Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Una fuente inagotable de células humanas para estimular la regeneración nerviosa

Investigadores del Centro de Biología Molecular “Severo Ochoa” (CBMSO), centro mixto perteneciente al Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y a la Universidad Autónoma de Madrid (UAM), han obtenido líneas celulares de glía envolvente humana reversiblemente inmortalizadas que son capaces de estimular la regeneración nerviosa.

Figura (A): Línea de GE humana inmortalizada (x400). Figura (B): Regeneración de neuronas de retina adulta sobre línea de GE humana inmortalizada (x200)

El sistema nervioso central no es capaz de regenerarse tras una lesión. La glía envolvente olfatoria (GE) es un tipo celular con características propias que se encuentra en el sistema olfativo, donde se cree que favorece la regeneración nerviosa. Es por ello que este tipo glial ha despertado tanto interés durante los últimos tiempos. De hecho, numerosos estudios en modelos animales han demostrado que los transplantes de glia envolvente olfatoria favorecen la regeneración nerviosa y la reparación de las lesiones de la médula espinal.

El trabajo realizado por los científicos del CBMSO (CSIC-UAM), publicado en Glia, demuestra que es factible preparar de manera reproducible cultivos de GE humana a partir de los bulbos olfativos obtenidos de autopsias, y que las células obtenidas estimulen la regeneración de las neuronas adultas del sistema nervioso central.

Sin embargo, los cultivos preparados directamente a partir de tejidos tienen el problema de que no se pueden expandir indefinidamente. Por tanto obtener un número suficiente de células gliales para el tratamiento de las lesiones de la médula espinal podría ser limitante en algunos casos (lesiones de gran tamaño). Asimismo, el tratamiento temprano de las lesiones medulares requeriría el transplante inmediato de estas células.

Por estas razones este grupo ha inmortalizado las células de GE humana utilizando genes claves para el control de la proliferación celular, permitiendo su división indefinida en cultivo. El método empleado posibilita además la eliminación de dichos genes tras la expansión de las células (inmortalización reversible). El objeto es expandir las células tanto como sea necesario para después eliminar los genes que permiten dicha expansión antes de su transplante en la médula espinal, evitando los riesgos que conllevaría el uso de células que los portaran (por ejemplo la formación de tumores). Varias de las líneas obtenidas mantienen, antes y después de la eliminación de dichos genes, una capacidad regenerativa equivalente a la de la GE original no inmortalizada. Además las células se pudieron seguir hasta un mes después de su implante en un modelo animal de lesión de la médula espinal (xenotransplante de células humanas en ratas).

El trabajo del laboratorio de NeuroRegeneración del CBMSO (dirigido por Mª Teresa Moreno Flores, dentro del grupo de Jesús Ávila) es una prueba de que es posible generar bancos de líneas de GE homogéneas y bien caracterizadas para su capacidad neuro-regenerativa. Estas células, de inmediata disponibilidad, podrían ser usadas en aquellos pacientes en los que pudiera ser inviable un autotransplante con sus propias células de GE (obtenidas a partir de la mucosa olfativa). Esto podría darse en una variedad de casos: por la imposibilidad de obtener números suficientes de células propias por factores como la edad y la variabilidad individual de la respuesta celular en cultivo, o por la existencia de lesiones de gran calibre.

Se eliminaría, por tanto, la incertidumbre que conlleva la preparación de cultivos directamente a partir de los tejidos de los pacientes y el tiempo que ello acarrea (alrededor de un mes). También se posibilitaría en el futuro el tratamiento temprano de las lesiones medulares, momentos en que las células de la GE podrían ejercer al máximo sus efectos beneficiosos, aprovechando su capacidad para proteger al tejido del daño que se produce en las horas siguientes a la lesión para, a tiempos más largos, mediar regeneración de las vías nerviosas en las mejores condiciones posibles.

Estos estudios han sido previamente patentados a nivel internacional y dicha patente esta licenciada a la empresa Noscira S.A.

Fuente: Universidad Autónoma de Madrid (UCCUAM)
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Polinesios y nativos americanos se mezclaron antes de colonizar la Isla de Pascua

La isla situada en el océano Pacífico frente a las costas de Chile se pobló hace unos ocho siglos, pero hasta ahora no estaba claro el origen de sus primeros habitantes. Un nuevo estudio genómico indica que los navegantes polinesios se mezclaron con los habitantes de Colombia o Ecuador en las islas o en algún punto de su periplo antes de viajar hacia Rapa Nui.

Alt de la imagen
Esta primavera ha registrado el mayor número de mosquitos tigre de los últimos cinco años

El mosquito tigre se ha hecho fuerte en España y ha incrementado su número en un 70 % en el primer semestre, respecto a 2018, según los datos de la app de ciencia ciudadana Mosquito Alert. Entre las causas: las altas temperaturas, la lluvia y el confinamiento, que ha impedido el cuidado de numerosas segundas residencias en el litoral mediterráneo.