Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

El aumento del CO2 destruye los corales y calcifica la cubierta exterior de los cocolitóforos, unas algas microscópicas

Elena Colmenero, ayudante del departamento de Geología de la Universidad de Salamanca, ha participado en una investigación que ha publicado la revista Science acerca de cómo afecta el dióxido de carbono (CO2) a un tipo de algas microscópicas denominadas cocolitóforos. El novedoso estudio, de la Universidad de Oxford y el Centro Nacional de Oceanografía del Reino Unido, indica que con un aumento de CO2 se incrementa a su vez la calcificación de la cubierta exterior de estas algas, al contrario de lo que ocurre con los corales, que tienden a desaparecer.

Gephyrocapsa oceanica. Imagen: NEON.

"Cuando el CO2 pasa a los océnanos, provoca acidez, es decir, que el pH baja y esto provoca que los corales comiencen a disolverse", ha explicado la científica asturiana. "Pensábamos comprobar que en el caso de los cocolitóforos se producía un fenómeno similar, pero los casos estudiados indican lo contrario", señala Colmenero, que participó en la investigación gracias a su estancia postdoctoral en la ciudad galesa de Cardiff y como experta en paleoclima, ya que los estudios se realizaron a través de dos vías: los cultivos en laboratorio y el análisis de sedimentos marinos recogidos en el Atlántico Norte.

Los resultados indican que el incremento de dióxido de carbono en la atmósfera terrestre parece causar que los cocolitóforos produzcan mayores cantidades de carbonato cálcico en forma de calcita en su cubierta externa. La principal novedad que aporta este estudio es que muestra que la respuesta de estas algas, que son una parte muy importante del plancton marino, puede ser contraria a la observada en otros grupos de organismos marinos, como los corales. Es decir, que ante el incremento de los niveles de CO2 atmosférico, los cocolitóforos parecen responder engrosando su cubierta calcárea en vez de tener problemas de disolución, como pasa con las algas.

La investigadora advierte de que esta respuesta puede ser local o restringida a algunas microalgas concretas, ya que los cultivos en laboratorio se han realizado con una única especie de cocolitóforos, aunque se trata de la más abundante en la naturaleza, a la que se le iban bombeando burbujas ricas en CO2.

Por su parte, Colmenero se encargó de analizar unos sedimentos marinos que tenían una antigüedad de 200 años. "Comprobamos que en los últimos 40 años se produce un incremento del carbonato cálcico que se corresponde con el aumento que se ha producido en el CO2 de la atmósfera, es decir, que a medida que aumenta el dióxido de carbono aumenta también la calcificación media por cocolitóforo", explica.

El CO2 también aumenta la tasa de fotosíntesis

Además, los investigadores han comprobado que no solamente aumenta el grado de calcificación de este grupo de algas (que implica la producción de CO2), sino también su tasa de fotosíntesis (que reduce el CO2), y sugieren que, ante este aparente "balance cero", las futuras poblaciones de cocolitóforos no acelerarán ni reducirán el crecimiento de los niveles de CO2 atmosférico.

Esta idea es contraria a lo que han sugerido trabajos previos, en los que se indicaba que la reducción en la calcificación de estos organismos en un contexto de altos niveles de CO2 en las aguas marinas podría hacer que los océanos aumentasen su capacidad de absorber CO2 atmosférico. Sin embargo, los resultados de este trabajo no implican tampoco que el observado aumento de la calcificación de la cubierta externa de los cocolitóforos provoque, en el futuro, la emisión de CO2 de los océanos a la atmósfera.

Según la investigadora, otra consecuencia más general que se puede extraer de esta investigación es que parece que, al menos, parte de los componentes de los ecosistemas marinos está reaccionando al incremento exponencial de los niveles de CO2 atmosféricos de los últimos 60 años, de origen antropogénico. Sin embargo, este dato positivo no debe ocultar, en su opinión, "otras consecuencias graves del aumento del CO2 como es la destrucción de los corales".

Fuente: DiCYT
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
El plomo de la gasolina persiste en el aire de Londres pese a su prohibición en 1999

La gasolina con plomo fue prohibida en Reino Unido hace más de 20 años, sin embargo, un estudio revela que el metal procedente de aquel combustible permanece en el medioambiente a largo plazo. Sus autores creen que se deberían estudiar sus efectos sobre la salud más en profundidad y que las medidas actuales para reducirlo son insuficientes. 

Las pérdidas de carbono del suelo a la atmósfera pueden acelerar la crisis climática

Las regiones árticas y subárticas, las más afectadas por la subida de las temperaturas, tienen las mayores reservas de carbono terrestre. Estas zonas se están calentando a un ritmo aproximadamente dos veces superior a la media mundial.