Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Una posible cura para los demonios de Tasmania

Desde hace dos décadas, una contagiosa enfermedad que provoca tumores faciales está devastando las poblaciones de demonio de Tasmania, un marsupial carnívoro cada vez más amenazado. Un ensayo, centrado en la estimulación del sistema inmunitario de este animal, ha logrado que los tumores disminuyan y desaparezcan. El trabajo supone un gran avance hacia el desarrollo de una vacuna para conservar a la especie, protagonista de #Cienciaalobestia.

Una enfermedad que provoca tumores faciales está devastando las poblaciones de demonio de Tasmania. En la imagen, un ejemplar sano. / Shutterstock

En los últimos diez años las poblaciones de demonios de Tasmania (Sarcophilus harrisii) en Australia se han reducido un 60%, una cifra que aumenta a más del 80% si se tienen en cuenta las últimas dos décadas. Por eso, en la actualidad, la especie se encuentra en peligro de extinción. La causa de este alarmante declive es un cáncer que se contagia posiblemente a través de las mordeduras que tanto machos como hembras se provocan cuando comen o se reproducen.

En algunas zonas de Tasmania se prevé que el demonio de Tasmania se extinga en los 10 o 15 años siguientes a la aparición de la enfermedad

Esta enfermedad de tumores faciales (DFTD, por sus siglas en inglés) se manifiesta con la aparición de lesiones tumorales en el rostro y el interior de la boca, que terminan provocando la muerte del animal cuando se extienden por todo el cuerpo o cuando los animales ya no pueden alimentarse. Desde que se registró el primer caso en 1996, la enfermedad no ha dejado de extenderse, incluso en áreas con muy poca densidad de demonios.

Concretamente, en el Parque Nacional de Freycinet en la isla de Tasmania la población adulta de este marsupial carnívoro –el mayor que existe– se reduce a la mitad cada año y se prevé que se extinga en los 10 o 15 años siguientes a la aparición de la enfermedad.

Desde hace varios años, los científicos han tratado de encontrar una solución para salvar a la especie. Un nuevo ensayo, liderado por la Universidad de Tasmania, aporta un prometedor avance. En los últimos seis años, el equipo internacional de científicos se ha centrado en estudiar el sistema inmunitario de estos animales para lograr una cura. En 2015 ya se había demostrado que el demonio de Tasmania era capaz de generar una respuesta inmune frente a la DFTD.

En el estudio que se publica en Scientific Reports, los científicos usaron la inmunoterapia –una terapia biológica que estimula las defensas naturales del cuerpo– en siete ejemplares enfermos para tratar sus tumores del tamaño de una pelota de golf. En los tres meses posteriores, estos disminuyeron gradualmente y terminaron por desaparecer.

"Es un paso importante hacia el desarrollo de una vacuna frente a la DFTD y hacia la inmunoterapia para curar los demonios ya enfermos"

“Es la primera vez que podemos decir con seguridad que ha sido la inmunoterapia la que ha hecho que el tumor encoja”, señala Greg Woods, científico en el Menzies Institute for Medical School de la Universidad de Tasmania, y uno de los autores del trabajo.

Hacia una vacuna eficaz

Para el equipo de científicos, entender el sistema inmunitario de este animal está ligado al desarrollo de una vacuna, que implica años de laborioso trabajo en laboratorio. Los resultados del estudio confirman que el sistema inmunitario del demonio es el mejor aliado contra la devastadora enfermedad.

"El ensayo es un paso importante hacia el desarrollo de una vacuna para protegerles frente a la DFTD y hacia la inmunoterapia para curar los demonios ya enfermos", declara Woods. La investigación demuestra que es posible activar el sistema inmunitario para que reconozca y destruya los tumores ya existentes.

“Esto confirma que una vacuna contra la DFTD es factible. Ahora estamos centrando nuestros esfuerzos en desarrollar estrategias para mejorar la respuesta del demonio de Tasmania a la inmunización”, concluye Cesar Tovar, de la universidad australiana y autor principal del estudio.

Un investigador mide un tumor de uno de los demonios de Tasmania enfermos que participó en el ensayo. / Universidad de Tasmania

Referencia bibliográfica:

C Tovar, RJ Pye, A Kreiss, Y Cheng, GK Brown, JM Darby, RC. Malley, HV Siddle, K Skjodt, J Kaufman, A Silva, A Baz Morelli, AT Papenfuss, LM Corcoran, JM Murphy, MJ Pearse, K Belov, AB Lyons and GM. Woods (2017). "Regression of devil facial tumour disease following immunotherapy in immunised Tasmanian devils" Scientific Reports 9 de marzo de 2017

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Eudald Carbonell, arqueólogo
“A finales del s. XXI habrá probablemente nueva diversidad humana, pero esta vez, artificial”

Eudald Carbonell (Girona, 1953) observa el futuro de nuestra especie desde el conocimiento que le dan los numerosos estudios arqueológicos, geológicos y paleontológicos que ha desarrollado en su carrera. Su último libro, Materia viviente, vida pensante, aborda temas como la supervivencia de la humanidad, los retos del futuro para nuestra especie o la crisis ecológica actual.

Demuestran los hábitos caníbales de los osos de las cavernas

Para devorar los cadáveres de otros animales, los osos pardos usan sus garras delanteras para acceder a las vísceras. Un equipo de investigadores ha comparado los datos arqueológicos relacionados con los osos de las cavernas, con los procedentes de observaciones  de osos en el Pirineo sobre este comportamiento.