Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Descubren cómo una proteína del sistema inmune lucha contra el cáncer

Un estudio liderado por científicos del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares revela la importancia de la proteína AID en la protección frente al cáncer y describe, por primera vez, un mecanismo capaz de bloquear el potencial oncogénico de esta proteína. Así, el sistema inmune es capaz de reconocer células epiteliales que acumulan mutaciones y daños en el ADN, impidiendo la aparición de tumores.

Imagen representativa de la proliferación inducida por la presencia de AID en células epiteliales de páncreas. / CNIC

Científicos del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC) han descubierto un mecanismo de protección contra el desarrollo de cáncer asociado a procesos inflamatorios. Los resultados aparecen publicados en la revista EMBO Molecular Medicine.

El equipo dirigido por Almudena R. Ramiro ha identificado un método por el cual el sistema inmune es capaz de reconocer células epiteliales que acumulan mutaciones y daños en el ADN, impidiendo la aparición de tumores.

Para el desarrollo de una respuesta inmune adecuada es fundamental la proteína AID, ya que su función permite la producción de anticuerpos capaces de reconocer, virtualmente, cualquier patógeno con el que el cuerpo entre en contacto.

La proteína AID permite la producción de anticuerpos capaces de reconocer, virtualmente, cualquier patógeno con el que el cuerpo entre en contacto

La actividad de esta proteína se basa en la introducción de mutaciones en los genes de las inmunoglobulinas en linfocitos B, que codifican para las moléculas de anticuerpos. Aunque existen numerosos sistemas que controlan que la actividad de AID se lleve a cabo de forma correcta, si estos fallan pueden aparecer linfomas.

Además, algunos estudios apuntan a que un mal funcionamiento de esta proteína podría estar implicada en el desarrollo de tumores epiteliales como consecuencia de procesos inflamatorios crónicos. Así, estos indicios llevaron a los autores a investigar a fondo la contribución de esta proteína al desarrollo de carcinomas en modelos generados en el laboratorio.

Los autores revelan que la presencia de AID en células epiteliales da lugar a la aparición de células pretumorales, con una alta tasa proliferativa y que acumulan mutaciones. Esto produce la activación de una respuesta inmune del organismo contra el daño en el ADN, principalmente a través de otro tipo de linfocitos, los linfocitos T citotóxicos, que destruyen las células pretumorales.

Según los expertos, es así como el sistema inmune detecta e impide que las células que presentan alteraciones en su ADN se expandan, evitando así que puedan generar un tumor.

Este trabajo supone un gran avance en la investigación de los mecanismos que regulan la proteína AID, y describe, por primera vez, un mecanismo extrínseco encargado de bloquear el potencial oncogénico de esta proteína.

Referencia bibliográfica:

Arantxa Pérez‐García, Pablo Pérez‐Durán, Thomas Wossning, Isora V. Sernandez, Sonia M. Mur, Marta Cañamero, Francisco X. Real, Almudena R. Ramiro. ‘AID‐expressing epithelium is protected from oncogenic transformation by an NKG2D surveillance pathway’. EMBO Molecular Medicine. DOI 10.15252/emmm.201505348.

Fuente: CNIC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Científicos de China y EE UU generan embriones quiméricos humano-mono

Juan Carlos Izpisúa ha vuelto a hacerlo. Como ya avanzó en 2019, su equipo ha inyectado células madre de personas en embriones de primates para desarrollar nuevos modelos de enfermedades humanas y generar órganos trasplantables. Este ambicioso experimento no solo plantea problemas biológicos, sino también éticos.

Un fármaco ya en uso en humanos corrige la obesidad en ratones sin efectos secundarios

Investigadores del CNIO han tratado ratones obesos con digoxina, un fármaco indicado contra varias enfermedades cardiacas, y han observado cómo los animales perdían hasta un 40 % de peso incluso al tomar una dieta rica en grasa. Además, los roedores se curaron de trastornos metabólicos asociados a la obesidad.