Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

El azufaifo ayuda a restaurar los ecosistemas semiáridos

Un equipo europeo, con participación de la Universidad Politécnica de Madrid, ha desarrollado técnicas para plantar azufaifo, un arbusto espinoso también conocido como arto. Esta planta protege de la erosión y facilita la germinación de otras especies en ecosistemas áridos o degradados del ámbito mediterráneo.

Ensayos de plantación profunda (izq.) y superficial (der.) de arto. / Juan A. Oliet

La recuperación de ecosistemas en zonas semiáridas se enfrenta a la oposición de los agentes naturales. Una solución sería la implantación de cubierta vegetal de forma masiva sobre todo el territorio, pero es una tarea muy costosa y a menudo con altos índices de fracaso.

Ahora, investigadores de la ETSI Montes de la Universidad Politécnica de Madrid y otros centros han puesto en marcha una estrategia para impulsar procesos de restauración a través de la introducción de individuos de especies clave en lugares puntuales o en forma de islas de diversidad.

Una de estas especies es el azufaifo o arto (Ziziphus lotus), un matorral que vive en los terrenos costeros del sureste español, altamente degradados y con precipitaciones mínimas.

Sin embargo, los ejemplares alcanzan bastante talla y se extienden en superficie formando elementos muy valiosos por su papel protector frente a la erosión, para el refugio de fauna y también para la germinación de otras especies vegetales que podrían colonizar el medio a partir de ellas.

La plantación profunda reduce la mortalidad

En el trabajo se ha ensayado la plantación profunda como un método para reducir la mortalidad de los ejemplares de arto introducidos y posibilitar su acción restauradora. La plantación profunda sitúa las raíces de la planta a introducir a unos centímetros por debajo de lo normal, y estos son clave para conectar las raíces con las capas más húmedas del suelo, que no llegan a secarse ni en los meses estivales.

El estudio, que ha sido publicado en la revista New Forests, demuestra que la plantación profunda empleando tubos protectores –para evitar el derrumbe del suelo circundante sobre la planta– mejora el acceso de las raíces de arto al agua del suelo. También reduce la mortalidad en un 20%, haciendo viable la plantación sin riego de establecimiento.

Esta técnica puede extenderse a la plantación de otras especies en el entorno semiárido, y no supone un sobrecoste muy alto frente a la plantación superficial convencional, salvo el empleo de tubos protectores, que en muchas plantaciones conviene utilizar para defender a las plantas de los animales predadores.

Referencia bibliográfica:

Oliet JA; Artero F; Cuadros S; Puertolas J; Luna L; Grau JM. "Deep planting with shelters improves performance of different stocktype sizes under arid Mediterranean conditions". New Forests 43 (5-6): 925-939, septiembre 2012.

Fuente: Universidad Politécnica de Madrid
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Una plataforma estudiará los factores ambientales asociados a la pandemia

Un equipo internacional de científicos, liderado por la Universidad de Granada, ha desarrollado la primera plataforma del mundo que integra información de la COVID-19 con la de factores ambientales y meteorológicos. Esta herramienta ayudará a entender el efecto que las variables ambientales, como la temperatura, la humedad o los niveles de contaminantes, pueden tener en la pandemia.

Alt de la imagen
Una diminuta cámara robótica permite ver como un insecto

Instalada a bordo de escarabajos vivos, protagonistas del #Cienciaalobestia, una cámara inalámbrica y ultraligera permite capturar imágenes en primera persona del mundo de los insectos a muy pequeña escala. Esta tecnología, que logra grabar durante dos horas de forma continua, se podría aplicar para ampliar la visión en el campo de la navegación y la comunicación.