Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Una herramienta pionera entrena la comprensión lectora infantil

Los estudiantes españoles tienen niveles de comprensión lectora por debajo de la media de la OCDE, tal y como revelan los informes PISA. Investigadores de la UNED han desarrollado un novedoso programa con el que mejoran esta comprensión de niños y niñas de primaria, centrado en los procesos ejecutivos de la memoria operativa. Para comprobar su eficacia, han probado la técnica con escolares de un colegio de Alcobendas (Madrid).

divulgaUNED
18/6/2013 09:51 CEST

La enseñanza de la lectura no hace hincapié en la comprensión lectora. / Old Shoe Woman.

La comprensión lectora de los niños y niñas españoles es baja –12 puntos por debajo de la media de la OCDE, según el último informe PISA–. Para mejorar sus niveles, investigadores de la UNED han desarrollado una herramienta pionera, tal y como recoge la revista Reading Research Quarterly.

“Este es el primer programa de mejora de la comprensión lectora mediante el entrenamiento en los procesos ejecutivos de la memoria operativa implicados en la propia lectura”, explica Juan Antonio García-Madruga, investigador del departamento de Psicología Evolutiva y de la Educación de la UNED y autor principal del estudio.

El método enseña a realizar de forma más profunda y eficaz diferentes tareas de lectura, como la resolución de analogías y anáforas, la realización de inferencias, la ordenación de frases desordenadas, la detección de inconsistencias en los textos o la comprensión de instrucciones complejas. Todo con el objetivo de entrenar las funciones ejecutivas, es decir, los procesos de atención y memoria, durante la realización de estas tareas.

Para comprobar la validez de la herramienta, los investigadores llevaron a cabo dos experimentos. En el primero participaron 35 niños y niñas de entre 8 y 9 años de un colegio de Alcobendas (Madrid), divididos en dos grupos de forma aleatoria. Uno de ellos fue entrenado con el programa 50 minutos diarios durante 12 días. El otro recibió las clases normales. Los niveles de comprensión lectora fueron analizados antes y después del experimento.

En la segunda prueba participaron 40 estudiantes del mismo colegio y con las mismas edades del experimento anterior. En este caso, los escolares se dividieron en función de sus habilidades iniciales de comprensión lectora.

“El primero nos permitió una comprobación preliminar de la eficacia del programa. En el segundo realizamos una mejora del programa a partir de los resultados obtenidos en el primero, y comprobamos la importancia de adaptar la intervención a las competencias de los estudiantes”, apunta García-Madruga.

La eficacia del programa era mayor en los estudiantes que tenían un nivel de comprensión lectora más bajo

Los resultados de ambos experimentos revelaron que la comprensión lectora de aquellos estudiantes entrenados con la herramienta mejoraba claramente y era superior a la de los compañeros que habían recibido una enseñanza normal. Asimismo, la eficacia del programa era mayor en los estudiantes que, antes de realizar la intervención, tenían un nivel de comprensión lectora más bajo.

Enseñar a leer y a comprender

Los autores, entre los que se encuentran expertos de la Universidad de Valencia y de la Universidad de Cantabria, proponen modificar la forma en que se enseña a leer. “La enseñanza de la lectura debería implicar, además de las habilidades de descodificación, la enseñanza específica de la comprensión lectora”, apunta García-Madruga. “El problema es que, para lograrlo, habría que formar a los profesores en los conocimientos más recientes sobre este tipo de comprensión”, reconoce.

Los investigadores se proponen realizar más experimentos para consolidar los resultados y adaptar el programa a estudiantes con dificultades específicas de comprensión o con el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH).

Referencia bibliográfica: Juan A. García-Madruga, María Rosa Elosúa, Laura Gil, Isabel Gómez-Veiga, José Óscar Vila, Isabel Orjales, Antonio Contreras, Raquel Rodríguez, María Ángeles Melero y Gonzalo Duque. “Reading comprehension and Working Memory’s Executive Processes: An Intervention Study in Primary School Students”, Reading Research Quarterly, 48 (2), abril-junio 2013. DOI: 10.1002/rrq.44.

Fuente: divulgaUNED
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Los universitarios españoles tienen un limitado conocimiento sobre la teoría de la evolución

Una investigación, realizada con estudiantes de tercer curso de los grados de Biología, Química, Filología Inglesa e Historia de 10 universidades españoles, arroja un gran desconocimiento de la teoría de la evolución, incluso entre los estudiantes de biología. Los autores sugieren revisar los currículos docentes del alumnado desde el inicio de sus estudios en Primaria.

Alt de la imagen
Héctor Ruiz Martín, especialista en educación basada en pruebas
“La ciencia puede ayudar a mejorar la educación, esto es algo más que una moda”
Jesús Méndez

A pesar de las evidencias sobre cómo aprendemos, la docencia se ha visto tradicionalmente como un arte. Ahora puede ser el momento de que esto cambie. En ¿Cómo aprendemos? se recogen principios fundamentales para las escuelas, algunos de ellos sorprendentes. Además, durante la pandemia, su autor ha presentado un segundo libro, Conoce tu cerebro para aprender a aprender.