Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Ciencias clínicas
El artículo se ha publicado en la revista 'Sleep Medicine'

Uno de cada cinco españoles padece insomnio

El insomnio es frecuente en España y afecta a una de cada cinco personas. Así lo demuestra un estudio entre el Hospital Universitario Vall d’Hebron de Barcelona y la Escuela de Medicina de Stanford (EE UU), que muestra que el 40% de los encuestados mayores de 65 años señalan las interrupciones del sueño durante la noche como la principal causa de esta alteración.

Uno de cada cinco españoles padece insomnio. Las interrupciones del sueño durante la noche son la principal causa de esta alteración. Foto: Irene Cuesta/SINC

“Es necesario una buena higiene del sueño para evitar los insomnios primarios y ser conscientes de que el número de horas necesarias de sueño disminuye con la edad, adoptar horarios regulares para acostarse y levantarse o abstenerse de la siesta”, señala Teresa Sagalés, una de las autoras del estudio y entonces Jefa del Servicio de Neurofisiología Clínica del Hospital Universitario Vall d’Hebron (Barcelona).

Sagalés, junto con Maurice M. Ohayon de la Escuela de Medicina de Stanford (EE UU), ha estudiado la prevalencia de insomnio en la población española a través de una encuesta a 4.648 sujetos mayores de 15 años. Los resultados, los últimos publicados hasta la fecha - febrero de 2010 -, muestran que una de cada cinco personas sufre esta alteración del sueño.

El 17,6% de los sujetos señala las interrupciones del sueño como la principal causa de su insomnio, en especial, los mayores de 65 años (40%). El 3,7% asegura tener dificultad para dormirse y el 4,3%, sufrir despertares tempranos con dificultad para conciliar el sueño. En ambos casos, la prevalencia es mayor en las mujeres.

La dificultad para conciliar el sueño aumenta con la edad y llega al 10% en las personas mayores de 55 años. En conjunto, el diagnóstico de insomnio se estableció en un 6,4%, con diferencias en el sexo (7,8% en mujeres y 4,9% en hombres) y la edad (3,3% en los más jóvenes y 9,8% en los mayores de 65 años).

“Los estudios individuales del sueño con técnicas poligráficas no son aptos para conocer hasta qué punto el insomnio es un problema en la población general. Es necesario recurrir a encuestas conducidas con rigor y abarcar un número suficiente de sujetos”, afirma la experta.

En este trabajo, publicado en Sleep Medicine, el diagnóstico formal de insomnio se estableció a partir de los datos de la encuesta y de los criterios del manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM-IV) elaborado por la Asociación Americana de Psiquiatría.

----------------------------------------

Referencia bibliográfica:

Maurice M. Ohayon, Teresa Sagales. “Prevalence of insomnia and sleep characteristics in the general population of Spain”. Sleep Medicine, diciembre de 2010. Doi: 10.1016/j.sleep.2010.02.018

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Dentro de tu nariz viven lactobacilos con propiedades beneficiosas

Investigadores de la Universidad de Amberes (Bélgica) han comprobado que algunas bacterias adaptadas a vivir en nuestra nariz tienen la capacidad de bloquear el crecimiento de patógenos y reducir la inflamación. De hecho, las personas con inflamación crónica nasal o sinusitis presentan menor cantidad de estos microorganismos.

Alt de la imagen
La mala calidad de la dieta influye más que la obesidad en el riesgo de diabetes tipo 2

Un estudio realizado en España concluye que, cuando la dieta es saludable, la presencia de obesidad no aumenta el riesgo de diabetes. Este hallazgo podría cambiar la estrategia dietética en pacientes prediabéticos hacia enfoques centrados en una alimentación más sana, en lugar de en la pérdida de peso.