Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Filamentos y fibras tres veces más pequeños que un pelo humano

Ingenieros de la Universidad de Sevilla han fabricado filamentos de óxido de polietileno con tamaños inferiores a 50 micrómetros usando una tecnología que generalmente se utiliza para producir gotas. Como referencia, el diámetro de un cabello humano ronda los 150 micrómetros.

Los investigadores han creado filamentos y fibras tres veces más pequeños que un pelo humano. / US

Un grupo de investigadores de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería de la Universidad de Sevilla ha obtenido filamentos y fibras a partir de líquidos altamente viscosos con una tecnología empleada para producir gotas. A través del estudio se han articulado las condiciones necesarias para la formación de filamentos con tamaños inferiores a los 50 micrómetros (tres veces menos que los 150 micrómetros que tienen de promedio los cabellos humanos).

Los expertos han descubierto que existe un momento en el que un polímero en fase líquida – en concreto se ha trabajado con óxido de polietileno de amplio uso en la industria– presentan mayor elasticidad de manera que, en lugar de fragmentarse y formar gotas, el líquido experimenta un estiramiento que da lugar a filamentos. El proceso de generación de estos filamentos está controlado por parámetros como el peso molecular del polímero y su concentración en el líquido, así como de la presión que se emplea en el dispositivo.

Para fabricar los filamentos se ha trabajado con óxido de polietileno, un líquido viscoso de amplio uso industrial

Para este estudio se ha empleado la llamada tecnología Flow Blurring, desarrollada por el catedrático de la Universidad de Sevilla Alfonso Gañán Calvo, un método de atomización líquida, llamada nebulización, con alta eficiencia energética.

Esta tecnología consiste en utilizar una corriente de aire para fragmentar un líquido y producir gotas de forma parecida a los sistemas de nebulización que refrescan en verano las terrazas. Los dispositivos Flow Blurring son muy eficientes porque canalizan la energía contenida en la corriente de gas a la generación de gotas mediante un vigoroso mezclado con el líquido, evitando pérdidas por otros mecanismos.

Además, se ha demostrado que los dispositivos neumáticos Flow Blurring producen hasta 50 veces más área superficial por cada litro de líquido nebulizado. Esto se traduce en gotas hasta 50 veces más pequeñas que otros atomizadores. Esto es debido a que los nebulizdores Flow Blurring concentran tanto la energía que son capaces de atomizar sustancias muy viscosas como la pintura, o como en este caso, soluciones poliméricas con alta concentración.

“Utilizando una cámara de alta velocidad, capaz de grabar un millón de imágenes por segundo, observamos que bajo ciertas condiciones de funcionamiento de los dispositivos FB, las soluciones de óxido de polietileno (y de otros polímeros) no forman gotas, sino que se fragmentan en finos ‘hilos’ que al ser transportados por la corriente de aire se estiran a medida que se alejan de la salida del atomizador. El diámetro de estos filamentos se reduce en parte porque el óxido de polietileno es un líquido viscoelástico de tipo shear thinning. Esto significa que al estirarse se hace menos viscoso, por lo que cada vez resulta más fácil alargarlo”, explica Luis Modesto López, profesor de la Universidad de Sevilla y autor del estudio.

Fibras de polímeros a 3 kg/hora

Los polímeros son macromoléculas que están presentes en absolutamente todos los ámbitos de la vida cotidiana. Entre los polímeros naturales más comunes se encuentran la seda, el caucho, la celulosa o el almidón. Los polímeros sintéticos se localizan generalmente como recubrimientos que proporcionan cierta funcionalidad a los materiales, por ejemplo, los hacen más resistentes a la humedad o a la corrosión.

Se usa corriente de aire para fragmentar un líquido y producir gotas de forma parecida a los sistemas de nebulización que refrescan las terrazas en verano

En la actualidad existe un gran interés científico y tecnológico en torno a la utilización de fibras de polímeros para fabricar: andamiajes que permitan el diseño de tejidos artificiales biocompatibles, superficies con propiedades antibacterianas, materiales para la llamada entrega dirigida de fármacos (targeted drug delivery), materiales textiles protectores capaces de bloquear algunas sustancias específicas, o como material de refuerzo. Sin embargo, la fabricación a escala industrial de estos materiales conlleva su producción en grandes cantidades.

Es ahí donde nuestro estudio cobra particular relevancia pues sienta las bases para desarrollar un nuevo proceso que permitiría producir filamentos o fibras de polímeros a caudales elevados, del orden de 3 kg/hora utilizando un sencillo nebulizador, mientras que con las técnicas más comunes la producción es del orden de 1 g/hora”, añade este investigador.

Otra aplicación podría ser en el campo de la impresión 3D, puesto que esta tecnología lo que hace es manejar un polímero. Asimismo, el estudio tiene una amplia variedad de aplicaciones en el campo de Ciencia de Materiales pues abre la puerta a la producción de una extensa variedad de materiales compuestos.

Referencia bibliográfica :

"Flow Blurring-Enabled Production of Polymer Filaments from Poly(ethylene oxide) Solutions". Luis B. Modesto-López, Agustín Pérez-Arjona, and Alfonso M. Gañán-Calvo. ACS Omega, 2019, 4 (2), pp 2693–2701. DOI: 10.1021/acsomega.8b02542

Fuente: UCC+i US
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
‘Trampas covid’ para evidenciar la transmisión aérea del coronavirus

Científicos del Instituto Murciano de Investigación Biosanitaria han fabricado un dispositivo para detectar la presencia de SARS-CoV-2 en superficies que no se han tocado. Una prueba piloto realizada en la habitación de un hospital ha dado positivo en una de estas ‘trampas’ colocada a más de un metro por encima del paciente, lo que sugiere una transmisión por aerosoles.   

El primer superconductor del mundo que opera a temperatura ambiente

Hasta ahora se necesitaban temperaturas extremadamente bajas para alcanzar la superconductividad, la capacidad de algunos materiales para conducir la corriente eléctrica sin resistencia ni pérdidas de energía, pero investigadores de la Universidad de Rochester (EE UU) lo han logrado a 15 °C con un compuesto de hidrógeno, azufre y carbono, eso sí, a altas presiones. Es un nuevo avance hacia los ansiados sistemas eléctricos de eficiencia perfecta.