Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Un proceso clave para la supervivencia de ‘Mycoplasma genitalium’ en el tracto urogenital

Un nuevo estudio identifica los mecanismos que permiten a la bacteria de transmisión sexual Mycoplasma genitalium persistir en condiciones en que la disponibilidad de metales es muy limitada, una circunstancia a la que ha de enfrentarse al infectar a los humanos. El descubrimiento permitirá desarrollar terapias contra este patógeno, que afecta al tracto urogenital y se está volviendo resistente a los antibióticos.

Comportamiento de las bacterias dentro del organismo huésped en condiciones en que los metales en el interior de las bacterias son abundantes (izquierda) o escasos (derecha). En el segundo caso, ponen en marcha mecanismos de virulencia (expresión de proteínas de transporte, toxinas, etc.) para aumentar la disponibilidad de estos nutrientes, por ejemplo, rompiendo los eritrocitos y liberando los metales que hay en su interior. / Ilustración realizada con BioRender.

Los metales (hierro, zinc, níquel, cobalto, etc.) participan en numerosas reacciones enzimáticas y son nutrientes esenciales para la vida de las bacterias. En el interior de nuestro organismo, la disponibilidad de estos metales es escasa, porque se encuentran unidos a proteínas que los preservan y transportan hasta las células o tejidos en los que serán utilizados.

Durante el proceso de infección, las bacterias compiten con el organismo para obtener los metales. Su respuesta a la ausencia de metales es muy virulenta y activan estrategias dirigidas a liberar y ‘secuestrar’ estos elementos.

La captación la llevan a cabo mediante la producción de toxinas, de proteínas que unen los metales con mucha afinidad y de transportadores que se encargan de introducir estos metales en el interior de la bacteria.

Este patógeno de transmisión sexual causa varias enfermedades genitourinarias y se está convirtiendo en una superbacteria por su resistencia a los antibióticos 

En conjunto, se trata de mecanismos de virulencia bacterianos muy sofisticados, dirigidos a garantizar el apoyo necesario de nutrientes esenciales para su supervivencia.

Un equipo de investigación liderado por la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB) ha descubierto los sistemas de regulación y captación de metales de Mycoplasma genitalium (Mge).

Este patógeno emergente de transmisión sexual es responsable de varias enfermedades genitourinarias y se está convirtiendo en una superbacteria por su resistencia a los antibióticos que se usan para combatirlo.

Dianas terapéuticas atractivas

Los investigadores han identificado la proteína que regula la captación de metales, Fur (Ferric Uptake Regulator), así como otras proteínas responsables de transportarlos al interior del microorganismo.

“Mediante métodos de transcriptómica y proteómica hemos determinado los cambios en la expresión génica en Mge en presencia y ausencia de metales”, señala Carlos Martínez, primer autor del trabajo. “Además, hemos identificado los metales que la bacteria necesita para multiplicarse gracias a un análisis de espectrometría de masas”, explica Sergi Torres, coautor del estudio.  

“Los sistemas de regulación y transporte de metales identificados en Mge representan dianas terapéuticas muy atractivas. Este estudio permitirá desarrollar estrategias para bloquear la captación de metales mediante inhibidores o inmunoterapia”, explica Òscar Quijada, investigador del Instituto de Biotecnología y Biomedicina (IBB-UAB) y coordinador del trabajo.

De hecho, ya están trabajando con este objetivo, en colaboración con el departamento de Biofísica de la UAB y de los Servicios de Microbiología del Hospital Parc Taulí y Vall de Hebrón.

El trabajo se ha publicado en la revista Emerging Microbes and Infections. Han participado investigadores del IBB, del departamento de Biofísica de la UAB y del Instituto de Oncología del Hospital Universitario Vall de Hebrón.

Referencia bibliográfica:

Martinez-Torro et al. Transcriptional Response to Metal Starvation in the Emerging Pathogen Mycoplasma genitalium Is Mediated by Fur-Dependent and –Independent Regulatory Pathways. Emerging Microbes & Infections. https://doi.org/10.1080/22221751.2019.1700762

Fuente:
UAB
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Amós García Rojas, presidente de la Asociación Española de Vacunología
“La EMA no recomienda la dosis de refuerzo, sino que regula su uso y deja la decisión en manos de cada país”

Amós García, recién nombrado representante español del Comité Permanente de la OMS para Europa, explica el anuncio de la Agencia Europea de Medicamentos: este órgano regulador solo ha comprobado que una tercera dosis de la vacuna de Pfizer se podría administrar en mayores de 18 años, pero la recomendación solo corresponde a las autoridades sanitarias.

ANÁLISIS
Acaban las restricciones, ¿se acerca el final de la pandemia?
Pedro Gullón

Con una incidencia de la enfermedad a la baja y una tasa de vacunación que roza el 80 %, las comunidades autónomas levantan progresivamente las restricciones, como hoy lo hace Madrid con casi todas ellas. Pero aunque la pandemia continúe, ahora toca aprender de lo vivido y pensar qué normalidad queremos y, sobre todo, necesitamos.