Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Salud pública
4 de marzo, Día Mundial de la Obesidad

Una declaración internacional para acabar con el estigma de la obesidad

Esta semana, la revista Nature Medicine ha publicado un texto de consenso para acabar con la discriminación de las personas obesas. El informe apela a los profesionales de salud, autoridades sanitarias, medios de comunicación y sociedad para crear una nueva narrativa sobre esta enfermedad.

Las personas con obesidad tienen menos probabilidades de recibir una atención adecuada. / Pixabay

Las personas con sobrepeso y obesidad no solo corren un mayor riesgo de sufrir complicaciones médicas graves, sino también estigma social y discriminación en el trabajo, centros educativos y de salud y por la sociedad en general.

Así apunta un nuevo estudio, publicado en la revista Nature Medicine con motivo del Día Mundial de la Obesidad –trasladado al 4 de marzo desde 2020–, que subraya cómo la ‘marca’ del peso puede causar un daño considerable a los individuos afectados, incluyendo consecuencias físicas y psicológicas.

“Sin embargo, el impacto perjudicial de este estigma va más allá del daño a los individuos”, sostienen los autores, un grupo de 36 expertos internacionales dirigidos por Francesco Rubino, investigador del King's College de Londres.

Por ejemplo, la opinión predominante de que la obesidad es una elección y que puede ser totalmente revertida por decisiones voluntarias como comer menos y hacer más ejercicio puede influir negativamente en las políticas de salud pública, el acceso a los tratamientos y la investigación.

“El estigma del peso daña la salud, socava los derechos humanos y sociales y es inaceptable en las sociedades modernas”, apuntan los expertos

Además, la literatura científica indica que las personas afectadas tienen menos probabilidades de recibir una atención adecuada. “La huella del peso daña la salud, socava los derechos humanos y sociales y es inaceptable en las sociedades modernas”, apuntan.

Los 36 expertos, entre los cuales se encuentra el español Antonio Torres, de la Universidad Complutense de Madrid, examinaron las pruebas disponibles sobre las causas y los daños del estigma del peso y elaboraron una declaración conjunta de consenso con recomendaciones para erradicar este sesgo. Más de 100 organizaciones médicas ya han respaldado esta declaración, entre ellas la Federación Mundial de la Obesidad y las revistas Nature Research.

“El informe es una postura sin precedentes y audaz de la comunidad científica sobre las causas, las consecuencias del estigma del peso y la importancia de abordar la cuestión no solo como un asunto de salud pública, sino también como de derechos humanos y sociales”, explica a SINC Rubino.

Consecuencias del sesgo por el peso

Aparte de trazar las amplias consecuencias del estigma del peso, esta iniciativa muestra la brecha entre la narrativa pública de la obesidad y los actuales conocimientos científicos sobre la regulación del peso y las complejas causas de la epidemia de esta enfermedad.

El reconocimiento de la obesidad como enfermedad crónica, la sensibilización de los trabajadores de la salud y el aumento de la financiación para la investigación son algunas de las medidas propuestas

“Sugerimos que la lucha contra los estigmas del peso requiere un esfuerzo concertado de todas las partes interesadas, incluidos los medios de comunicación, para cambiar la narrativa de la obesidad y asegurarse de que es coherente con las pruebas científicas”, añade Rubino.

Si bien el grupo de expertos no encontró pruebas que apoyaran el sesgo que experimentan las personas con obesidad, observaron una serie de ideas erróneas subyacentes que pueden contribuir a estigmatizar las actitudes.

Así, en la declaración se formulan 13 recomendaciones para poner fin a este problema, entre ellas el reconocimiento como enfermedad crónica, la sensibilización de los trabajadores de la salud para que reconozcan el estigma en los entornos clínicos y el aumento de la financiación para la investigación sobre obesidad y diabetes tipo 2.

También se pide la adopción de políticas públicas firmes para prohibir la discriminación y las desigualdades basadas en el peso. “Debemos comprometernos a tratar a los individuos con sobrepeso y obesidad con dignidad y respeto”, concluyen los autores.

Compromiso para eliminar el sesgo del peso

La declaración de consenso internacional incluye reconocer que:

Los individuos afectados por sobrepeso y obesidad se enfrentan a una forma omnipresente de estigma social basada en la suposición, típicamente no probada, de que su peso corporal se deriva principalmente de una falta de autodisciplina y responsabilidad personal.

Esta descripción no es coherente con las pruebas científicas actuales que demuestran que la regulación del peso corporal no está totalmente bajo control voluntario y que los factores biológicos, genéticos y ambientales contribuyen de manera decisiva a la obesidad.

Los prejuicios y los estigmas relacionados con el peso pueden dar lugar a la discriminación y socavar los derechos humanos, los derechos sociales y la salud de las personas afectadas.

El estigma y la discriminación por el peso no pueden ser tolerados en las sociedades modernas.

Condenar:

El uso de lenguaje, imágenes, actitudes, políticas y discriminación basada en el peso que estigmatizan, dondequiera que ocurran.

Y, por último, comprometerse a:

Tratar a los individuos con sobrepeso y obesidad con dignidad y respeto.

Abstenerse de utilizar un lenguaje, imágenes y narraciones estereotipadas que describen de manera injusta e inexacta a las personas con sobrepeso y obesidad como perezosos, glotones y faltos de fuerza de voluntad o autodisciplina.

Alentar y apoyar las iniciativas educativas destinadas a erradicar los prejuicios sobre el peso mediante la difusión de los conocimientos actuales sobre la obesidad y la regulación del peso corporal.

Alentar y apoyar las iniciativas destinadas a prevenir la discriminación de peso en el lugar de trabajo, la educación y los centros de salud.    

Referencia:

‘Joint international consensus statement for ending stigma of obesity’. Nature Medicine DOI 10.1038/s41591-020-0803-x https://www.nature.com/articles/s41591-020-0803-x

Fuente:
SINC
Derechos: Creative Commons.
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Diego Ramiro, demógrafo en el CSIC
“No existe un censo de residentes en centros de mayores y esto será importante si hay otra ola”
Adeline Marcos

La COVID-19 se ensaña sobre todo con las personas más frágiles, como los habitantes de las residencias, donde se han concentrado todos los factores de riesgo. Para el director del Instituto de Economía, Geografía y Demografía del CSIC sería necesario un registro informatizado de sus usuarios para afrontar un posible rebrote.

Alt de la imagen
La contaminación atmosférica y el tabaco se asocian con un mayor riesgo de obesidad infantil

Un pionero estudio evalúa la relación entre la contaminación atmosférica, el tabaco y las características del entorno construido desde la perspectiva del exposoma, es decir, los factores externos que actúan sobre el genoma a lo largo de la vida. El trabajo analiza 173 exposiciones diferentes.