Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

El gas de la risa es el principal contaminante de la capa de ozono y el tercero para el efecto invernadero

Las emisiones del gas de la risa, óxido nitroso, provocan daños muy serios para el planeta. Según un informe presentado hoy por el Programa de Naciones Unidas para el Medioambiente en la cumbre del clima de Varsovia, su mitigación proporcionaría beneficios de más de 160 mil millones de dólares al año, pero si no se toman medidas podría multiplicarse por dos en 2050.

El óxido nitroso se utiliza como fertilizante nitrogenado en la agricultura. / Wikipedia

Las emisiones de óxido nitroso (N2O), también conocido como gas de la risa, podrían duplicarse en el año 2050. Este gas tiene un alto potencial contaminante que influye directamente en la recuperación de la capa de ozono, por lo que podría agravar el cambio climático.

Un informe del Programa de Naciones Unidas para el Medioambiente (PNUMA), en colaboración con científicos y expertos de más de 35 organizaciones, señala que es posible mitigar las emisiones de óxido nitroso si se toman medidas en emisiones agrícolas e industriales.

“Aunque no es tan frecuente en la atmósfera como el CO2 en términos de masa, N2O está lejos de ser un asunto chistoso con respecto al cambio climático y el daño que causa al ozono. Por el contrario, tiene un impacto desproporcionado sobre el calentamiento global, por su propiedades radiactivas y de larga vida en la atmósfera, que es en promedio de 120 años”, declaraba Achim Steiner, director ejecutivo del PNUMA durante la presentación del trabajo en la Conferencia de las Partes (COP19) de Varsovia.

Según este informe, el óxido nitroso es la emisión que más daña la capa de ozono; sin embargo, a menudo se pasa por alto.

El óxido nitroso es la emisión que más daña la capa de ozono

“Es el tercer gas de efecto invernadero más potente liberado a la atmósfera. El segundo es el metano”, añadía Jospeh Alcamo, científico jefe del PNUMA.

Entre los puntos más importantes que han destacado los expertos están las medidas de mitigación de este gas, que podrían suponer un valor de más de 160 mil millones de dólares al año en sectores económicos diversos.

“Un trabajo previo del PNUMA, citado en el informe, indica que una mejora en su eficiencia en un 20% costaría alrededor de 12 mil millones de dólares anuales, pero se ahorraría alrededor 23 mil millones en costes solo de fertilizantes”, apuntaban.

Un gas sin protocolo que lo regule

Este gas existe de forma natural en la atmósfera en pequeñas cantidades, pero las actividades humanas han aumentado sus concentraciones desde la revolución industrial.

Según los científicos, su reducción supondría el aumento de la productividad agrícola y ganadera, la mitigación de la pobreza, la mejora de la salud humana y la reducción de la degradación del medio ambiente.

La mayor parte de la destrucción de la capa de ozono de la estratosfera se debe a los clorofluorocarbonos (CFC) y otros derivados. Sin embargo, estos productos químicos –a diferencia del N2O– están controlados por el Protocolo de Montreal, un tratado internacional diseñado para proteger la capa de ozono.

La agricultura es, con mucho, la mayor fuente de N2O de origen humano (representa dos tercios de estas emisiones). Otras son la industria y la quema de combustibles fósiles, así como, la quema de biomasa y de aguas residuales.

Referencia bibliográfica:

http://unep.org/pdf/UNEPN2Oreport.pdf

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Los microplásticos llegan a la dieta de los pingüinos antárticos

Un estudio con participación española ha permitido encontrar trazas de materiales plásticos en las heces de pingüinos antárticos de tres diferentes especies: Adelia, barbijo y papúa. El equipo ha hallado en las muestras poliéster y polietileno, entre otras partículas de origen humano, como las fibras de celulosa.

Las cacatúas aprenden unas de otras para abrir los cubos de basura

En entornos cada vez más urbanizados, las cacatúas australianas han desarrollado un comportamiento único para buscar comida: levantar las tapas de los contenedores. Un equipo de científicos demuestra por primera vez que esta compleja habilidad la han copiado observándose las unas a las otras.