Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Una chinche de agua de ríos europeos aparece por primera vez en Cataluña

El insecto Aphelocheirus aestivalis se encuentra habitualmente en tramos medios y altos de ríos bien oxigenados y conservados del continente europeo, pero por primera vez ha aparecido en los ríos Ter y Llobregat en Cataluña. El hallazgo confirma la presencia de esta chinche de agua en la península ibérica y permite incorporar una nueva familia de heterópteros a la fauna catalana.

El nuevo estudio confirma la presencia de este insecto acuático en la península ibérica. / Ekkerhardt Wachmann

Hasta ahora, solo dos especies endémicas Aphelocheirus murcius y Aphelocheirus occidentalis, descritas desde hace años en otras comunidades autónomas, formaban parte del panorama ibérico. Con el hallazgo de Aphelocheirus aestivalis en los sistemas fluviales de Cataluña se completa el mapa actual de distribución peninsular de las chiches de agua, aunque las citas previas de esta especie en entornos ibéricos habían sido rebatidas. 

Estos insectos muestran diferencias en las estructuras genitales internas masculinas en comparación con otros especímenes de localidades europeas

El nuevo trabajo, liderado por Marta Goula, del departamento de Biología Evolutiva, Ecología y Ciencias Ambientales del Instituto de Investigación de la Biodiversidad (IRBio) de la Universidad de Barcelona, ha permitido identificar nuevos ejemplares de esta chinche acuática, un insecto con una elevada especificidad de hábitat, en dos tramos del río Llobregat y del Ter a 36 km de distancia cada uno.

Según el trabajo, publicado en la revista Limnetica, estos insectos muestran algunas diferencias en las estructuras genitales internas masculinas en comparación con otros especímenes hallados en localidades europeas.

La distribución restringida y fragmentada de la especie y sus requerimientos biológicos, como la buena calidad ecológica de los sistemas fluviales, por ejemplo, son factores que ponen en peligro su conservación futura y hacen preciso impulsar medidas urgentes para conservar su hábitat natural, alertan los expertos.

El descubrimiento de A. aestivalis en territorio peninsular refleja el esfuerzo investigador en ecología y biología de los ecosistemas fluviales llevado a cabo durante más de 25 años por los expertos del Grupo de Investigación Freshwater Ecology, Hydrology and Management (FEHM) de la UB y el CERM de la UVic-UCC en las cuencas hidrográficas del Llobregat y del Ter.

Referencia bibliográfica: 
 
Roca-Cusachs, M.; Goula, M.;  Múrria, C.; Fortuño, P.;  Jiménez, L.;  Sellarès, N.; Marc Ordeix, M.; Prat, N. "New evidences on the presence of Aphelocheirus aestivalis in the Iberian Peninsula, its ecology and description of two northeastern Iberian populations". Limnetica, 2020  Doi: 10.23818/limn.39.11

Fuente:
UB
Derechos: Creative Commons.
Artículos relacionados
Bananeros intensivos, la comida rápida que perjudica a los murciélagos

En Costa Rica, los árboles bananeros son una importante fuente de alimento para los murciélagos siricoteros de Pallas, protagonistas del #Cienciaalobestia. Un nuevo estudio muestra que los que se nutren en plantaciones intensivas tienen una menor diversidad en su microbiota intestinal que los que recurren al néctar de los bananos que crecen en los bosques o que han sido cultivados ecológicamente. 

Un buque del IEO viaja a La Palma para estudiar el impacto de la llegada de la lava al mar
EFE

A bordo del barco oceanográfico, cuya llegada a la isla está prevista para este sábado, viajan algunos de los mayores especialistas en geología marina de España. Entre otras labores, los investigadores harán un estudio de la profundidad marina con alta resolución. También llevarán a cabo análisis fisicoquímicos y biológicos del agua, en caso de que la colada de lava llegue finalmente al mar.