Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

La dieta mediterránea también mejora el medio ambiente

Los beneficios de la dieta mediterránea no hacen sino aumentar. Ahora, investigadores de EE UU han demostrado que comer sano mejoraría la esperanza de vida de la especie humana en diez años. Y, de la misma forma, con esos buenos hábitos “las emisiones de gases de efecto invernadero se reducirían en una cantidad equivalente a la de todos los coches, camiones, trenes, barcos y aviones”.

En medio siglo, la población mundial ha evolucionado en sus hábitos alimentarios. / Fotolia

En medio siglo, la población mundial ha evolucionado en sus hábitos alimentarios. La globalización del consumo de azúcares refinados, grasas saturadas, aceite y alimentos como la carne ha generado la aparición y aumento de enfermedades cardiovasculares, y ha agravado el daño medioambiental producido por la alta producción alimentaria.

Un nuevo estudio liderado por David Tilman, ecólogo de la Universidad de Minnesota (EE UU), revela que un cambio de tendencia en el consumo actual y el seguimiento de una dieta más saludable –mediterránea, vegetariana o basada en el pescado–, podría no solo aumentar la esperanza y la calidad de vida, sino también reducir las emisiones de gas de efecto invernadero y preservar el hábitat de las especies en peligro de extinción.

La modificación de las dietas podía reducir también las emisiones de gas de efecto invernadero en la agricultura global y la degradación del hábitat

“Cambiar la dieta puede aumentar nuestra esperanza de vida una década a la vez que se puede prevenir el masivo daño medioambiental”, explica Tilman.

Los resultados, publicados esta semana en Nature, sugieren que la modificación de las dietas podía reducir no solo la incidencia de la diabetes tipo II, las enfermedades coronarias y otras enfermedades crónicas, sino también las emisiones de gas de efecto invernadero en la agricultura global y la degradación del hábitat.

“Las emisiones globales de gas de efecto invernadero serían reducidas por una cantidad equivalente a las emisiones actuales de todos los coches, camiones, trenes, barcos y aviones. Además, este cambio en la dieta podría evitar la destrucción de bosques tropicales y sabanas de un tamaño equivalente a la mitad de los EE UU", añade.

El impacto en la salud

Los investigadores compararon los impactos en salud de la dieta actual predominante con la dieta mediterránea, basada en pescado y la vegetariana.

Adoptando estas dietas alternativas, se podría reducir la incidencia de la diabetes tipo II un 25%, el cáncer un 10% y la muerte por enfermedades cardíacas un 20% respecto a la dieta omnívora.

Seremos lo que comeremos

Cuando estas tendencias fueron combinadas con las predicciones de crecimiento demográfico, el estudio pronosticó que las dietas en 2050 contendrían menos piezas de fruta y verdura, un 60% más de calorías vacías, y entre un 25 y un 50% más de carne de cerdo, productos lácteos y huevos. Esto aumentaría la diabetes tipo II, las enfermedades coronarias y algunos tipos de cáncer.

Estos cambios en la dieta también tendrían impactos negativos en el medio ambiente. Si las tendencias alimenticias continúan como hasta ahora, en 2050 serán la principal causa de las emisiones de gas de efecto invernadero –con un 80% de emisiones provenientes de la producción alimentaria–, y podrían requerir la tala de alrededor de mil millones de hectáreas adicionales de tierra para la agricultura.

Referencia bibliográfica:

Tilman, David et al. Global diets link environmental sustainability and human health”. Nature (2014)

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Por qué, pese a los estudios, no sabemos de ningún suplemento que ayude frente a la covid

Una investigación ha encontrado que ciertos suplementos como la vitamina D podrían disminuir el riesgo de contagiarse por el nuevo coronavirus. Sin embargo, es un trabajo del que no se pueden extraer conclusiones: ningún complemento aislado ha demostrado mejorar la inmunidad. Explicamos qué estudios permiten sacar según qué mensajes y qué podemos hacer realmente para optimizar nuestras defensas.

Un modelo calcula el exceso de mortalidad al pausar la vacunación con Oxford/AstraZeneca

Un nuevo estudio analiza el impacto de esta decisión en la situación epidemiológica de dos países europeos: Italia y Francia. Aunque la interrupción fuera de apenas unos pocos días, las consecuencias serían difíciles de paliar y se seguirían notando tanto en los fallecimientos como en la confianza ciudadana en las vacunas.