Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Así influyen las condiciones del nido en la abundancia de parásitos del herrerillo común

La temperatura y la humedad de los nidos de herrerillos comunes pueden afectar a la presencia de parásitos. Según un estudio que predice los efectos del cambio climático sobre el parasitismo, el aumento de la temperatura en los nidos reduce la presencia de parásitos externos, pero incrementa la de parásitos en sangre.

Ejemplar de herrerillo común. / Pixabay

Investigadores del Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN-CSIC) y de la Universidad de Giessen, en Alemania, han estudiado la influencia de la temperatura en la abundancia de parásitos en los nidos de herrerillo común (Cyanistes caeruleus), en Alemania y Valsaín, Segovia, dos localidades con condiciones ambientales contrarias.

Las condiciones microclimáticas de los nidos influyen en el tipo y la cantidad de parásitos que aparecen

El estudio, publicado en la revista International Journal for Parasitology: Parasites and Wildlife, muestra que en ambas zonas las condiciones microclimáticas de los nidos influyen en el tipo y la cantidad de parásitos que aparecen. Su presencia afecta eventualmente a las crías y a sus progenitores, lo que resulta importante de cara a predecir los efectos del cambio climático sobre la incidencia de enfermedades parasitarias y la supervivencia de los hospedadores.

“Cuando tratamos de predecir el efecto que el cambio climático tendrá sobre la relación parásito-hospedador, es importante tener en cuenta las alteraciones de la temperatura a pequeña escala”, comenta Francisco Castaño-Vázquez, investigador del MNCN.

“Por ello, en nuestro trabajo nos preguntamos cómo afecta a la abundancia de parásitos el aumento de la temperatura dentro del nido. Escogimos al herrerillo común como sujeto de estudio porque es una especie modelo”, explica.

Un experimento con estas aves

Para responder a esa pregunta, durante el periodo de cría los investigadores incrementaron artificialmente la temperatura de las cajas nido de las aves, disminuyendo consecuentemente la humedad, en esas dos localidades de Alemania y España, esta última con condiciones ambientales más cálidas y secas.

Mientras que en Alemania es más frecuente que aparezca la llamada pulga de gallina, en España fueron más frecuentes los mosquitos del género Culicoides y los parásitos sanguíneos

Santiago Merino

“Tal y como esperábamos, observamos que el tipo de organismos que parasitan los nidos son diferentes en ambos lugares. Por ejemplo, mientras que en Alemania es más frecuente que aparezca la llamada pulga de gallina (Ceratophyllus gallinae), en España fueron más frecuentes los mosquitos del género Culicoides y los parásitos sanguíneos”, explica Santiago Merino, también investigador del MNCN y su actual director.

“Por otra parte, aunque la presencia de larvas de algunos ectoparásitos fue menor en los nidos en los que incrementamos la temperatura artificialmente, se observó que los machos de herrerillo que habían visitado los nidos con más temperatura en Alemania, y los nidos sin manipular en España, tenían una mayor carga de parásitos sanguíneos. Además, encontramos que los machos y las crías con más parásitos tenían, respectivamente, menor peso corporal y longitud alar”, señala Castaño-Vázquez.

“Por tanto, dado que las enfermedades parasitarias afectan al estado físico de estos animales y, eventualmente, a su supervivencia, es imprescindible continuar investigando en esta línea para predecir los efectos del calentamiento global sobre el parasitismo”, concluye el investigador.

Referencia:

Castaño-Vázquez, F., et al. (2021). "Experimental manipulation of cavity temperature produces differential effects on parasite abundances in blue tit nests at two different latitudes". International Journal for Parasitology: Parasites and Wildlife 

Fuente:
MNCN
Derechos: Creative Commons.
Artículos relacionados
Chimpancés y humanos comparten un ancestro común que vivió a finales del Mioceno

Un estudio con participación española ha revisado los principales descubrimientos sobre los orígenes de los homínidos desde los trabajos de Darwin hace 150 años. Sus conclusiones indican que humanos modernos y simios se originaron a partir de un ancestro común hace entre 9 y 6 millones de años.

Análisis
Cuando los humanos tratamos a los muertos igual que a los vivos

Un niño de tres años fue enterrado hace 78.000 en Kenia, arropado y dispuesto como si estuviera en su lecho, dormido. ¿Para qué sirve si ya había fallecido? El enterramiento, el primero hallado en África, le da todo su valor. Cuando ocurre la muerte, al Homo sapiens le queda seguir tratando a los muertos con la misma consideración que a los vivos.