Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Con células vivas, imita su estructura y las condiciones fisiológicas

Un microchip microfluídico reproduce la barrera de la retina humana

Desde hace años se buscan alternativas para reducir el sufrimiento animal en investigación y acelerar los ensayos clínicos. Un nuevo dispositivo, que contiene células vivas y reproduce la estructura y las condiciones fisiológicas de la barrera hematorretiniana, permite ensayos in vitro de fármacos y el estudio de enfermedades como la retinopatía diabética sin recurrir al modelo animal.

Este microchip permite reproducir lo que ocurre ‘in vivo’ en la retina y puede ser una herramienta esencial que revolucione dicha experimentación ‘in vitro' / CSIC Cataluña

El ensayo in vitro con células vivas es una alternativa, ya en uso, a la investigación en animales, pero tiene limitaciones. Con esta técnica es difícil reproducir la interacción de unas células con otras. Para conseguir esto último, se trabaja en el desarrollo de sistemas que simulen y reproduzcan funciones de tejidos y órganos en condiciones muy parecidas a la realidad. Son los llamados organ-on-a chip, que incluyen microambientes y microarquitecturas que simulan el estado de los tejidos y los órganos vivos.

Un equipo de científicos en Barcelona ha desarrollado un dispositivo microfluídico que reproduce la barrera hematorretiniana. El trabajo, portada de la revista Lab on a chip, es lo que se denomina una “prueba de concepto”: que se ha realizado para demostrar que la idea imaginada por los científicos funciona.

El microdispositivo está formado por varios compartimentos paralelos, en los cuales se han cultivado diferentes tipos de células

José Yeste, autor principal del estudio y científico del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y de la Universidad Autónoma de Madrid, explica que el microdispositivo está formado por varios compartimentos paralelos, en los cuales se han cultivado diferentes tipos de células para emular la estructura de capas celulares de la retina. Son células endoteliales, es decir, que forman la parte interna de la barrera, en contacto con los capilares sanguíneos, a través de los cuales llega a la retina oxigeno y nutrientes. Además, está compuesto también por células neuronales (que forman la neuroretina), y células epiteliales pigmentarias, que constituyen la capa exterior.

Los compartimentos están intercomunicados entre sí en su parte inferior por una red de microsurcos, de forma que permite una comunicación intercelular a través del intercambio de moléculas señalizadoras entre células. Así, las células pueden enviar sus señales a las otras e interaccionar, de forma muy parecida a como lo harían en un organismo vivo. Además, el microdispositivo permite someter las células endoteliales al estímulo mecánico inducido por el flujo para emular un microambiente más fisiológico.

“Dentro del organismo, las células endoteliales que recubren el interior de los vasos sanguíneos, están sometidas al estímulo mecánico de la circulación de la sangre. En los cultivos celulares que no reproducen ese flujo, las células están como 'aletargadas', y no responden de la misma forma que lo harían en condiciones reales”, explica Rosa Villa, que dirige el grupo de Aplicaciones Biomédicas del Instituto de Microelectrónica de Barcelona del CSIC.

Un microdispositivo para evaluzar daños sobre la retina humana

Los científicos han evaluado la correcta formación de la barrera hematorretiniana realizando pruebas de permeabilidad, de resistencia eléctrica, así como la expresión de proteínas de las uniones estrechas entre células. Estas pruebas tenían por objetivo comprobar que la barrera está bien formada, que se ha cerrado pero mantiene la permeabilidad natural, suficiente para permitir el paso de nutrientes y oxigeno, y que las células están en contacto e interaccionan entre ellas.

Evaluaron la correcta formación de la barrera hematorretiniana realizando pruebas de permeabilidad, de resistencia eléctrica

Rafael Simó, investigador del Vall d'Hebron Institut de Recerca (VHIR) enfatiza: "Lo más importante de esta tecnología es que permite reproducir lo que ocurre ‘in vivo’ en la retina y puede ser una herramienta esencial que revolucione la experimentación ‘in vitro’, ya que las células crecen en contacto con un fluido de forma constante, tal como ocurre en la retina humana. Además, las células mantienen una estrecha relación entre ellas mediante mediadores químicos, lo que posibilita ver lo que pasa en una célula cuando provocamos una lesión en otra célula vecina. Por último, se pueden, incluso, tomar medidas eléctricas para evaluar la funcionalidad de las neuronas de la retina".

Con este microdispositivo, dicen los científicos, se puede investigar los efectos de diferentes moléculas o daños diversos sobre la retina humana. El equipo también quiere aplicar esta herramienta al estudio de la retinopatía diabética, enfermedad cuyas causas y evolución aún no están bien esclarecidas.

En trabajos previos, este mismo equipo del Instituto de Microelectrónica de Barcelona (IMB-CNM) del CSIC, ya había creado un dispositivo que permite cultivar células que forman la barrera hematoencefálica; así como una cámara microfluídica que simula la microcirculación hepática (‘Liver on a Chip’) y que ha sido diseñada y fabricada por los mismos científicos junto a investigadores del Institut d'investigacions Biomèdiques August Pi i Sunyer.

Referencia bibliográfica:

A compartmentalized microfluidic chip with crisscross microgrooves and electrophysiological electrodes for modeling the blood–retinal barrier. Jose Yeste, Marta arcía-Ramírez, Xavi Illa, Anton Guimerà, Cristina Hernández, Rafael Simó and Rosa Villa. DOI: 10.1039/C7LC00795G (Paper) Lab Chip, 2018, 18, 95-105

Fuente: Consejo Superior de Investigaciones Científicas
Derechos: Creative Commons

Solo para medios:

Si eres periodista y quieres el contacto con los investigadores, regístrate en SINC como periodista.

Artículos relacionados
El reto de cero emisiones en 2050 para limitar el cambio climático a 1,5°C no tiene precedentes históricos

A pocos días del comienzo de la cumbre del clima de la ONU COP26 en Glasgow (Reino Unido), la revista One Earth publica un estudio en el que recoge que los casos más rápidos de reducción de combustibles fósiles se produjeron cuando el petróleo fue sustituido por el carbón, el gas o la energía nuclear. Sin embargo, esto respondió a las amenazas a la seguridad energética y no a su impacto climático como ahora.

Así actúa el cerebro cuando macacos y murciélagos se relacionan con sus semejantes

Dos estudios publicados en Science han registrado la actividad neuronal que se genera en macacos Rhesus y murciélagos egipcios de la fruta a la hora de interaccionar con sus iguales. Los trabajos determinan las regiones de la corteza cerebral que se activan durante estos procesos sociales y demuestran que los patrones cerebrales de estos animales varían según el contexto social en el que se encuentran.