Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Las mujeres fumadoras tienen más riesgo de sufrir cáncer de mama

Fumar antes de la menopausia y de dar a luz podría aumentar el riesgo de desarrollar un cáncer de mama en las mujeres. Así lo indica un artículo que se publica hoy en Archives of Internal Medicine. La investigación revela que, en el caso de las fumadoras pasivas, no se incrementan las probabilidades de padecer este tipo de tumor.

Fumar antes de la menopausia y de dar a luz podría aumentar el riesgo de desarrollar un cáncer de mama en las mujeres. Imagen: SINC

“Fumar antes de la menopausia se relacionaba positivamente con el riesgo de padecer cáncer de mama y los resultados indican que fumar después de la menopausia podría relacionarse con un riesgo de cáncer ligeramente menor”, explican los investigadores en el artículo publicado hoy en Archives of Internal Medicine.

“El humo del tabaco contiene sustancias que pueden causar cáncer de mama, entre las que se encuentran hidrocarburos aromáticos policíclicos, las aminas aromáticas y las N-nitrosaminas”, añaden los expertos. Para ello, han analizado historiales de 147.157 mujeres, que incluían a fumadoras activas y a pasivas de 1976 a 2006.

Se diagnosticó la presencia de la enfermedad en 8.772 de ellas, lo que relacionó la aparición del cáncer con varios factores: un mayor grado de tabaquismo actual y pasado, haber fumado durante un período de tiempo más largo, empezar a fumar a una edad temprana, y fumar más cantidad de paquetes al año.

“Las fumadoras habituales que empezaron a fumar a una edad temprana, durante mucho tiempo y fumaban una gran cantidad de tabaco presentaron el riesgo más alto de padecer cáncer de mama”, indican los expertos.

Las fumadoras pasivas, sin ese riesgo

El estudio ha demostrado que en mujeres que no habían fumado nunca o que eran fumadoras pasivas (durante su infancia o su madurez) no se registraba un aumento del riesgo de padecer cáncer de pecho.

Por tanto, según el estudio, la exposición a padres que fumaron mientras la mujer vivía en el domicilio familiar o ser fumadora pasiva en el trabajo o en casa, no implica un aumento de las posibilidades de sufrir esta enfermedad. Tampoco hay un riesgo elevado en el caso de las fumadoras ocasionales y moderadas.

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Decodifican por primera vez el comportamiento celular del endometrio humano

Un nuevo estudio publicado en Nature Medicine aumenta el conocimiento del funcionamiento del endometrio humano, la mucosa del útero donde implanta el embrión. La infertilidad, la endometriosis, la preeclampsia o el cáncer de endometrio son algunas de las enfermedades en las que se podrá avanzar tras este hallazgo.

Descrita una proteína como potencial diana para vacunas contra la leishmaniosis

Un equipo liderado por la Universidad Complutense de Madrid ha identificado el mecanismo por el que el parásito Leishmania evita ser detectado: a través de la proteína SHP-1, responsable de funciones celulares básicas. Este hallazgo sitúa a dicha enzima como posible diana terapéutica para el desarrollo de vacunas contra la enfermedad.