Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Ciencias de la Tierra y del Espacio

La fontarnauita, nuevo mineral con ‘apellido’ catalán hallado en Turquía

Científicos de la Universidad de Barcelona han presentado un nuevo mineral para la ciencia descubierto en la región turca de Anatolia: la fontarnauita, una sal con sodio, estroncio, potasio y calcio. El nombre se ha puesto en memoria de Ramon Fontarnau, jefe de la Sección de Caracterización de Materiales de esta universidad catalana.

La fontarnauita fue hallada en la región turca de Anatolia. / UB

La fontarnauita, una sal doble de sodio y estroncio con potasio y calcio, es el nombre del nuevo mineral descubierto por un equipo científico de los Centros Científicos y Tecnológicos (CCiTUB) y la Facultad de Geología de la Universidad de Barcelona (UB).

La fontarnauita se ha encontrado en uno de los yacimientos del Mioceno más importantes en boratos minerales

Este compuesto, hallado en 2009 en unos sondeos geológicos en la cuenca sedimentaria de Emet (Turquía), recibe su nombre en memoria de Ramon Fontarnau i Griera (1944-2007), jefe de la Sección de Caracterización de Materiales de los Servicios Cientificotécnicos de la UB (los actuales CCiTUB).

La fontarnauita, que es el octavo mineral borosulfato identificado hasta ahora, fue hallado por un equipo científico dirigido por el catedrático Federico Ortí del departamento de Geoquímica, Petrología y Prospección Geológica de la UB, y por Cahit Helvaci, de la Universidad Dokuz Eylül (Turquía). El lugar donde la encontraron, en la región de Anatolia, es uno de los yacimientos del Mioceno más importantes del mundo en boratos minerales.

Los científicos catalanes han identificado y caracterizado con parámetros físicos, químicos y cristalográficos el nuevo mineral, que ha sido acreditado en 2014 por la Comisión de Nuevos Minerales, Nomenclatura y Clasificación (CNMNC) de la Asociación Mineralógica Internacional (IMA). En este proceso también han colaborado equipos de expertos de las universidades de Maine (EE UU) y Manitoba (Canadá)

El investigador que dió nombre al nuevo mineral

El nombre del nuevo mineral se ha puesto en memoria del investigador Ramón Fontarnau de la Universidad de Barcelona. / UB

Ramon Fontarnau i Griera, que ha inspirado el nombre del nuevo mineral, inició su actividad científica en 1967 como técnico del Servicio de Microscopia Electrónica de la UB, y fue responsable del primer microscopio electrónico de barrido de la Universidad y de todo el Estado español.

Como jefe de Sección de los Servicios Cientificotécnicos de la UB (creados en 1987), Fontarnau fue responsable de varios de los equipamientos que se han empleado para caracterizar el nuevo mineral (difracción de rayos X, microscopia electrónica y microsonda electrónica).

La fontarnauita se ha presentado oficialmente hoy en la Facultad de Geología de la UB, durante un acto al que han asistido su rector, Dídac Ramírez; el decano de esta facultad, Lluís Cabrera, el director de los CCiTUB, José Ramón Seoane, y expertos en la figura de Fontarnau y mineralogía.

Fuente: Universidad de Barcelona
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Predicen la emisión de un gas producido por el fitoplancton en el océano Antártico que altera el clima

Un grupo de investigadores del Instituto de Ciencias del Mar (ICM-CSIC) ha presentado un nuevo modelo para predecir las concentraciones de isopreno en el océano Antártico, que se basa únicamente en datos de satélite.

Alt de la imagen
Los satélites detectan un brusco aumento de la explotación forestal en Europa

En los últimos años el área boscosa europea destinada a la silvicultura ha aumentado un 49 %, a la vez que se ha elevado un 69 % su pérdida o aprovechamiento de biomasa, según los datos recogidos por Landsat. Este incremento puede alterar la capacidad de absorción de carbono en la UE y sus planes para combatir la crisis climática.