Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
El artículo se publica en la revista ‘Nature’

Descubren en la boca de la ballena azul un órgano para coordinar sus tragos

La manera en que se alimentan los rorcuales los ha convertido en los animales más grandes del mundo. Investigadores canadienses y estadounidenses detallan esta semana un órgano nuevo, situado en la barbilla, que construye la explicación evolutiva de su envergadura.

Un trabajo norteamericano describe la función del órgano descubierto en los rorcuales. Imagen: Carl Buell (Institución Smithsonian).
Descubren en la boca de la ballena azul un órgano para coordinar sus tragos . Foto: Carl Buell

La manera en que se alimentan los rorcuales los ha convertido en los animales más grandes del mundo. Investigadores canadienses y estadounidenses detallan esta semana un órgano nuevo, situado en la barbilla, que construye la explicación evolutiva de su envergadura.

Científicos norteamericanos han descubierto en la boca de la ballena azul y otros rorcuales un órgano antes desconocido que explica la biomecánica de sus bocados. “Es una cavidad llena de gel en la barbilla del rorcual y situada entre las dos mandíbulas, que están separadas y no fusionadas”, describe a SINC Nicholas D. Pyenson, investigador del Instituto Smithsonian (EE UU) y autor principal del trabajo que esta semana se publica en Nature.

La característica principal de este linaje de mamíferos son los pliegues que doblan la piel de su garganta y de su vientre. Como un acordeón, estiran rápidamente el pellejo para tragar grandes cantidades de agua de la que pescan los invertebrados marinos que componen su dieta.

El órgano sensorial permite a la ballena azul coordinar sus seis metros de mandíbulas, que abre y cierra en tan solo 10 segundos. Movilizar tal retahíla de dientes supone un coste biomecánico elevado, pero la estrategia resulta energéticamente eficaz.

Según Pyenson, las ‘bocanadas’ “activan pequeños receptores en la cavidad llena de gel que registran los movimientos de la mandíbula y la expansión de la bolsa en la garganta”. Los científicos han desarrollado un modelo matemático basado en “la física del paracaídas” para predecir la coordinación de los grandes bocados del rorcual.

Gracias al nuevo órgano sensitivo, “los rorcuales se alimentan de esta forma que les ha permitido evolucionar y tener un cuerpo tan grande”, dice Pyenson. Los investigadores interpretan que el órgano está implicado en otros procesos de coordinación que facilitan su alimentación, como la detección de la presa.

Tecnología a su medida

Debido a las dimensiones de los rorcuales, para el estudio fue necesario procesar imágenes por secciones con las mayores máquinas de tomografía computerizada (TC) del mundo, que habitualmente se usan para escanear troncos de árboles gigantes.

“Vimos diferencias en la densidad de los tejidos, entre las que destacó la posición del hueso relativo a la estructura ósea externa del órgano”, describe Pyenson. A continuación, escanearon el mismo tejido con resonancia magnética (MRI) para “resolver las conexiones de los vasos sanguíneos y nervios del órgano”.

Referencia bibliográfica:

Pyenson, N.D.; Goldbogen, J.A.; Vogl, A.W.; Szathmary, G.; Drake, R.L.; Shadwick, R.E. “Discovery of a sensory organ that coordinates lunge feeding in rorqual whales”. Nature 7399 (485): 498-501, 24 de mayo de 2012. DOI: 10.1038/nature11135

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
El tiburón gigante megalodón tuvo una zona de cría en Tarragona

Tarragona fue una zona de cría y de crecimiento para individuos juveniles del tiburón gigante prehistórico megalodón durante el Mioceno, hace entre 23 y 5 millones de años, según un equipo de paleontólogos españoles. El megalodón fue el pez carnívoro más grande conocido y pudo medir hasta los 15 y 18 metros.

Eudald Carbonell, arqueólogo
“A finales del s. XXI habrá probablemente nueva diversidad humana, pero esta vez, artificial”

Eudald Carbonell (Girona, 1953) observa el futuro de nuestra especie desde el conocimiento que le dan los numerosos estudios arqueológicos, geológicos y paleontológicos que ha desarrollado en su carrera. Su último libro, Materia viviente, vida pensante, aborda temas como la supervivencia de la humanidad, los retos del futuro para nuestra especie o la crisis ecológica actual.