de robótica educativa adaptados a todos los niveles formativos. Se basan en una metodología innovadora que favorece la adquisición de nuevo conocimiento relacionado con las denominadas disciplinas STEM (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas, por sus siglas en ingés).

video_iframe

Fuente: UC3M
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
La OMS recomienda tratar con una combinación de anticuerpos a algunos pacientes de covid-19

El organismo indica que dos grupos de enfermos podrían beneficiarse de un tratamiento que combina los fármacos casirivimab e imdevimab. Esta opción estaría indicada para pacientes que no estén graves, pero que tengan riesgo de hospitalización. También casos graves o críticos que no hayan generado sus propios anticuerpos frente al coronavirus.

Los anillos de la madera podrían ayudar a verificar la autenticidad de un Stradivarius

Un experto en investigación forestal de Suiza ha desarrollado un método no destructivo para saber si un instrumento musical antiguo es auténtico o una falsificación. La técnica podría ayudar a resolver algunas dataciones controvertidas.