Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Chimpancés cautivos utilizan herramientas para desenterrar alimentos

Los chimpancés en cautividad son capaces de descubrir por sí solos cómo usar herramientas para excavar comida enterrada. Lo ha descubierto un equipo de científicos, con participación española, al analizar el comportamiento de diez individuos de un zoo noruego.

Comportamientos de uso de herramientas que surgieron durante la excavación de alimentos enterrados / Motes-Rodrigo et al.

Un equipo internacional de investigadores ha estudiado en el zoo de Kristiansand (Noruega) el uso y la selección de herramientas en chimpancés cautivos. Su objetivo era intentar comprender cómo han desarrollado la capacidad de desenterrar la comida.

Trabajos previos indicaban que los chimpancés salvajes y los monos capuchinos barbudos eran capaces de usar herramientas para excavar alimentos bajo tierra, como raíces o tubérculos. De esta forma se sabía que este tipo de comportamientos no era exclusivo de los humanos y sus ancestros.

“Las evidencias de que los chimpancés salvajes excavaban con herramientas eran indirectas. Esto implica que nunca habían sido observados llevando a cabo este comportamiento. Hasta ahora, todo lo que sabíamos estaba basado en herramientas de origen vegetal abandonadas dentro de agujeros, en los cuales se encontraron también restos de raíces y tubérculos a medio comer. En los alrededores se encontraron además numerosas huellas y heces de chimpancés”, explica a Sinc Alba Motes Rodrigo, científica española en la Universidad de Tübingen (Alemania), que es coautora del estudio que publica esta semana la revista PLOS ONE.

El estudio es el primero en mostrar, mediante observaciones de los propios chimpancés, cómo excavan con herramientas

Se realizaron en total dos experimentos con diez chimpancés. El primero duró 66 días y el segundo 78 días. Ocho de los primates habían nacido en cautiverio y ninguno de ellos había realizado previamente conductas de excavación.

En un principio, los autores cavaron cinco agujeros pequeños y colocaron fruta entera en cada uno. Al inicio del experimento dejaron los agujeros abiertos para alertar a los chimpancés de la fruta y después los rellenaron. Asimismo, les dieron herramientas de corteza de árbol ya elaboradas.

Para el segundo experimento, no les proporcionaron utensilios preparados. Sin embargo, nueve de los diez chimpancés excavaron con éxito la fruta enterrada, al menos una vez, y ocho eligieron usar herramientas en lugar de sus propias manos.

Cuando a los chimpancés no tenían nada listo para usar, recolectaron sus propios aparejos de la vegetación de la isla. “Nuestro estudio es el primero en mostrar, usando observaciones de los propios chimpancés, cómo estos excavan con herramientas”, asegura la investigadora.

Seis tipos de técnicas de excavación

Los autores observaron que los chimpancés reutilizaron herramientas y eligieron las más largas y no las más cortas. Además, diferenciaron seis tipos de comportamientos de excavación. “Estos comportamientos se refieren a diferentes técnicas. En concreto, nosotros observamos sondear, martillear, perforar, ampliar el agujero, palear y cavar”, apunta Motes Rodrigo.

Los chimpancés se turnaban en los hoyos e incluso compartían la fruta una vez extraída

El estudio también recoge que los chimpancés se turnaban en los hoyos e incluso compartían la fruta una vez extraída. “Compartir la comida voluntariamente no es algo habitual en ellos. Generalmente los chimpancés permiten que otros les ‘quiten’ la comida de la mano o de la boca. Nosotros observamos ambos actos, aunque fue algo escaso y anecdótico. Por lo tanto, lo describimos sin entrar en detalles sobre su interpretación”, añade.

Por último, los científicos advierten de que estos resultados, al ser en ejemplares cautivos, no pueden ser extrapolados exactamente a las poblaciones salvajes; y que los monos modernos no deben ser tratados como ‘fósiles vivientes’ de los antepasados ​​homininos. Pero también contemplan que los primeros homínidos pueden haber descubierto cómo usar herramientas simples para extraer alimentos enterrados de manera similar a estos chimpancés.

durante la excavación de alimentos enterrados / Motes-Rodrigo et al.

durante la excavación de alimentos enterrados / Motes-Rodrigo et al.

Referencia bibliográfica:

Motes-Rodrigo A, Majlesi P, Pickering TR, Laska M, Axelsen H, Minchin TC, et al. (2019) Chimpanzee extractive foraging with excavating tools: Experimental modeling of the origins of human technology. PLoS ONE 14(5): e0215644. https://doi.org/10.1371/journal.pone.0215644

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Los ronquidos de los minicerdos podrían esconder la causa de la apnea del sueño

La anatomía de la faringe de los minicerdos de Yucatán presenta muchas similitudes con la de los humanos. Un nuevo estudio, que ha indagado en las posibles causas de la apnea obstructiva del sueño, confirma que estos animales se convierten en modelos idóneos de estudio ya que sufren este trastorno de manera natural. 

Los fósiles de una familia de tigres dientes de sable revelan que tardaban en “independizarse”

El análisis de los fósiles de un adulto y de dos ejemplares juveniles de tigres de dientes de sable, descubiertos juntos en Ecuador en los años 60, desvela sus secretos de familia. Estos félidos gigantes de la Edad de Hielo, que pudieron ser hermanos junto a su madre, crecieron con bastante rapidez, pero pudieron quedarse con su progenitora durante más tiempo que otros felinos antes de forjar su camino.