Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Los acuerdos climáticos globales, más fáciles de negociar con criterios de bienestar humano

La mayoría de los estudios sobre el cambio climático describen los impactos económicos y los costes de la aplicación de las políticas de mitigación en términos de Producto Interior Bruto. Un nuevo trabajo, liderado por Jeroen van den Bergh de la Universidad Autónoma de Barcelona plantea que se evalúen estos efectos en términos de bienestar humano.

Éste es el primer estudio que cambia la narrativa de la evaluación de la política climática de un punto de vista de crecimiento del PIB a un mensaje de mejora del bienestar social según el indicador IDH / Oscar F. Hevia

Un estudio realizado por el profesor Jeroen van den Bergh del Institut de Ciència i Tecnologia Ambientals de la Universidad Autónoma de Barcelona (ICTA-UAB) y publicado recientemente en la revista Climate Policy propone la utilización de un indicador alternativo al PIB que evalúa en términos de bienestar humano los efectos de las políticas climáticas para mantener el incremento de la temperatura del planeta por debajo de 2º C.

Van den Bergh destaca que el PIB es un indicador inapropiado para medir el bienestar social, especialmente en los países ricos, ya que numerosos estudios demuestran que el incremento del PIB per cápita apenas contribuye a un mayor bienestar o felicidad de su población. “De este modo, si los impactos del cambio climático se miden como pérdida de PIB, estaríamos sobreestimando seriamente los costos reales de la política climática”, indica.

Para realizar una evaluación más justa de la aplicación de políticas climáticas, el estudio propone reemplazar como indicador el PBI por el Índice de Desarrollo Humano (IDH). Se considera que el IDH representa mucho mejor el bienestar social tanto en los países pobres como en los ricos porque captura tres factores que contribuyen directa e indirectamente al logro de la felicidad: esperanza de vida, educación y nivel de vida. Por ello, es la medida habitual para evaluar políticas (inter)nacionales dirigidas al desarrollo y la reducción de la pobreza.

Margen del crecimiento del bienestar humano

Los niveles actuales de IDH mundial muestran que los países ricos se han estabilizado en un rango estrecho de valores IDH alrededor a 0,9 (en una escala de 0 hasta 1), mientras que los países del África subsahariana con la clasificación más baja se concentran alrededor de 0,5.

El nuevo estudio calcula cuánto crecimiento del bienestar (IDH) es posible bajo diferentes escenarios de emisión de gases de efecto invernadero. Esto se compara con una política que maximiza el PIB mundial.

Si el impacto se mide en términos de crecimiento de bienestar humano los países pobres dispondrían todavía de margen para crecer

Los resultados muestran que si los impactos se miden en términos de crecimiento de bienestar humano en vez de impacto económico (PIB), los países pobres dispondrían todavía de margen para crecer tanto en emisiones como en bienestar hasta alcanzar un alto nivel de IDH = 0,8. Por el contrario, los países con un IDH alto (> 0,8) deberían reducir sus emisiones, sin que esto tenga consecuencias graves para su IDH.

“Los hallazgos muestran que un acuerdo climático justo en este sentido sería más atractivo para los países ricos bajo el IDH que en el marco del PIB”, indica Jeroen van den Bergh. Permitiría que los países pobres alcanzasen niveles de desarrollo más altos mientras el mundo permanece dentro del presupuesto de carbono de 2°C.

Éste es el primer estudio que cambia la narrativa de la evaluación de la política climática de un punto de vista de crecimiento del PIB a un mensaje de mejora del bienestar social según el indicador IDH. Esto podría facilitar que los líderes políticos y los negociadores climáticos se comprometan públicamente con ambiciosos objetivos de reducción de las emisiones de carbono que van más allá del Acuerdo de París, necesarios para proteger nuestro planeta contra un cambio climático extremo.

Referencia bibliográfica:

Jeroen C.J.M. van den Berg & W.J. Wouter Botzen (2018) "Global impact of a climate treaty if the Human Development Index replaces GDP as a welfare proxy". Climate Policy, 18:1, 76-85, DOI:10.1080/14693062.2016.1227954.

Fuente: Universidad Autónoma de Barcelona
Derechos: Creative Commons

Solo para medios:

Si eres periodista y quieres el contacto con los investigadores, regístrate en SINC como periodista.

Artículos relacionados
Un iceberg dos veces más grande que Madrid se desprende de la Antártida

Después de casi una década observando sus grietas, un iceberg gigante con una extensión de 1270 km2 se ha separado el 26 de febrero de la plataforma de hielo Brunt, según han confirmado la British Antarctic Survey y el satélite europeo Sentinel-1. La ruptura se ha producido a menos de 20 km de la estación británica Halley VI, aunque su personal fue evacuado por precaución unos días antes.

¿Qué pasará con las primeras huellas humanas en la Luna?

La casi ausencia de procesos erosivos en la superficie lunar ayuda a conservar las pisadas que dejaron los astronautas, pero ¿hasta cuándo? ¿Quedarán como las de los dinosaurios en la Tierra? ¿Deberían ser patrimonio de la humanidad? Un equipo de investigadores argentinos reflexiona sobre estas cuestiones, además de recrear en 3D la icónica huella de Buzz Aldrin.