Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

La indiferencia masculina marca la diferencia

Las mujeres presentan mayores niveles de empatía que los hombres, aunque hasta ahora se desconocía qué factores influían en su desarrollo. Investigadores de la UNED han descubierto que la mayor presencia de impasibilidad en los varones podría explicar esta diferencia.

La impasibilidad distingue entre hombres y mujeres. / Antonio Marán Segovia

Numerosos estudios han demostrado que las mujeres experimentan mayores niveles de empatía que los hombres. Por primera vez, investigadores de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) han analizado si estas diferencias responden a que ambos tengan un modelo mental diferente para desarrollar esta capacidad.

“Los análisis muestran que la estructura de los factores psicológicos que componen la empatía resulta idéntica en ambos géneros, es decir, hombres y mujeres entienden la empatía de manera semejante”, explica Begoña Delgado, investigadora de Psicología Evolutiva y de la Educación de la UNED y una de las autores del trabajo.

No obstante, “seguimos encontrando que ellas son mucho más sensibles a manifestar esta experiencia”, añade Delgado. De esta forma, el estudio revela que las mujeres muestran mayores niveles en todos los rasgos que componen la empatía salvo en la impasibilidad.

El trabajo, publicado en la revista Child Psychiatry & Human Development, se llevó a cabo en 721 adolescentes españoles, de entre 9 y 16 años, de colegios públicos y concertados de la Comunidad de Madrid.

A todos ellos se les aplicó la herramienta más utilizada para medir la empatía, el Interpersonal Reactivity Index, que evalúa tanto sus aspectos mentales –entender cuál es el punto de vista del otro– como emocionales –la capacidad de sentir lo que experimenta la otra persona–.

“La impasibilidad es el único factor de primer orden capaz de discriminar entre hombres y mujeres”, añade la investigadora. Así, este rasgo es mucho más informativo sobre el género de la persona evaluada que la información que se pueda recabar sobre cualquiera de los factores positivos que componen la empatía, como son la empatía virtual, intelectual, emocional positiva y emocional desorganizada.

“La impasibilidad es el único factor capaz de discriminar entre hombres y mujeres”

De la falta de empatía al acoso escolar

Este papel de la impasibilidad podría suponer que las diferencias de género en cuanto a empatía se deban más a la posibilidad de inhibir los factores que la desencadenan –y que hacen a la persona ser más indiferente– que a los factores que permiten experimentarla.

En el origen de la inhibición estaría tanto el tipo de educación que reciben niños y niñas como diferencias relacionadas con el funcionamiento endocrino y neurológico de ambos, entre los que se incluye el temperamento.

“El resultado puede estar muy relacionado con los mayores niveles de conductas antisociales y agresivas que se dan en los varones y que son incompatibles con la empatía”, sugiere Delgado.

Un ejemplo son los episodios escolares de acoso escolar (bullying), que se producen cuando no existe empatía. “Si el otro no te importa lo utilizas en tu propio beneficio o para divertirte”, indica Victoria del Barrio, investigadora de Psicología de la Personalidad, Evaluación y Tratamiento Psicológico de la UNED y otra de las autoras del estudio.

En vista de estos resultados, los investigadores proponen que se preste especial atención a conductas en niños que puedan alertar de niveles excesivos de impasibilidad.

Referencia bibliográfica:

Francisco Pablo Holgado Tello, Begoña Delgado Egido, Miguel A. Carrasco Ortiz, M. V. Del Barrio Gandara. “Interpersonal Reactivity Index: Analysis of Invariance and Gender Differences in Spanish Youths”. Child Psychiatry & Human Development 44, abril 2013. DOI 10.1007/s10578-012-0327-9

Fuente: divulgaUNED
Derechos: Creative Commons

Solo para medios:

Si eres periodista y quieres el contacto con los investigadores, regístrate en SINC como periodista.

Artículos relacionados
Las científicas pueden sentirse más ‘impostoras’ en disciplinas que premian la brillantez

Las mujeres y los científicos noveles pueden sentir con más frecuencia el ‘síndrome del impostor’ cuanto más perciben que una disciplina académica requiere talento o ser brillante para tener éxito. Así lo revela un nuevo estudio realizado en EE UU que sugiere que estos sentimientos podrían obstaculizar la carrera de los investigadores a largo plazo.

Las personas se fían de la inteligencia artificial en las elecciones de voto y de pareja

Dos investigadoras españolas han realizado varios experimentos para demostrar cómo la IA puede influir en decisiones tan importantes como elegir candidatos políticos o buscar citas románticas. Todo ello, pese a haber usado un algoritmo ficticio.