CIENCIAS SOCIALES: Pedagogía

Analizan el contenido científico de los libros de lectura escolares durante el franquismo

  • Facebook
  • Delicious
  • Meneame
  • Arroba

Entre 1939 y 1959, los niños y niñas de seis a diez años utilizaban libros de lectura en las escuelas que, sumados al conjunto de manuales escolares, completaban su formación. Una investigación de la UNED ha analizado el contenido científico de una muestra de estos textos y concluye que éste era manipulado y alejado de la realidad para ensalzar los valores de la dictadura, como el predominio de lo rural y la autosuficiencia económica.

Más información sobre:
dictadura
Uned
educación
libros
lectura
franquismo
Franco
ciencias
cultura
divulgauned
infancia
niños
naturales

divulgaUNED | 05 septiembre 2013 09:36

<p>Los investigadores analizaron un total de 19 manuales escolares.</p>

Los investigadores analizaron un total de 19 manuales escolares.

“España es de abundante riqueza porque lo quiso Dios. En la variedad de sus climas se produce cuanto se necesita para la vida. España, tu patria, está dotada por la naturaleza de todo lo que se requiere para ser una nación grande y libre”. Afirmaciones de este tipo se encontraban los estudiantes de enseñanza elemental en los libros de lectura que utilizaban en sus colegios entre 1939 y 1959, durante la primera etapa del franquismo.

Investigadores de la UNED han analizado 19 de estos manuales escolares, los más representativos, para averiguar de qué forma abordaban cuestiones científicas, relacionadas con ciencias naturales.

“Los libros de lectura fueron un género textual muy popular y apreciado por los inspectores –que eran también sus autores– y por los maestros, debido a su naturaleza amena”, explica Kira Mahamud, profesora en el Departamento de Historia de la Educación y Educación Comparada de la UNED y autora principal del estudio.

El análisis revela que una de las cuestiones más controvertidas era la explicación de cómo nacen los bebés. En uno de los textos se describía así: “Y el milagro se realizó. Dicen que alguien vio volar una cigüeña muy cargada con un canastillo suspendido del pico”. En otros libros, el fenómeno biológico se vinculaba a la voluntad divina.

Una de las cuestiones más controvertidas era la explicación de cómo nacen los bebés

“Fue uno de los conocimientos científicos más manipulados y alejados de la realidad, lo que evidencia que el libro de lectura era un instrumento al servicio del poder”, asegura Mahamud.

Reivindicación de lo rural

El estudio, publicado en la revista History of Education & Children’s Literature, también se detiene en cómo se abordaban los conocimientos de geografía en estos textos. Lejos de profundizar en sus explicaciones científicas, los paisajes y accidentes geográficos se exaltaban e idealizaban como creación de Dios y orgullo de la patria.

A esto se sumaba la reivindicación de lo rural, en detrimento de lo urbano, típico de ideologías fascistas. “No huyas del campo tras el señuelo de una profesión liberal o fascinado por el brillo mentiroso de la ciudad”, ordenaba uno de los textos.

A la hora de explicar fenómenos naturales como el sonido de las olas, los libros se alejaban de razonamientos científicos y se ayudaban de metáforas alegóricas de este tipo: “¿Por qué suena así el mar? Ha dicho abuelita que el mar suena así porque Papá Dios cuenta cuentos a las gaviotitas, como ella a nosotros, y cuando los cuentos son de miedo o de ogros, el mar suena más y parece que se enfada”.

Para explicar fenómenos naturales, los libros se alejaban de razonamientos científicos y utilizaban metáforas alegóricas

“La transmisión de conocimientos de ciencias naturales se hizo de tal forma que, lejos de constituir un peligro o una amenaza para la ideología nacional-católica, la reforzó. Estos libros eran un especie de catecismo político-religioso”, resume la profesora.

La posición inferior de las Ciencias Naturales

La investigación repasa la legislación educativa vigente en ese período, marcada por la ley de 1945 sobre educación primaria. Esta ley dividía las materias en tres grupos de conocimientos: instrumentales, formativos y complementarios. Mientras Geografía y Matemáticas pertenecían al grupo formativo, las Ciencias Naturales se encuadraban en el grupo complementario, concediéndoles una posición inferior.

Los expertos, miembros del Centro de Investigación MANES, están analizando ahora el contenido de los manuales escolares entre 1959 y 1975 –el tardofranquismo y el principio de la Transición–, prestando atención a la dimensión política que se oculta tras el aparentemente sencillo e inocente libro de texto.

Referencia bibliográfica:

Kira Mahamud. “Mother Nature at the service of the fatherland. Scientific knowledge in primary education reading books during the Franco dictatorship (1939-1959)”, History of Education & Children’s Literature, VII, 2 (2012), ISSN: 1971-1093.

Si eres periodista y quieres el contacto con los investigadores, regístrate en SINC como periodista.

Zona geográfica: España
Fuente: divulgaUNED

Comentarios

  • LUIS MIGUEL JIMÉNEZ RAMÍREZ |22. abril 2014 09:37:52

    Me resisto a creer en la influencia profunda de las dictaduras sobre las mentes. Educado escolarmente en el primer franquismo, y sin aparente contrapeso familiar -solía existir en los hogares un silencio sepulcral en lo político, por puro instinto de supervivencia- , sin embargo, pasada ya la adolescencia, mis derroteros intelectuales no han podido estar más en desacuerdo, afortunadamente.

    Responder a este comentario

  • Pepe |19. agosto 2014 15:01:59

    Ah, ¿que ahora la educación no está manipulada?

    Responder a este comentario

  • José Joaquín Rodríguez |11. diciembre 2017 07:55:29

    En respuesta (algo tardía) a los compañeros que escribieron antes que yo, me gustaría señalar que la construcción del individuo depende de diversos factores, y uno de ellos, nos guste o no, es la educación institucional. Obviamente cada individuo aprendía también de la familia y de sus propias experiencias, y por supuesto siempre podemos revelarnos contra lo aprendido... pero la infancia es la época en la que las personas más expuestas estamos debido a nuestra falta de criterio y capacidad de análisis, por lo que muchos conceptos pueden quedar fuertemente enraizados en las personas sin ni siquiera ser conscientes de ello.

    Respecto a Pepe, obviamente la educación pública siempre es creada desde el poder, pero hay que tener cuidado con comparar la educación del franquismo con la de los gobiernos democráticos. En la del Franquismo el concepto de autoridad, la división sexual y la existencia de una verdad única e intolerante eran la norma. En la democracia, cada vez más, se tiende a la negociación, la coeducación y la tolerancia, dando a entender que pueden existir muchas ideas sin que ninguna deba ser más que la otra. Yo me eduqué en los primeros años de la democracia, y ahora que soy profesor veo un cambio brutal en cuanto a valores democráticos, solidaridad y capacidad de diálogo... no quiero por lo tanto ni pensar el abismo que hay entre la escuela de 1947 y la de 2017.

    Responder a este comentario

QUEREMOS SABER TU OPINIÓN

Por favor, ten en cuenta que SINC no es un consultorio de salud. Para este tipo de consejos, acude a un servicio médico.

AGENCIA SINC EN TWITTER