Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Una cara neutra transmite al cerebro la misma información que un rostro expresivo

Hasta ahora se desconocía qué partes del cerebro se activaban cuando intentábamos reconocer una cara neutra, aquella sin ningún tipo de emoción. Una investigación, de la que forma parte la UNED, revela que estos rostros trasmiten al cerebro la misma información que una cara expresiva, algo especialmente relevante para personas con demencias, cuya principal forma de comunicación es el reconocimiento facial.

Un rostro neutro puede transmitir al cerebro la misma información que una expresión facial / Oblong.
Una cara neutra transmite al cerebro la misma información que un rostro expresivo. Foto: Oblong

Hasta ahora se desconocía qué partes del cerebro se activaban cuando intentábamos reconocer una cara neutra, aquella sin ningún tipo de emoción. Una investigación, de la que forma parte la UNED, revela que estos rostros trasmiten al cerebro la misma información que una cara expresiva, algo especialmente relevante para personas con demencias, cuya principal forma de comunicación es el reconocimiento facial.

Cuando observamos una cara neutra, con todos sus músculos relajados, tendemos a buscar en ella algún rasgo para intentar asignarle un significado emocional. Una investigación en la que participan investigadores de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) revela que en el cerebro se activan las mismas áreas al observar una cara neutra o una expresiva, algo que se desconocía hasta ahora.

“Potencialmente, un rostro neutro puede transmitir al cerebro la misma información que una expresión facial”, explica Marcos Ríos-Lago, investigador del departamento de Psicología Básica II de la UNED y uno de los autores del estudio.

Cuando vemos una cara, sea o no expresiva, se activan en nuestro cerebro las mismas áreas

El trabajo, publicado en Experimental Brain Research, refleja que, cuando vemos una cara, sea o no expresiva, se activan en nuestro cerebro las mismas áreas. Estas zonas son, por un lado, regiones del lóbulo occipital derecho implicadas en reconocer la identidad y, por otro, regiones que hasta ahora se habían asociado con la percepción de expresiones faciales, localizadas sobre todo en el hemisferio derecho, como es la porción posterior del giro temporal medio.

Para llegar a estas conclusiones, los investigadores realizaron resonancias magnéticas funcionales a 21 participantes, quienes tenían que responder varias preguntas sobre las caras neutras y expresivas que se les iban presentando a través de fotografías. Así, debían clasificar los rostros en masculinos o femeninos, e indicar si les parecían agradables o desagradables.

“Aunque para cada una de estas tareas existen áreas de activación que son diferentes, las zonas del cerebro responsables del procesamiento de las emociones se activaron en ambos casos”, indica Fernando Carvajal, investigador de la Universidad Autónoma de Madrid y autor principal del estudio.

El trabajo, en el que también participan la Fundación CIEN-Fundación Reina Sofía y el Hospital Ruber Internacional, revela otro dato que no se conocía hasta ahora. Las caras neutras producen un aumento de la actividad en los cuerpos mamilares, dos esferas simétricas de la base del cerebro, relacionadas con la memoria, que no se sabía que también intervenían en el procesamiento facial.

Clave en la demencia

Aunque el lenguaje sea el medio más adecuado para comunicarse, la expresividad facial se convierte en imprescindible en niños, personas con discapacidad o con enfermedades neurodegenerativas, con competencias lingüísticas muy limitadas.

La expresividad facial se convierte en imprescindible en personas con discapacidad o con enfermedades neurodegenerativas

“El reconocimiento emocional únicamente se altera de manera severa en fases muy avanzadas de la enfermedad, mientras que la comprensión lingüística puede verse reducida desde el principio del cuadro”, afirma Ríos-Lago.

De esta forma, los familiares y cuidadores de personas con demencias o con discapacidad deberían evitar las caras neutras ya que pueden ser interpretadas de manera errónea.

“El hecho de que el cerebro no solo atribuya significado afectivo a caras que expresan alegría, enfado o tristeza, sino que también trate de hacerlo cuando percibe una cara neutra debería tenerse en cuenta en el diseño de programas dirigidos a familiares y cuidadores de personas con dificultades lingüísticas”, recomienda el investigador de la UNED.

Referencia bibliográfica: Fernando Carvajal, Sandra Rubio, Juan M. Serrano, Marcos Ríos‑Lago, Juan Álvarez‑Linera, Lara Pacheco y Pilar Martín. “Is a neutral expression also a neutral stimulus? A study with functional magnetic resonance”, Experimental Brain Research, 228 (4), agosto 2013. DOI: 10.1007/s00221-013-3578-1.

Fuente: divulgaUNED
Derechos: Creative Commons

Solo para medios:

Si eres periodista y quieres el contacto con los investigadores, regístrate en SINC como periodista.

Artículos relacionados
Las científicas pueden sentirse más ‘impostoras’ en disciplinas que premian la brillantez

Las mujeres y los científicos noveles pueden sentir con más frecuencia el ‘síndrome del impostor’ cuanto más perciben que una disciplina académica requiere talento o ser brillante para tener éxito. Así lo revela un nuevo estudio realizado en EE UU que sugiere que estos sentimientos podrían obstaculizar la carrera de los investigadores a largo plazo.

Las personas se fían de la inteligencia artificial en las elecciones de voto y de pareja

Dos investigadoras españolas han realizado varios experimentos para demostrar cómo la IA puede influir en decisiones tan importantes como elegir candidatos políticos o buscar citas románticas. Todo ello, pese a haber usado un algoritmo ficticio.