Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

La cesta de la compra saludable es cada vez más cara

Los alimentos saludables en 2012 fueron el triple de caros por caloría que los menos sanos, según un estudio de la Universidad de Cambrigde (Reino Unido) sobre el encarecimiento de la comida y bebida sana en la última década. Los autores indican que, de no controlar este incremento, la salud pública y las desigualdades sociales se agravarán sustancialmente.

La subida continuada de precios de los alimentos ha sido mayor para la comida saludable. / Fotolia

La idea de que las comidas sanas son más caras no es nueva. Un grupo de investigadores de la Universidad de Cambrigde (Reino Unido) ha estudiado la variación de precios de los productos para saber cómo han evolucionado en los últimos 10 años.

Sus conclusiones indican que la subida continuada de precios de los alimentos ha sido mayor para la comida saludable, como los tomates, los lácteos y el pescado, aumentando la diferencia de precios con la no saludable, como la comida rápida, el bacon, los dulces y los helados.

La brecha entre los precios de las comidas más y menos saludables contribuye al deterioro de la salud en la población

“Las comidas saludables deben ser frescas y perecen, por lo que es más caro hacerlas llegar al consumidor, sobre todo porque son más sensibles a los costes de distribución, como la subida del petróleo”, declara a Sinc Nicholas Jones, coautor del estudio que publica la revista PLOS One.

Según el Servicio Nacional de Salud de Reino Unido, el coste relacionado con las enfermedades alimentarias ha sido de más de 7 mil millones de euros anuales. Esta tendencia –explican los expertos– podría dar lugar a que la gente recurra cada vez más a los alimentos poco saludables.

El estudio sobre Carga mundial de morbilidad (GBD, por sus siglas en inglés), publicado en 2010, encontró que el 14,3% de las enfermedades de Reino Unido eran consecuencia de las dietas no saludables.

“La creciente brecha entre los precios de las comidas más y menos saludables es un factor que contribuye a la inseguridad alimentaria, agravando las desigualdades sociales y deteriorando la salud de la población”, alerta Nicholas Jones, autor del estudio.

Precio por tipo de compra

Los autores del estudio clasificaron los alimentos como ‘menos saludable’ y ‘más saludable’, por su contenido nutricional, y usaron el modelo de clasificación desarrollado por la Agencia de Normas Alimenticias de Reino Unido.

Mientras que la comida menos sana ha sufrido un ligero aumento de precio desde 2002, el incremento ha sido significativamente mayor para la comida sana. Traducido en cifras, esto se convierte en aumento total de 2,3 euros por cada 1000 kcal de alimentos saludables en diez años, frente a un incremento de 0,92 euros de los menos sanos.

En 2002, 1000 kcal de comida saludable costaba un promedio de 7,18 euros, comparado con la compra de la misma cantidad de energía de comida menos sana, de 2,25 euros. En 2012, este coste ha subido hasta los 9,53 euros para la comida más sana, y 3,18 euros para la comida menos sana.

Otro problema añadido es la desigualdad social y los perjuicios para la salud pública.La pobreza alimentaria y el auge de bancos de alimentos son un problema en Reino Unido. Es importante preservar la accesibilidad a una dieta saludable”, dice Jones, uno de los autores del estudio.

Causas de la desigualdad

Los autores indican que esta brecha en los precios necesita un control en beneficio de la salud pública. “Nuestra investigación no habla directamente sobre la causa de la desigualdad de precios, pero otras investigaciones sugieren que hay numerosos factores que influyen en el aumento de coste como: la política agrícola, la producción, las redes de distribución, etc.”, explica Jones.

De entre los factores que más afectan a esta diferencia de precios, los científicos señalan a la Política Agrícola Común de la UE –que subsidia la producción de determinados bienes, tales como lácteos, aceite y azúcar– y, por consiguiente, tiene el potencial de afectar a la salud pública, e influir en la disponibilidad y el precio de los alimentos.

“Los resultados no nos sorprendieron, ya que en otros países la situación es similar. Sin embargo, este es el primer estudio que se hace sobre la diferencia de precios en Reino Unido”, afirma el investigador.

Actualmente, la población de Reino Unido ingiere un exceso de grasas saturadas y azúcares. Frente a esto, el Departamento de Salud de Reino Unido recomienda el consumo de productos saludables, como las frutas, verduras, comidas bajas en grasas y ricas en proteínas.

Referencia bibliográfica:

Nicholas R. V. Jones, Annalijn I. Conklin, Marc Suhrcke y Pablo Monsivais.“The Growing Price Gap between More and Less Healthy Foods: Analysis of a Novel Longitudinal UK Dataset”, PLOS One.

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
La pandemia puede agravar la desnutrición materna e infantil

Millones de niños y niñas podrían caer en una espiral de malnutrición como consecuencia de todo lo que ha supuesto la covid-19, según prevé un estudio publicado en Nature Food. Sus datos revelan también cómo cada vez más personas se acuestan con hambre, lo que empeora el impacto de la epidemia y prolonga la recuperación.

Las dificultades de los niños con necesidades educativas especiales durante la pandemia
Miriam Sánchez-Hermosilla Villarejo

¿Cómo ha influido el uso de mascarillas y la educación a distancia en los menores con autismo, déficit de atención por hiperactividad o problemas de desarrollo? La psicóloga Miriam Sánchez-Hermosilla, dedicada al trabajo psicoeducativo en niños y adolescentes, explica cómo la covid-19 ha impactado en ellos.