Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Una especie de musgo se regenera tras 1.500 años congelado

Después de más de 1.500 años congelado en el hielo de la Antártida, el musgo puede revivir y seguir creciendo. Este descubrimiento de investigadores británicos proporciona una nueva visión sobre la supervivencia de la vida en la Tierra.

Los investigadores cogen una muestra de musgo en la zona del estudio. / P.Boelen
Una especie de musgo se regenera tras 1.500 años congelado. Foto: P.Boelen

Después de más de 1.500 años congelado en el hielo de la Antártida, el musgo puede revivir y seguir creciendo. Este descubrimiento de investigadores británicos proporciona una nueva visión sobre la supervivencia de la vida en la Tierra.

Científicos de dos instituciones inglesas, el British Antarctic Survey y la Universidad de Reading, han demostrado que la especie de musgo Chorisodontium aciphyllum –vital en los ecosistemas de las dos regiones polares– tiene la capacidad de sobrevivir en las capas de hielo milenario.

“Dado que hemos encontrado regeneración tras realizar nuestro experimento, esto significa que el musgo no estaba muerto, pero sí inactivo. Solo cuando lo hemos descongelado ha sido capaz de recuperarse y generar nuevos brotes”, declara a Sinc Peter Convey, coautor del estudio e investigador del British Antarctic Survey.

El equipo científico tomó primero muestras de núcleos de musgo de las profundidades de un banco de plantas congelado en la Antártida y después los cortaron –manteniéndolos libres de contaminación– y los colocaron en una incubadora a una temperatura y nivel de luz normal para su crecimiento.

Tras tan solo unas pocas semanas, el musgo comenzó a crecer. La datación por carbono indicó que al menos tendrían 1.530 años y, posiblemente, podrían ser más antiguos. Escalas de tiempo similares solo se han descrito antes en bacterias.

Los nuevos brotes que reportamos en el estudio crecieron directamente a partir de los preservados en el permafrost

“Los nuevos brotes que reportamos en el estudio crecieron directamente a partir de los preservados en el permafrost. Hasta ahora se había asumido que, si bien estos viejos brotes se conservan morfológicamente, en realidad podrían estar muertos. Nuestra investigación indica que al menos algunos de ellos todavía son viables y permanecen vivos”, señala el investigador.

Recolonizar tras la Edad de hielo

Los musgos son una parte importante de la biología de las dos regiones polares. Son las plantas dominantes en grandes áreas y una importante fuente almacén de carbono, especialmente en la zona norte.

"Este experimento demuestra que los organismos multicelulares, las plantas en este caso, pueden sobrevivir en escalas de tiempo mucho más largas de lo que se pensaba anteriormente”, añade Convey.

A los musgos se los conoce por su capacidad para sobrevivir en condiciones ambientales extremas en el corto plazo. Sin embargo, hasta ahora no se había estudiado su potencial en largos períodos de tiempo.

"Si son capaces de sobrevivir de esta forma, la recolonización tras una época glacial permitiría que migraran distancias transoceánicas desde las regiones más cálidas. Asimismo, esto mantiene la diversidad en un área que sino quedaría sin vida por el avance del hielo”, concluye.

Referencia bibliográfica:

Esme Roads, Royce E. Longton y Peter Convey. "Millennial timescale regeneration in a moss from Antarctica" Current Biology, 17 de marzo de 2014.

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Por qué unos peces se levantan más temprano que otros

El proyecto CLOCKS, iniciado el pasado 1 de junio, estudiará, por primera vez, el comportamiento circadiano a lo largo de la vida de los peces marinos, desde larvas hasta adultos, y su aplicación para las personas. La información pionera recogida en este trabajo permitirá entender sus ritmos biológicos y sus consecuencias a la hora de responder a presiones antrópicas como la pesca, el cambio climático o la contaminación.

Alt de la imagen
La edad y el sexo influyen en los patrones migratorios del colibrí rufo

Esta pequeña ave, protagonista del #Cienciaalobestia, recorre cada año 80 millones de veces su propio cuerpo para atravesar América del Norte. Ahora, un equipo de científicos ha descubierto diferencias para cubrir esta ruta entre machos y hembras, y adultos y juveniles de esta especie, cuyos ejemplares sufren cada año un declive del 2 %.