Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Las extinciones del pasado arrojan luz sobre el futuro de las especies

El cambio climático afectará a las especies actuales, ¿pero cómo predecirlo? Un equipo de científicos se ha centrado en los mamíferos de Norteamérica para establecer modelos predictivos a partir de la distribución actual de los animales y del impacto que tuvieron los humanos en la desaparición de especies en el pasado.

El área de distribución de los lobos se extendía hace tiempo a zonas más cálidas de las que fueron desapareciendo debido a la competencia con los humanos. / Mats Höggren

Los efectos del calentamiento global sobre la distribución de grandes mamíferos de América del Norte podrían ser menos perjudiciales de lo esperado. Así lo afirma una investigación de Miguel B. Araújo, del Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN-CSIC) y Søren Faurby, de la Universidad de Gotemburgo (Suecia).

Los investigadores han incluido en sus modelos predictivos no solo la distribución actual de las especies, sino también la distribución de poblaciones históricas extinguidas por los seres humanos.

“Al comparar modelos que, además de la distribución actual, tienen en cuenta la distribución histórica de los mamíferos norteamericanos con los que solo tienen en cuenta la distribución actual, encontramos que los segundos exageran la pérdida de especies proyectada en el futuro", continúa Faurby.

“No es que el pasado se repita, pero, como dijo una vez Mark Twain, rima”, dice Araújo

Especies en América del Norte

La investigación se enfocó en América del Norte. “Las contracciones de las áreas de distribución de los grandes mamíferos provocadas por humanos en el continente son recientes y están muy bien documentadas", contextualiza Faurby, que desarrolló el trabajo en el MNCN/CSIC en Madrid bajo supervisión de Araújo.

En la actualidad, los lobos están más extendidos en los lugares más fríos de Europa y América del Norte. Sin embargo, hace tiempo su área de distribución se extendía a zonas más cálidas, de las que fueron desapareciendo debido a la competencia con los humanos. Los modelos que examinan las relaciones climáticas analizando solo su distribución actual proporcionan una evaluación incompleta de la tolerancia de los lobos para hacer frente al cambio climático.

"Cuando hablamos de cambio climático, hay amenazas como el cambio de usos de la tierra, la fragmentación del hábitat o la propagación de enfermedades y especies invasoras, que generalmente no se tienen en cuenta al analizar los posibles efectos del cambio global en la biodiversidad", agrega Araújo.

"Nuestro estudio refuerza una visión que muchos investigadores ya tenían: para comprender las distribuciones actuales y futuras, necesitamos examinar el pasado. No es que el pasado se repita, pero, como dijo una vez Mark Twain, rima. Comprender los efectos del cambio climático sobre la biodiversidad requiere que entendamos las rimas de la historia", concluye Araújo.

Referencia bibliográfica:

S. Faurby y M.B. Araújo (2018) "Anthropogenic range contractions bias species climate change forecasts" Nature Climate Change. DOI: 10.1038/s41558-018-0089-x

Fuente: MNCN-CSIC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Las jirafas son socialmente tan complejas como los elefantes

En contra de lo que se creía, las jirafas no son animales solitarios que vagan por la sabana africana. Investigadores británicos han descubierto que son una especie de gran complejidad social, donde las hembras postmenopáusicas ayudan a la supervivencia del grupo.

Confirmado el origen neandertal de las pinturas de una cueva malagueña

Las marcas rojizas encontradas en estalagmitas de la cueva de Ardales (Málaga) no son fruto de procesos naturales, sino de artistas neandertales que las pintaron simbólicamente hace 65.000 años. Así lo señala un nuevo estudio liderado por investigadores de la Universidad de Barcelona.