Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Identifican un nuevo mecanismo que regula la respuesta de las plantas a los estímulos medioambientales

Las plantas pueden adoptar distintas morfologías según el entorno con el que se encuentren. Un equipo internacional de científicos ha identificado un nuevo mecanismo celular que regula a las proteínas DELLA, que controlan el crecimiento de las plantas en función de su entorno.

Los científicos del IBMCP realizaron experimentos con la planta Arabidopsis thaliana / Steffen Geyer

La plasticidad de las plantas les permite adaptarse y crecer de forma diferente dependiendo del lugar en el que encuentren. Este comportamiento se modula a través de vías de señalización altamente interconectadas que contienen múltiples puntos de control.

La luz y la temperatura se encuentran entre las variables del medioambiente más influyentes en el crecimiento vegetal. Por ejemplo, la luz rebotada de las plantas vecinas o que se filtra a través de la cubierta vegetal, así como la temperatura ambiente elevada aceleran el crecimiento del tallo y del peciolo de las hojas para evitar la sombra y mejorar el enfriamiento de la planta.

Investigadores del Instituto de Biología Molecular y Celular de Plantas (IBMCP) han identificado un nuevo mecanismo que regula a las proteínas DELLA, que controlan el crecimiento de las plantas en función de su medioambiente. Los resultados de esta investigación, que aumenta los conocimientos que se tenían acerca de cómo las plantas responden a los cambios ambientales, aparecen publicados en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences.

Los resultados de esta investigación aumentan los conocimientos que se tenían acerca de cómo las plantas responden a los cambios ambientales

“Las plantas tienen un tipo de proteínas llamadas DELLA que sirven de interfaz entre el medioambiente y los mecanismos celulares que promueven el crecimiento. Hasta ahora se sabía que los niveles de las proteínas DELLA estaban regulados exclusivamente por las hormonas giberelinas. Nosotros hemos descubierto que COP1, una E3 ubiquitina ligasa implicada en degradación de proteínas, también juega un papel fundamental controlando los niveles de las proteínas DELLA en respuesta a determinados cambios en el medioambiente”, dice David Alabadí, investigador del IBMCP.

Los científicos del IBMCP realizaron experimentos con la planta Arabidopsis thaliana y comprobaron que es COP1 quien juega un papel preponderante a la hora de regular a corto plazo los niveles de las proteínas DELLA, en respuesta a estímulos ambientales como la sombra y el calor, en lugar de los niveles de hormona giberelina.

Los resultados de este trabajo, en el que también ha participado la Universidad Católica de Valencia, junto con otras instituciones internacionales, muestran un mecanismo celular alternativo que regula la respuesta de las plantas a los estímulos medioambientales.

Referencia:

Noel Blanco-Touriñán et al. “COP1 destabilizes DELLA proteins in Arabidopsis”. PNAS

Fuente:
UPV
Derechos: Creative Commons.
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Los insectos que propagan la 'Xylella fastidiosa' viajan más de lo que se pensaba

Para evitar la expansión de una bacteria que amenaza a olivos, almendros, viñas y otros árboles mediterráneos, la Comisión Europea ordenó erradicar todas las plantas en riesgo de contagio localizadas a menos de 100 metros de una infectada. Pero ahora científicos del CSIC han comprobado que las cigarrillas que llevan el patógeno avanzan más de 2 km en un mes, así que se está replanteando la medida.

Alt de la imagen
Estas son las variedades mejoradas de trigo más resistentes al calor

Un estudio internacional, con participación de la Universidad de Córdoba, ha analizado 54 líneas de trigo mejoradas genéticamente para determinar cuáles responden mejor a las altas temperaturas. En total, 10 genotipos toleraron el estrés por calor y pudieron producir 2,4 toneladas de trigo por hectárea.