Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Las mujeres fumadoras tienen más riesgo de sufrir cáncer de mama

Fumar antes de la menopausia y de dar a luz podría aumentar el riesgo de desarrollar un cáncer de mama en las mujeres. Así lo indica un artículo que se publica hoy en Archives of Internal Medicine. La investigación revela que, en el caso de las fumadoras pasivas, no se incrementan las probabilidades de padecer este tipo de tumor.

Fumar antes de la menopausia y de dar a luz podría aumentar el riesgo de desarrollar un cáncer de mama en las mujeres. Imagen: SINC

“Fumar antes de la menopausia se relacionaba positivamente con el riesgo de padecer cáncer de mama y los resultados indican que fumar después de la menopausia podría relacionarse con un riesgo de cáncer ligeramente menor”, explican los investigadores en el artículo publicado hoy en Archives of Internal Medicine.

“El humo del tabaco contiene sustancias que pueden causar cáncer de mama, entre las que se encuentran hidrocarburos aromáticos policíclicos, las aminas aromáticas y las N-nitrosaminas”, añaden los expertos. Para ello, han analizado historiales de 147.157 mujeres, que incluían a fumadoras activas y a pasivas de 1976 a 2006.

Se diagnosticó la presencia de la enfermedad en 8.772 de ellas, lo que relacionó la aparición del cáncer con varios factores: un mayor grado de tabaquismo actual y pasado, haber fumado durante un período de tiempo más largo, empezar a fumar a una edad temprana, y fumar más cantidad de paquetes al año.

“Las fumadoras habituales que empezaron a fumar a una edad temprana, durante mucho tiempo y fumaban una gran cantidad de tabaco presentaron el riesgo más alto de padecer cáncer de mama”, indican los expertos.

Las fumadoras pasivas, sin ese riesgo

El estudio ha demostrado que en mujeres que no habían fumado nunca o que eran fumadoras pasivas (durante su infancia o su madurez) no se registraba un aumento del riesgo de padecer cáncer de pecho.

Por tanto, según el estudio, la exposición a padres que fumaron mientras la mujer vivía en el domicilio familiar o ser fumadora pasiva en el trabajo o en casa, no implica un aumento de las posibilidades de sufrir esta enfermedad. Tampoco hay un riesgo elevado en el caso de las fumadoras ocasionales y moderadas.

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Así ha ayudado la hematología al tratamiento de la covid-19
Cristina Pascual Izquierdo

Las trombosis, especialmente las venosas, son una de las complicaciones graves que pueden aparecer en los pacientes infectados con el nuevo coronavirus. Para acabar con ellas se requiere un tratamiento específico. Los hematólogos trabajan para confirmar la dosis óptima de las terapias y prevenir riesgos.

Descubiertos nuevos genes clave en la evolución del mieloma múltiple

Investigadores españoles han descrito un conjunto nuevo de genes específicos que condicionan la aparición y desarrollo del mieloma múltiple, el segundo cáncer de la sangre más frecuente. La investigación demuestra que la expresión de estos genes permite clasificar mejor a los pacientes en términos de supervivencia.