Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Política científica

El astronauta Pedro Duque, nuevo ministro de Ciencia

El ingeniero aeronáutico Pedro Duque, el primer astronauta de nacimiento y nacionalidad española, será el titular del nuevo Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades en el Gobierno de Pedro Sánchez. Duque ha trabajado en la Agencia Espacial Europea, además de en diversas empresas y centros académicos.

Pedro Duque / EFE

El astronauta madrileño Pedro Duque será el ministro de Ciencia, Innovación y Universidades en el nuevo Gobierno de Pedro Sánchez, según han confirmado a Efe y otras medios de comuniación fuentes cercanas al presidente.

Después de que decenas de medios se hicieran eco de la noticia, él mismo la ha confirmado en su cuenta de Twitter, con un tuit en el que recordaba a su madre y al fallecido humorista Forges.

Hijo de padres extremeños, Duque nació en Madrid el 14 de marzo de 1963. Tras cursar los estudios primarios y el bachillerato, ingresó en la Escuela Técnica Superior de Ingenieros (E.T.S.I.) Aeronáuticos de la Universidad Politécnica de Madrid, donde se graduó en 1986.

Ese mismo año empezó a trabajar en la compañía GMV y fue destinado al centro ESOC que tiene la Agencia Espacial Europea (ESA) en Darmstadt, Alemania. Allí ingresó en el Grupo de Determinación Precisa de Órbitas para elaborar modelos y algoritmos, así como en la implementación de programas orbitales de naves especiales, hasta que en 1992 se postuló como candidato a un concurso organizado por la agencia para seleccionar astronautas.

Entrenamiento en la Ciudad de las Estrellas de Moscú y la NASA

En 1998 se convirtió en el primer astronauta de nacimiento y nacionalidad española que viajaba al espacio

Superó la selección y se entrenó en la Ciudad de las Estrellas de Moscú (Rusia) y centros aeroespaciales de Estados Unidos. Tras ser astronauta de reserva y operar desde tierra en dos misiones (EUROMIR 94 y LMS), en agosto de 1996 pasó a ser 'especialista de misión' en el centro espacial Johnson de la NASA, en Houston, un requisito indispensable para trabajar en los transbordadores espaciales.

Su primera misión fue la STS-95 del transbordador Discovery, entre octubre y noviembre de 1998, cuando durante nueve días supervisó un módulo experimental de la ESA. Se convertía así en el primer astronauta de nacimiento y nacionalidad española que viajaba al espacio.

Tripulación de la misión espacial STS-95 en la que participó el nuevo ministro de Ciencia. / NASA

Desde 1999 a 2003 el ingeniero español fue destinado al Centro Europeo de Investigación y Tecnología Espacial (ESTEC) en Noordwijk, Holanda, donde participó en las últimas fases de diseño y pruebas de un laboratorio modular y componentes europeos de la Estación Espacial Internacional (ISS); en concreto, en los proyectos Columbus y Cupula.

En octubre de 2003 Duque fue lanzado nuevamente al espacio en una nave rusa Soyuz. En esa ocasión desarrolló labores de ingeniero de vuelo y visitó la ISS durante ocho días para, dentro de la misión Cervantes, realizar diversos experimentos científicos relacionados con las ciencias de la vida, la física, la observación de la Tierra, la educación y las nuevas tecnologías.

En noviembre de aquel año vuelve a la E.T.S.I. Aeronáuticos en la que se había formado para trabajar como director de operaciones en el Spanish User Support and Operations Centre (E-USOC).

Hasta esta semana, ha sido responsable de revisión de proyectos futuros de la ESA para vuelos tripulados

En 2006 solicita una excedencia en la ESA y entra como director general de Deimos Imaging, una empresa situada en el Parque Tecnológico de Boecillo (Valladolid), de la que llega a ser presidente ejecutivo en 2010. Esta compañía puso en órbita en 2009 a Deimos 1, el primer satélite español de observación de la Tierra con aplicaciones en agricultura, detección de incendios y vigilancia de la cobertura vegetal.

Tras finalizar su periodo de excedencia, Duque volvió en octubre de 2011 a la Agencia Espacial Europea para retomar su puesto de astronauta. Desde ese año hasta 2015 lideró la Oficina de Operaciones de Vuelo, con responsabilidad sobre las actividades europeas en la ISS.

Hasta esta semana, cuando ha conocido su nombramiento como nuevo ministro de Ciencia, ha sido responsable de revisión de proyectos futuros de la ESA para vuelos tripulados, dentro del cuerpo de astronautas de la agencia europea.

Premio Príncipe de Asturias de Cooperación Internacional

Duque ha recibido multitud de reconocimientos y galardones. En 1995 obtuvo la Orden de la Amistad concedida por el presidente Yeltsin de la Federación Rusa. La Gran Cruz al Mérito Aeronáutico, impuesta por el Rey de España, la recibió en 1999, el mismo año que ganó el Premio Príncipe de Asturias de Cooperación Internacional junto con los astronautas Chiaki Mukai, John Glenn y Valery Polyakov.

El premio les fue concedido por haber sido considerados representantes de los artífices de la cooperación internacional en la exploración pacífica del espacio. Además de implicarse en esta tarea, Duque también se ha destacado por su defensa de la ciencia y su divulgación.

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Aprobado el anteproyecto de Ley de Cambio Climático y Transición Energética

A petición del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, el Consejo de Ministros ha remitido hoy a las Cortes el primer proyecto de Ley que orienta la acción climática minimizando impactos negativos para la economía, la sociedad y los ecosistemas, para alcanzar la neutralidad de emisiones no más tarde de 2050.

Alt de la imagen
Muchas investigaciones científicas se publican de forma inapropiada y poco transparente

Un tercio de las publicaciones sobre ensayos clínicos y tres de cada cuatro revisiones sistemáticas y metanálisis no cumplen de manera apropiada con las recomendaciones para una interpretación completa y transparente de los hallazgos científicos. Así concluye un estudio internacional con participación del Instituto de Salud Carlos III.