Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

El gran catálogo de los objetos matemáticos

Los matemáticos exploran cada día nuevos mundos. Para facilitar su labor, un equipo de expertos de doce países ha creado una base de datos que reúne y relaciona entre sí más de 20 millones de elementos de esta ciencia. La colección permite a investigadores y aficionados colgar en la ‘nube’ sus avances. Para relacionar todos sus elementos harían falta mil años de cálculo computacional.

Un grupo internacional de matemáticos de Dartmouth College y otras instituciones han lanzado la LMFDB, un mapa online del terreno matemático. / American Institute of Mathematics. Gource.

Hidrógeno, helio, litio… En la etapa escolar todos memorizamos la tabla de los elementos químicos. Ahora, los matemáticos tienen la suya. Un equipo de más de 80 expertos ha creado un gran catálogo de objetos matemáticos para facilitar el rastreo de los objetos de esta ciencia.

Esta herramienta es útil para varias ramas de las matemáticas y también para la física y la informática

La base de datos de formas modulares y funciones L (LMFDB, por sus siglas en inglés), es un catálogo de más de 20 millones de objetos matemáticos que recoge también las conexiones entre ellos. Esta herramienta es útil para varias ramas de las matemáticas y también para la física y la computación.

"La LMFDB es similar a la primera tabla periódica de los elementos”, asegura John Voight, uno de los creadores y profesor del Dartmouth College (EE.UU). “Hemos encontrado suficientes elementos relacionados entre sí en los nuevos campos que nos permiten hacer una estructura general de los objetos matemáticos”.

Tal y como ocurre con la química, los objetos matemáticos se dividen en categorías. Cada una de ellas tiene un nombre concreto –función L, curva elíptica y forma modular–y la LMFDB los ordena en una interfaz web sofisticada y accesible en la que todos los internautas pueden subir sus descubrimientos a la ‘nube’.

Cada objeto tiene una página propia en que se vincula a otros objetos ‘amigos’. "El LMFDB es el único lugar donde las interconexiones entre objetos se muestran de forma clara y explícita. Antes era difícil encontrar más de un elemento relacionado, y ahora podemos rastrear millones", comenta Holly Swisher, otro miembro del proyecto y profesor en la Universidad de Oregón (EE.UU).

De izquierda a derecha, una forma modular no holomorfa; sombras en una función L; y la acción del grupo modular en el semiplano superior son algunos de los objetos de la LMFDB. / Fredrik Stroemberg, Nina Snaith y Andrew Sutherland.

El mapa de las matemáticas

El equipo de más 80 matemáticos de doce países que han diseñado la LMFDB ha conseguido catalogar más de 20 millones de elementos y relacionarlos entre sí. "Estamos creando el mapa de las matemáticas del siglo XXI", señala Brian Conrey, director del Instituto Estadounidense de Matemáticas.

"Estamos creando el mapa de las matemáticas del siglo XXI", señala Brian Conrey

Los proyectos matemáticos son tan complejos que muchos de los cálculos y hallazgos son inaccesibles para la mayoría de expertos. Esta base de datos permite navegar por el mundo matemático tanto a investigadores como a aficionados. El tiempo que sería necesario para relacionar todos los elementos que recoge la LMFDB es de 1.000 años de cálculo computacional.

La tabla también incluye una base de datos de conocimiento integrado en el que se explica el contenido de cada elemento y su utilidad para el cálculo. “El LMFDB es a la vez un recurso educativo y una herramienta de investigación que se convertirá en indispensable para las futuras investigaciones", concluye Conrey.

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Logran que una maqueta de barco flote boca abajo sobre un líquido levitante

Científicos de la Universidad de París (Francia) han descubierto cómo crear un aparente efecto antigravedad, al aplicar una vibración vertical concreta sobre un recipiente relleno de materiales de distintas densidades.

Alt de la imagen
Kit Yates, biólogo matemático de la Universidad de Bath
“Los test de anticuerpos de COVID-19 pueden dar más falsos positivos que verdaderos”
Enrique Sacristán

Detrás de las pandemias y otros fenómenos de la naturaleza, así como de nuestras actividades más cotidianas, se esconden patrones matemáticos. Sin necesidad de ninguna ecuación, este profesor británico lo cuenta en el libro Los números de la vida. Aprovechando su publicación en España hemos hablado con el autor.