Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Patología

Cómo identificar los genes implicados en una infección letal por hongos

Científicos españoles han desarrollado un sistema que permite identificar cuáles son los genes esenciales para producir una infección conocida como mucormicosis, que presenta una mortalidad del 90% aproximadamente. Esta técnica abre nuevas vías para el desarrollo de fármacos y tratamientos contra una enfermedad para la que no existen tratamientos.

Miembros del grupo de investigación de Genómica y Biotecnología Molecular de Hongos. / UMU

Investigadores de la Universidad de Murcia (UMU) han creado una plataforma genómica, utilizando como modelo el hongo Mucor circinelloides, que permite identificar cuáles son los genes esenciales para producir la infección conocida como mucormicosis.

Esta técnica, publicada en PLoS Pathogens, abre nuevas vías para el desarrollo de fármacos y tratamientos contra una enfermedad para la que no existen tratamientos y que presenta una mortalidad del 90% aproximadamente.

La plataforma diseñada, que está basada en la tecnología de ARN de inteferencia (merecedora del premio Nobel de Fisiología o Medicina en 2006), permite determinar la función de todos los genes implicados en el proceso de infección.

La mucormicosis es una enfermedad para la que no existen tratamientos y que presenta una mortalidad del 90% aproximadamente

Un avance que, según Francisco Esteban Nicolás Molina, del grupo de investigación de Genómica y Biotecnología Molecular de Hongos de la UMU, es importante porque actualmente las tecnologías permiten obtener fácilmente la secuencia del genoma de cualquier organismo, pero no así averiguar la función de los genes que lo constituyen.

"Es la primera vez que una técnica de este tipo se desarrolla para hongos", explica Nicolás. De ella, los científicos han encontrado dos genes que tienen mucho que ver con la virulencia del hongo y que podrían ser claves para el diseño de fármacos que actúen sobre los genes implicados en la infección fúngica.

Enfermedad emergente

El incremento de casos diagnosticados en los últimos años de mucormicosis ha disparado la alarma entre la comunidad científica, que la ha clasificado como una enfermedad emergente que debe ser estudiada con celeridad con el objetivo de identificar posibles dianas (genes).

Recientemente, el grupo de investigación de la UMU publicó también en la revista Nature un artículo en el que describían el mecanismo que usaba el hongo Mucor circinelloides para cambiar tan rápido y adaptarse a las nuevas condiciones.

Referencia bibliográfica:

RNAi-Based Functional Genomics Identifies New Virulence Determinants in Mucormycosis. Trieu TA, Navarro-Mendoza MI, Pérez-Arques C, Sanchis M, Capilla J, Navarro-Rodriguez P, Lopez-Fernandez L, Torres-Martínez S, Garre V, Ruiz-Vázquez RM, Nicolás FE. PLoS Pathog. 2017 Jan 2013(1):e1006150. doi: 10.1371/journal.ppat.1006150.

Esta investigación ha sido posible gracias a la financiación recibida por la Fundación Séneca (proyecto 19339/PI/14) y del MINECO/FEDER (BFU2015-65501- P).

Fuente: Universidad de Murcia
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Un estilo de vida saludable reduce casi a la mitad el riesgo de cáncer colorrectal

Investigadores españoles han demostrado que llevar una alimentación saludable, realizar actividad física y limitar la ingesta de alcohol y tabaco está asociado con un 48 % menos riesgo de desarrollar cáncer colorrectal, el segundo tipo de tumor más frecuente en mujeres y el tercero en hombres.

Alt de la imagen
Expertos de EE UU consiguen recuperar parcialmente la visión en roedores

Un estudio, publicado en la revista Nature, muestra la restauración parcial de la visión en ratones ciegos mediante un método que genera químicamente nuevos fotorreceptores, encargados de captar las señales luminosas. Los expertos esperan trasladar la terapia a los humanos en 2 o 3 años.