Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

La falta de nieve en el Ártico amenaza a las focas anilladas

Un nuevo modelo matemático demuestra que la ausencia de nieve en el Ártico impedirá a las focas anilladas cavar refugios para proteger a sus crías de los depredadores, lo que reducirá entre el 50 y el 99 % sus poblaciones para finales de siglo. Hoy ellas son protagonistas de nuestro #Cienciaalobestia.

Una cría de foca anillada, aún con su pelaje blanco, sobre la superficie del hielo. / Ian Stirling

Las focas anilladas (Phoca hispida) no están especialmente en peligro en el Ártico. Según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), el estado del mamífero suscita una preocupación menor. Pero es posible que su suerte cambie con la disminución del hielo marino, que desciende a una tasa del 12,8 % por década, y sobre todo con la ausencia de nieve.

La reducción de la cobertura de nieve está obligando a estos mamíferos a parir en la superficie del hielo, lo que aumenta la mortalidad de las crías

Estos animales dependen del hielo marino estable para reproducirse y criar a su descendencia, pero es sobre todo la presencia de abundante nieve lo que les permite sobrevivir. Las focas cavan refugios –con accesos directos también desde el agua, que se encuentra bajo la superficie– para aislarse del frío extremo y para proteger a sus crías de los depredadores hasta el momento del destete.

Sin embargo, la reducción de la cobertura de nieve está obligando a estos mamíferos a parir en la superficie del hielo, lo que aumenta la mortalidad de las crías al estar más expuestos a osos polares, orcas, morsas, y lobos. Un equipo liderado por la Universidad de Alberta (Canadá) ha desarrollado un modelo matemático para predecir la futura situación de las poblaciones que habitan frente al Golfo de Amundsen y la zona del Príncipe Albert Sound en Canadá.

“Fue sorprendente ver que en el futuro habrá poca nieve disponible para la construcción de madrigueras”, dice Jody Reimer, autor principal del estudio publicado en la revista Ecological Applications y candidato a PhD en la Universidad de Alberta.

Los científicos se sorprendieron de la magnitud de las disminuciones proyectadas de la población: entre el 50 % y el 99 % para el año 2100. Pero también mostraron que este declive podría estar impulsado en gran medida por la nieve insuficiente en el hielo, en lugar de la ruptura temprana de este.

“Cuando incluimos las estimaciones demográficas publicadas anteriormente en nuestro modelo, este predijo que la población disminuiría drásticamente, lo que no concuerda con el hecho de que aún existan focas anilladas en esa área”, precisa Reimer.

El reflejo del cambio climático

El modelo proyectó un descenso general de la población de focas, pero el declive será más acusado en el caso de los juveniles. Menos crías llegarán a su adolescencia. Según los expertos, cada generación se irá reduciendo y afectará en especial a los juveniles que ya no alcanzarán la larga esperanza de vida de 43 años de los adultos.

El modelo proyectó un descenso general de la población de focas, pero el declive será más acusado en el caso de los juveniles

Por su dependencia al hielo marino y la nieve, estas focas se convierten en buenos indicadores del cambio climático. Son muy abundantes y tienen una gran distribución geográfica y, por lo tanto, están expuestas a una gran variedad de impactos del cambio climático.

Además, los cambios en la composición de la comunidad de los sistemas marinos del Ártico se observan a través de su dieta, a medida que cambian sus presas en función de las que están disponibles.

Dada su sensibilidad a la cobertura de nieve, estos animales proporcionan información sobre la salud de los ecosistemas marinos del Ártico. Los científicos insisten en que es necesario también entender los factores que afectan a la supervivencia de los adultos para evaluar la viabilidad de la población con los cambios del clima del Ártico.

Referencia bibliográfica:

Reimer, Jody, et al. 2019. “Ringed seal demography in a changing climate” Ecological Applications. DOI: 10.1002/eap.1855

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Hallan en Cuenca huevos de parásitos en heces fósiles de más de 125 millones de años

La excepcional preservación de heces fósiles, llamadas coprolitos, del yacimiento de Las Hoyas en Cuenca, ha permitido la identificación de huevos de parásitos en dos restos atribuidos a peces y cocodrilos. El hallazgo también documenta la antigua conexión entre peces Gonorynchiformes basales y los parásitos trematodos.

Un inusual crustáceo parásito aparece en la boca de un tiburón de museo

Científicos japoneses han descubierto, por primera vez, una especie “extremadamente rara” de cimotoido, un crustáceo que parasita el paladar de los peces, en la boca de un tiburón de aguas profundas del Pacífico y conservado en una colección de museo. Hasta ahora, esta especie de ectoparásito casi desconocida, protagonista del #Cienciaalobestia, solo se había encontrado en el Atlántico, por lo que el hallazgo amplía su rango de distribución a lados opuestos de la Tierra.