Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Vapor de agua para comprender la evolución de las galaxias luminosas

Un equipo internacional de astrónomos, con participación española, ha detectado por primera vez la transición de fase del agua en el espacio en una frecuencia en la que no se había analizado hasta ahora. El avance abre una nueva vía para estudiar cómo se transforman las galaxias luminosas en otras ‘muertas’ y cómo se forman y crecen los agujeros negros en los centros galácticos.

Esquema de la primera detección de transición del agua en el espacio a 448 GHz. / M. Pereira-Santaella et al./ A&A

El agua (H2O) es una de las especies moleculares más abundantes del universo, pero en nuestra galaxia está en su mayor parte en estado sólido (hielos adheridos a los granos de polvo interestelar). No obstante, en los núcleos de las galaxias luminosas se observa una gran acumulación de H2O en otro estado: el gaseoso, asociada a fuertes brotes de formación estelar.

Gracias al uso del interferómetro ALMA (Chile), un conjunto de 50 antenas que observan a la vez la misma fuente (lo que incrementa enormemente el área recolectora y mejora drásticamente la resolución angular), un grupo internacional de investigadores ha podido observar ahora que ese disco nuclear,de tamaño inferior a la centésima parte de la distancia que separa la Tierra del centro de nuestra galaxia,contiene una asombrosa cantidad de H2O, equivalente a 30 billones (millones de millones) de veces el agua contenida en todos los océanos de la Tierra.

Por primera vez se ha detectado una transición de fase del agua en el espacio a una frecuencia de 448 gigahercios

Este estudio, en el que ha participado el profesor Eduardo González Alfonso del departamento de Física y Matemáticas de la Universidad de Alcalá (UAH), se ha centrado en detectar, por primera vez, la transición de fase del agua a una frecuencia de 448 gigahercios (GHz) en el espacio. El trabajo se ha publicado en la revista Astronomy & Astrophysics, que además lo ha seleccionado como uno de los artículos más destacados en lo que va de 2017.

Los discos nucleares galácticos pueden resultar claves para nuestra comprensión de la transformación de galaxias con enormes brotes de formación estelar en galaxias elípticas, sin apenas formación estelar y por tanto 'muertas' (dicho en argot astrofísico), así como en la formación y crecimiento de agujeros negros súpermasivos en los centros galácticos.

Según los autores, esta investigación contribuirá a observar en detalle y comprender mejor la evolución cósmica de las galaxias luminosas. Además del investigador de la UAH, en el trabajo han participado otros del Observatorio Astronómico Nacional (OAN-IGN), el Centro de Astrobiología (CSIC/INTA), el Instituto de Astrofísica de Andalucía (CSIC) junto a colegas británicos y brasileños.

Referencia bibliográfica:

Pereira-Santaella, González-Alfonso, Usero, et al. "Water 4_23-3_30 448 GHz transition in ESO 320-G030". 2017, A&A, 601, L3.

Fuente: Universidad de Alcalá
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Resuelto el misterio del cambio de brillo en la estrella Betelgeuse

La reducción del brillo de la estrella Betelgeuse que se observó, incluso a simple vista, a principios de este año se debió probablemente a una inmensa cantidad de material caliente que expulsó al espacio, según ha detectado el telescopio espacial Hubble. Ese material acabó formando una gran nube de polvo que ha bloqueado durante varios meses la luz de esta supergigante roja.

Alt de la imagen
Este anillo de luz es la galaxia más lejana similar a la nuestra

Con la ayuda del telescopio ALMA en Chile, un equipo de astrónomos ha observado una galaxia muy distante que es sorprendentemente parecida a la Vía Láctea. Se llama SPT0418-47 y su luz distorsionada, observada gracias a una lente gravitacional o ‘efecto lupa’ de otra galaxia cercana, ha tardado 12.000 millones de años en llegar hasta la Tierra.