Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Innovación

Una técnología española reduce las emisiones y el consumo de los motores diésel un 10%

Un equipo de la Universidad Politecnica de Valencia ha diseñado un nuevo sistema que ayuda a reducir las emisiones contaminantes de los motores diésel y el consumo de combustible hasta un 10%. La clave reside en la incorporación de una nueva tecnología que es capaz de recuperar la energía de los gases de escape recirculados del motor.

Los investigadores de la Universidad Politecnica de Valencia Pedro Piqueras, José Ramón Serrano y Antonio García, en los laboratorios del CMT-Motores Térmicos. / UPV

En la actualidad no existen sistemas de recuperación de energía de los gases de escape recirculados (EGR-ERS) que compatibilicen la limpieza del motor con la eficiencia energética. Los gases de escape recirculados (EGR) son una tecnología muy utilizada en los motores actuales y lo serán aún más en las combustiones avanzadas que se están desarrollando para los motores del futuro, con lo que aprovechar su energía entraña una ventaja más que notable para el rendimiento y consumo de los mismos.

Un sistema desarrollado por investigadores de Universidad Politecnica de Valencia (UPV) permite reducir tanto monóxido de carbono, como hidrocarburos sin quemar, óxidos de nitrógeno y partículas, adecuándose así a la normativa Euro6 actual y a la futura regulación, que será más restrictiva, especialmente para los motores de encendido por compresión que utilizan gasóleo como combustible”, explica José Ramón Serrano, investigador del Instituto CMT-Motores Térmicos de esta universidad.

En el trabajo, los autores proponen la localización específica del sistema de tratamiento posterior del monóxido de carbono e hidrocarburos sin quemar; además, determinan la distribución de las líneas de escape y admisión, con un uso innovador de los turbogrupos. Como indica Pedro Piqueras, investigador del Instituto CMT-Motores Térmicos de la UPV, “como resultado se optimiza la recuperación de energía de la línea de escape para maximizar la reducción de consumo y minimizar las emisiones contaminantes”.

El sistema reducir tanto monóxido de carbono, como hidrocarburos sin quemar, óxidos de nitrógeno y partículas

Combustión a baja temperatura

El sistema está diseñado para motores de encendido por compresión y, especialmente, para motores de combustión a baja temperatura, una nueva forma de combustión avanzada, que todavía no se ha generalizado por las dificultades técnicas que conlleva. La tecnología desarrollada por los investigadores de la UPV permite superar esas trabas, lo que facilitaría a las empresas comercializar motores de combustión limpia de baja temperatura de forma sencilla.

“Esto es así porque nuestra tecnología facilita el control de la combustión (a través del control del EGR) y la eficiencia energética en toda la gestión del trasiego de los gases de escape por el motor. Y porque aprovechamos la energía térmica de los gases de escape para mejorar la eficiencia del sistema que posibilita la combustión fría”, explica Serrano.

En este sentido, Antonio García, investigador también del Instituto CMT-Motores Térmicos de la UPV, incide en que la combustión a baja temperatura necesita disponer de una gran cantidad de EGR, “de ahí la importancia de extraer su energía y entregar este gas frío a la admisión del motor, lo que repercute directamente en la reducción de las emisiones contaminantes”.

Fuente: UPV
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Una de las vacunas experimentales chinas contra la COVID-19 se probará en militares

Los miembros del ejército chino recibirán las primeras dosis de uno de los principales candidatos de vacuna contra el SARS-CoV-2. Esta vacuna está siendo desarrollada por la firma CanSino Biologics, en colaboración con la Academia de Ciencias Militares. La decisión se produce después de que los primeros ensayos clínicos “probaran su seguridad y mostraran cierta eficacia”, según ha señalado la empresa en un comunicado.

Alt de la imagen
Cáscaras de gambas para producir electrodos de baterías de gran almacenamiento

Investigadores españoles han desarrollado en el MIT un sistema para producir electrodos de baterías de vanadio, usadas en almacenamiento de energías renovables, a partir de la quitina, un polisacárido que se encuentra en el exoesqueleto de crustáceos e insectos. La ventaja de este componente es que, además de carbono, contiene nitrógeno, que se incorpora a la estructura del electrodo durante el proceso de transformación y mejora su rendimiento.