Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
El trabajo aparece publicado en la revista 'PNAS'

La diversidad de los bosques mediterráneos mejora su resistencia a la sequía

Un equipo internacional de científicos ha comparado la respuesta fisiológica a años secos en 160 áreas forestales que representan cinco tipos diferentes de bosques. Los resultados demuestran que el aumento de la diversidad de especies arbóreas en varios bosques centroeuropeos no contrarresta los efectos del incremento de la aridez asociado al cambio climático, en contraste con lo que ocurre en los bosques mediterráneos.

Imágenes de algunas de las áreas forestales estudiadas. / Fernando Valladares

Las sequías aumentan en el hemisferio norte, y este cambio supondrá un fuerte impacto para los seres vivos. Así lo confirman los modelos físicos que manejan los investigadores ante el cambio climático.

“El aumento de las sequías tendrá consecuencias drásticas en los bosques pero, no sabemos cómo los diferentes ecosistemas harán frente a este aumento de la aridez”, comenta Fernando Valladares, uno de los autores del estudio que se publica en la revista PNAS e investigador en el Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN).

El estudio ha permitido analizar la respuesta de los bosques frente a la aridez. De este modo, los investigadores han verificado si un mayor número de especies arbóreas mejora la resistencia de los bosques a las sequías. Para ello tomaron muestras de suelos y material biológico en 160 áreas forestales que representan cinco tipos de bosques europeos.

La diversidad de especies ayuda a mitigar los efectos de la falta de agua en ecosistemas como el mediterráneo, que ya es propenso a la sequía

"El análisis del isótopo estable del carbono 13C reveló patrones muy diferentes al comparar la respuesta de las especies y los bosques a años secos y años de pluviometría normal. Mientras que en unos casos aumentó la eficiencia en el uso del agua, en otros no, y los niveles de estrés fisiológico difirieron notablemente", explica Valladares.

A mayor competencia, peores efectos

Según el investigador, "en dos de los tipos de bosques (hayedos y bosques caducifolios centroeuropeos) la interacción competitiva entre las distintas especies incrementó el efecto negativo de la sequía en el rendimiento del bosque, mientras que en bosques mediterráneos, o de zonas donde ya se experimentan sequías importantes, la diversidad arbórea tuvo el efecto contrario mejorando la resistencia de los ecosistemas a las sequías", añade el experto.

Los resultados del estudio demuestran que la diversidad de especies ayuda a mitigar los efectos de la falta de agua en ecosistemas como el mediterráneo, que ya es propenso a la sequía. Sin embargo,"la diversidad no garantiza que los ecosistemas forestales de otras regiones del continente, sean capaces de tolerar bien la sequía creciente", concluye el investigador.

Referencia bibliográfica:

Grossiord, Ch., Granier, A., Ratcliffe, S., Bouriaud, O., Bruelheide, H., Checko, E., Forrester, D.I., Muhie Dawud, S., Finér, L., Pollastrini, M., Scherer-Lorenzen, M., Valladares, F., Bonal, D., and Gessler, A.. (2014) "Tree diversity does not always improve resistance of forest ecosystems to drought". PNAS DOI: 10.1073/pnas.1411970111

Fuente: MNCN-CSIC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Identifican más de 470 especies de abejas en una zona desértica entre EE UU y México

En un área de 16 km2 de desierto entre la frontera de EEUU y México, un grupo de científicos ha descubierto un punto caliente de biodiversidad de abejas sin precedentes en Norteamérica. En esta limitada zona, se concentra una de las mayores densidades del mundo de estos insectos, protagonistas del #Cienciaalobestia, con más de 470 especies que logran adaptarse a lugares calientes y áridos.

Antoni Margalida, ecólogo
“Nuestra obligación es dar la alerta: no hay que esperar a que aparezcan cientos de buitres muertos por diclofenaco”

El pasado mes de abril se anunciaba el primer caso en Europa de intoxicación por diclofenaco de uso veterinario de un joven buitre negro. Sucedió en los Pirineos. En una carta en Science, un equipo de científicos con el ecólogo español Antoni Margalida a la cabeza pide que este fármaco sea prohibido y sustituido por uno menos nocivo para estas aves carroñeras.