Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Ciencias de la Tierra y del Espacio
El estudio se ha publicado en la revista ‘Natural Hazards and Earth System Sciences’

Un tercio de la costa central catalana es muy vulnerable al impacto de temporales

Investigadores de la Universidad Politécnica de Cataluña (UPC) han desarrollado un método para evaluar el grado de vulnerabilidad de las zonas costeras al impacto de temporales. El método, aplicado en el litoral catalán, revela que un tercio de sus costas presentan una vulnerabilidad alta a la inundación y un 20%, a los efectos de la erosión.

Extremo sur de la Playa de s’Abanell (Blanes, Girona) totalmente erosionada tras el impacto de un temporal en octubre 2007. Imagen: Laboratorio de Ingeniería Marítima (LIM).

Los procesos “dañinos” más comunes en las costas son la inundación y la erosión

“Hasta ahora no existía una herramienta para evaluar la vulnerabilidad de las zonas costeras al impacto de las tormentas que cuantificara los procesos que ocurren y las probabilidades de que sucedan estos eventos, y por ello se ha desarrollado un método para que el gestor costero –la Administración– pueda prever la magnitud de los daños para este tipo de fenómenos, cada vez más frecuentes”, explica a SINC Eva Bosom, autora principal del estudio e investigadora del Laboratorio de Ingeniería Marítima de la Universidad Politécnica de Cataluña (UPC).

El 34% de la costa central catalana muestra una vulnerabilidad entre alta y muy alta a la inundación, y en casi el 50% la vulnerabilidad es media, lo que indicaría la presencia de “problemas de desbordamiento con bastante frecuencia”, según remarca el estudio. Respecto al riesgo de erosión, el 20% tiene una vulnerabilidad entre media y alta, en especial, en el sur, donde las playas son más estrechas y de arena fina.

La capacidad de una costa para afrontar el impacto de una tormenta depende de la intensidad de esta y de la geomorfología de cada playa. Los procesos “dañinos” más comunes son la inundación y la erosión.

Los investigadores de la UPC han partido de estos dos procesos para medir la fragilidad de unos 50 kilómetros de costa del litoral catalán. “Inundación y erosión se evalúan por separado ya que, aunque están inducidos por el mismo agente –la tormenta–, su intensidad no depende igual de las características del temporal ni los daños que provocan son los mismos”, puntualiza Bosom. Para el análisis, se han utilizado datos de oleaje de 50 años, desde 1958 hasta 2008.

Los resultados, publicados en la revista Natural Hazards and Earth System Sciences, muestran que costas de características diferentes sufren con distinta intensidad los efectos de las tormentas, lo que indica que “la geomorfología costera controla la capacidad del sistema para recuperarse del impacto”, señala la autora.

Evaluar riesgos para paliar daños

La metodología desarrollada pretende ser una medida de apoyo para que los gestores puedan tomar decisiones sobre dónde invertir para paliar los desastres costeros en función de las características de la tormenta y del tramo del litoral a evaluar.

La magnitud del temporal varía a lo largo de la costa y esto influye en la intensidad de los procesos de inundación y erosión. Por ello, “es importante medir la vulnerabilidad de la costa y las probabilidades de que suceda el evento, que pueden seleccionarse en función de la importancia socioeconómica o ambiental de cada sitio”, indica Bosom. De este modo, “el gestor podrá clasificar el territorio en función de su peligrosidad y decidir donde se dedicarán los recursos o donde se debe promover medidas de protección y adaptación”, añade la investigadora.

La vulnerabilidad de la playa también puede variar por un cambio en su morfología. Para medir esta variación, “los datos sobre las costas deberían actualizarse de manera periódica o después de un evento importante para reflejar de la manera más fiel la morfología actual de la playa”, subraya la investigación.

El trabajo se enmarca dentro del proyecto VuCoMa (Vulnerabilidad Costera a Múltiples Agentes. Aplicación al Litoral Catalán), financiado por el Ministerio de Ciencia e Innovación.

Referencia bibliográfica:

E. Bosom; J. A. Jiménez. Probabilistic coastal vulnerability assessment to storms at regional scale – application to Catalan beaches (NW Mediterranean)”. Natural Hazards and Earth System Sciences, 2011. DOI: 10.5194/nhess-11-475-2011

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Hallan el monumento maya más grande y antiguo conocido

Un equipo de arqueólogos ha descubierto en México la estructura monumental más antigua y grande construida por la civilización maya hasta la fecha. Los arqueólogos han usado una tecnología que emite pulsos láser desde un avión para describirla.

Alt de la imagen
Nancy Campbell, autora de ‘La biblioteca del hielo’
“En el hielo podemos ver climas pasados y predecir a qué nos enfrentamos”
María G. Dionis

Desde una isla perdida de Groenlandia hasta la biblioteca Bodleiana de Oxford, esta escritora escocesa viaja por el mundo explorando las distintas facetas del hielo en la cultura. También reflexiona sobre la importancia de este elemento en el estudio del cambio climático. Su último libro acaba de ser premiado por la Royal Geographical Society.