BIOMEDICINA Y SALUD: Otras especialidades médicas

Dieta hipocalórica y ejercicio, eficaces para mejorar la salud de pacientes obesos

  • Facebook
  • Delicious
  • Meneame
  • Arroba

Es esencial un cambio gradual en la conducta alimentaria y realizar entre 30 y 60 minutos de actividad física, de intensidad moderada, la mayor parte de los días de la semana para reducir el sedentarismo. Así concluye un estudio que revela cómo combinar dieta hipocalórica con diferentes programas de entrenamiento y recomendaciones de actividad física resulta eficaz en la pérdida de peso.

Más información sobre:
obesidad
nutrición
ejercicio físico

UPM | 01 junio 2015 10:06

<p>Participantes en los Programas de Nutrición y Actividad Física para el Tratamiento de la Obesidad. / UPM</p>

Participantes en los Programas de Nutrición y Actividad Física para el Tratamiento de la Obesidad. / UPM

Según el último Eurobarómetro, alrededor del 63% de la población española es sedentaria, lo que conlleva que más del 30% tenga sobrepeso y obesidad. Estos problemas no son independientes, sino que están profundamente relacionados con los hábitos de vida.

Alrededor del 63% de la población española es sedentaria, lo que conlleva que más del 30% tenga sobrepeso y obesidad

El grupo de la Universidad Politécnica de Madrid LFE Research Group, que dirige el profesor de la Facultad de Ciencias de la Actividad Física y del Deporte (INEF) Pedro Benito, ha diseñado el primer ensayo clínico en adultos españoles para examinar el efecto de la actividad física combinada con dieta hipocalórica en la modificación del peso y la composición corporal de los pacientes obesos.

Los resultados del estudio han demostrado que combinar dieta hipocalórica con diferentes programas de entrenamiento y recomendaciones de actividad física resulta eficaz en la pérdida de peso y reducción de masa grasa en las personas con obesidad.

Para realizar este ensayo se escogieron a 98 pacientes con obesidad (48 hombres y 48 mujeres), de entre 18 a 50 años, que participaron en un programa supervisado de 22 semanas. La muestra se distribuyó aleatoriamente en cuatro grupos (entrenamiento de fuerza, entrenamiento de resistencia, fuerza combinada con entrenamiento de resistencia y recomendaciones de actividad física), siguiendo todos ellos la misma dieta hipocalórica.

La novedad del estudio recae en un profundo estudio de las variables de ejercicio y el control por parte de un especialista del ámbito de las ciencias del deporte, en estrecha colaboración con médicos y endocrinos especializados.

Tanto al principio como al final del estudio, los investigadores evaluaron las variables de actividad física y dietética a través de cuestionarios validados. Los resultados obtenidos confirmaron que los cuatro grupos aumentaron su actividad física total por semana durante la intervención, independientemente del programa de actividad física que llevaron a cabo.

Educación nutricional

Además del aumento de la obesidad, el sedentarismo en la edad adulta puede estar asociado también con un incremento de la mortalidad

Una metaanálisis reciente mostró que una dieta hipocalórica, alta en proteínas y baja en grasa, proporciona beneficios modestos en la composición del peso corporal en comparación con una dieta baja en grasas y con proteínas estándar. Partiendo de estas pruebas, los investigadores diseñaron una dieta equilibrada hipocalórica ad hoc para este estudio en la que el 30% de la energía provenía de la grasa, el 20% de las proteínas y el 50% de los carbohidratos.

Además, a todos los pacientes se les informó de la importancia de la calidad de la dieta durante las sesiones de educación nutricional. “Es esencial dotar a los participantes de conocimientos y habilidades que les permitan llevar a cabo un cambio gradual pero permanente en su comportamiento alimenticio”, explica Pedro Benito, profesor de la UPM y socio de la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad (SEEDO).

Reducir el sedentarismo

Además del aumento de la obesidad, el sedentarismo en la edad adulta puede estar asociado también con un incremento de la mortalidad. En el presente estudio, todos los programas de actividad contribuyeron a aumentar la actividad física de los participantes. “Hay que adaptar los programas de ejercicio físico a la capacidad y salud de cada paciente ya que solo así se conseguirá un aumento gradual y seguro de su actividad”, afirma Benito.

Referencia bibliográfica:

Pedro J. Benito, Laura M. Bermejo, Ana B. Peinado, Bricia López-Plaza, Rocío Cupeiro, Barbara Szendrei, Francisco J. Calderón, Eliane A. Castro and Carmen Gómez-Candela. “Change in weight and body composition in obese subjects following a hypocaloric diet plus different training programs or physical activity recommendations”. J Appl Physiol118:1006-1013, 2015. First published 26 February 2015; doi:10.1152/japplphysiol.00928.2014

Zona geográfica: España
Fuente: UPM

Comentarios

  • Ivan de la Jara |01. junio 2015 15:15:01

    Oh por fin se dan cuenta que el sedentarismo y no la obesidad, la cual no es una enfermedad, sino una tipo de fisico asociado a una tipo de vida que no tiene porque ser el mismo para cada persona... es lo que causa mortalidad y no ni la grasa que se ha demostrado que no provoca infartos, ni la propia obesidad. Lo que es malo es hincharse de dulces y porquerías mientras te quedas tumbado en el sofá, pero eso es malo estan gordo o delgado.

    Responder a este comentario

QUEREMOS SABER TU OPINIÓN

Por favor, ten en cuenta que SINC no es un consultorio de salud. Para este tipo de consejos, acude a un servicio médico.

AGENCIA SINC EN TWITTER