Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

La edad de la primera menstruación en las niñas depende de más de cien señales en su ADN

Un equipo internacional ha descubierto 123 variantes genéticas relacionadas con la aparición de la primera regla en las adolescentes. El hallazgo puede facilitar la prevención de enfermedades asociadas a un ciclo precoz, como obesidad, diabetes tipo 2, enfermedades cardiovasculares o cáncer de mama.

La menarquía es la edad a la que la mujer experimenta su primer ciclo menstrual. /SCA Svenska Cellulosa Aktiebolaget

Más de cien variantes genéticas comunes determinan la edad a la que la mujer experimenta su primer ciclo menstrual, la llamada menarquia, según revela un trabajo publicado hoy en la revista Nature y coordinado por la Universidad de Cambridge (Reino Unido), en el que han participado más de cien centros internacionales.

El adelanto de la menarquia comporta mayor riesgo de sufrir obesidad, diabetes tipo 2, enfermedades cardiovasculares o cáncer de mama

La edad del primer sangrado vaginal, que es un carácter heredable esencial durante la pubertad, puede tener implicaciones en la salud de la mujer. Investigaciones anteriores sostienen que las chicas con reglas más precoces tienen mayor riesgo de sufrir obesidad, diabetes tipo 2, enfermedades cardiovasculares o cáncer de mama.

“Nuestro grupo está valorando los factores genéticos implicados en el desarrollo de la menarquia para comprender mejor cómo se asocian con problemas de salud importantes y, en un futuro, poder prevenirlos”, indica a Sinc Joanne Murabito, una de las autoras e investigadora en la Universidad de Boston.

Para ello, el equipo científico realizó uno de los análisis estadísticos más completos hasta la fecha sobre el tema. Gracias a datos de 57 estudios genéticos, se evaluó a 182.416 mujeres de ascendencia europea. Entre los trabajos, se encuentra el proyecto europeo de genotipación COGS que coordina Javier Benítez, científico del Centro Nacional de Investigaciones Tecnológicas y del Centro de Investigación Biomédica en Red de Enfermedades Raras (España).

La investigación destapó 123 señales independientes localizadas en 106 regiones concretas del ADN ligadas con la edad de la menarquia. Muchas de ellas también se encontraban en genes previamente relacionados con la pubertad de ambos sexos, con el índice de masa corporal y con varias enfermedades –entre ellas, trastornos raros de la pubertad–.

Genes con memoria

Seis de las señales de menarquia se hallaban en las zonas del genoma con impronta genética, es decir, ligadas a un fenómeno por el cual el gen se expresa según el origen parental.

“Algunos genes solo están activos cuando se heredan de la madre y otros cuando provienen del padre”, sostiene Murabito. “Por primera vez –sigue– este tipo de genes han sido asociados con la menarquia”.

Además, el estudio identificó nuevas vías de señalización hormonal involucradas en el crecimiento y el desarrollo que podrían ser la pieza clave entre la edad de menarquia y el riesgo de enfermedad.

Referencia bibliográfica:

John R. B. Perry et al. “Parent-of-origin-specific allelic associations among 106 genomic loci for age at menarche”. Nature. July 2014. http://dx.doi.org/10.1038/nature13545

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons

Solo para medios:

Si eres periodista y quieres el contacto con los investigadores, regístrate en SINC como periodista.

Artículos relacionados
Las personas mayores están infrarrepresentadas en los ensayos de fármacos contra la covid-19

Un estudio ha analizado la proporción de individuos de avanzada edad que participan en las pruebas de tratamientos y vacunas para el nuevo coronavirus. Además de las restricciones por edad y por presencia de patologías para proteger su salud, hay otras condiciones que limitan la participación de los ancianos, como el acceso a las tecnologías, y que pueden poner en riesgo las evaluaciones de efectividad y seguridad.

Esta investigadora ha logrado casi dos millones de euros para estudiar el lenguaje

Clara Martín, del centro de investigación vasco BCBL, acaba de conseguir 1,9 millones de euros de la Comisión Europea para llevar a cabo un estudio sobre ortografía y bilingüismo. Su trabajo tiene implicaciones en el tratamiento de trastornos del lenguaje, como la dislexia, y en el aprendizaje de lenguas.