Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Descubren la coexistencia de una gran diversidad de microalgas en los líquenes

Investigadoras de la Universidad de Valencia han descubierto la presencia de gran diversidad de microalgas en los talos de los líquenes. Esta aportación desmonta el viejo paradigma de que los líquenes son asociaciones simbióticas entre un hongo y un alga, concepto modificado también hace pocos meses por el hallazgo de levaduras en estos microecosistemas. El trabajo abre nuevas vías tanto a la investigación evolutiva y medioambiental como a la biotecnológica.

La imagen, que acomplaña al artículo en PLOS ONE, representa la inesperada diversidad de microalgas en el líquen Ramalina farinacea / UV

Los líquenes se han descrito tradicionalmente como organismos simbióticos mutualistas resultantes de la estrecha interacción entre un hongo y al menos un fotobionte (microalga verde y/o cianobacteria), que es el encargado de llevar a cabo la fotosíntesis, y sus talos son considerados como microecosistemas peculiares. Un hallazgo reciente, que mereció la portada de la revista Science, constataba la presencia de levaduras en los talos, lo que acababa con el viejo paradigma que describía los líquenes como producto de la simbiosis entre un hongo liquenizado y una sola microalga.

Su coexistencia sería ventajosa para que el liquen pueda adaptarse a condiciones ambientales extremas

Estudios previos, realizados por investigadoras del Instituto Cavanilles de la Universidad de Valencia (UV) y dirigido por la catedrática de Botánica Eva Barreno, ya detectaron la confluencia recurrente de al menos dos microalgas –Trebouxia sp TR9 y Trebouxia jamesii– en el interior de los talos del liquen Ramalina farinacea, en poblaciones de la península ibérica, Canarias y Norteamérica, aunando distintas técnicas microscópicas y moleculares.

Asimismo, demostraron que dichos organismos responden de manera muy sensible y diferenciada al estrés medioambiental y, por tanto, su coexistencia sería ventajosa para que el liquen pueda adaptarse a condiciones ambientales extremas. Por ello, se ha secuenciado el genoma completo del alga Trebouxia sp TR9 que es la más resistente, a partir de una población de la Sierra del Toro, en Castellón.

Un nuevo estudio, publicado ahora en la revista PLoS ONE, pone en evidencia la presencia de una asombrosa diversidad de microalgas en estos organismos, donde se alojan muchas especies raras, o aún desconocidas, que actúan como productores primarios en los microecosistemas de estas simbiosis.

El liquen Ramalina farinacea. / Wiki

“Muchas de las especies encontradas y desconocidas hasta ahora tienen aplicaciones biotecnológicas de primer orden”, señala la investigadora principal del proyecto. “Incluso, algunas de ellas son productoras de auxinas, que actúan como biofertilizantes naturales”, concreta.

En un solo talo de liquen, 31 especies de algas

El estudio analiza tanto la diversidad de microalgas como su estructura comunitaria, es decir, su ubicación exacta en el talo de Ramalina farinacea; y lo hace mediante la aplicación de un método de pirosecuenciación 454 –tecnología que permite determinar una secuencia de ADN a gran escala mediante luminiscencia– y un protocolo cuidadoso ad hoc para el procesamiento de muestras de líquenes previo a la extracción del ADN.

La metodología desarrollada ha permitido, a partir de un solo talo de liquen, detectar la presencia de 31 especies distintas de algas, lo que demuestra la idoneidad del liquen Ramalina farinacea para el estudio de la diversidad de microalgas, y constata la efectividad del método y la técnica utilizados por el grupo de investigación.

Esta publicación consolida la importancia del estudio de los líquenes como fuentes de biodiversidad

La importancia ecológica de los líquenes está demostrada científicamente desde hace décadas. Además de ser excelentes bioindicadores de la contaminación ambiental y de la calidad del aire, son organismos excepcionalmente resistentes a las condiciones adversas del medio ambiente, por lo que su capacidad para colonizar ecosistemas muy diversos es enorme. Incluso pueden resistir las radiaciones cósmicas.

Los resultados refuerzan el concepto de los líquenes como microecosistemas simbióticos multiespecíficos y autosuficientes; unos modelos en miniatura que facilitan la extrapolación de datos al análisis de las interrelaciones en los grandes ecosistemas. Esta publicación consolida la importancia del estudio de los líquenes como fuentes de biodiversidad.

Referencia bibliográfica:

Patricia Moya, Arántzazu Molins, Lucía Muggia, Eva Barreno y Fernando Martínez-Alberola. PLOS ONE

La investigación ha contado con el patrocinio del Ministerio de Economía y Competitividad (MINECO­_CGL2016-79158-P) y de la Generalitat Valenciana, a través del programa de Excelencia en Investigación PROMETEOII/ 2013/ 021.

Fuente: Parc Científic de la Universitat de València
Derechos: PLOS ONE
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Los perros que se pasean por la playa afectan mucho más a las aves que la presencia humana

Un investigador de la Universidad de Valencia ha estudiado cómo la presencia de personas y perros paseando en las playas afecta a la reproducción del chorlitejo patinegro. Esta ave huye de su lugar de anidación sobre todo cuando se acercan los canes, al considerarlos como depredadores. El científico destaca la necesidad de regular la entrada de mascotas a las playas para asegurar la conservación de estos pájaros.  

Alt de la imagen
Cerca de 850.000 virus desconocidos en la naturaleza podrían infectar a las personas

Prevenir pandemias a través de la lucha contra la crisis climática y la pérdida de biodiversidad es cien veces más barato que enfrentar brotes como el de covid-19, advierten desde la ONU tras la publicación del último informe de la Plataforma Intergubernamental de Ciencia y Política sobre Biodiversidad y Servicios de los Ecosistemas.