Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Los cánceres contagiosos se propagan entre especies de moluscos

Los océanos son el hogar de innumerables y diversas especies marinas. Un nuevo estudio, publicado en la revista Nature y en el que participa el Centro de Investigaciones Marinas de la Xunta de Galicia, sugiere que el medio acuoso que nutre y protege la vida en el mar también puede promover la propagación de ciertos tipos de cáncer, tanto dentro como entre las especies.

Berberechos (Cerastoderma edule) recogidos en la ría de Arousa en Galicia para el estudio / David Iglesias

Una investigación realizada por científicos del Centro Médico de la Universidad de Columbia (EE UU), con la colaboración de varias instituciones canadienses y el Centro de Investigaciones Marinas de la Xunta de Galicia, examinó una variedad de moluscos que alberga una forma de cáncer conocido como neoplasia diseminada, una enfermedad parecida a la leucemia que afecta a las poblaciones de bivalvos en muchas partes del mundo.

El equipo científico descubrió que en varias especies las células cancerígenas se extendían de un animal a otro como una línea celular clonal contagiosa. "Nuestros resultados sugieren que la transmisión directa de cáncer entre los animales marinos puede ser mucho más común de lo que se pensaba", dice Stephen Goff, autor principal del estudio y profesor en el Centro Médico de la Universidad de Columbia.

En una especie de almeja, el clon infeccioso de las células cancerosas se deriva de una especie relacionada pero distinta

En trabajos previos, el equipo de Goff buscó inicialmente los virus que podían causar cáncer en la almeja de Nueva Inglaterra (Mya arenaria). Pero resultó no ser un virus que se propagaba en los océanos, sino que eran las mismas células cancerosas que se extendían de un animal a otro. La transmisión directa de las células cancerosas es bastante rara y se ha observado solo en dos especies de mamíferos hasta ahora.

Moluscos de Canadá y Galicia

El equipo hizo pruebas para ver si los cánceres en otros moluscos también podrían deberse a líneas celulares contagiosas. El equipo de Goff examinó el ADN de los cánceres y los animales afectados como mejillones (Mytilus trossulus), berberechos (Cerastoderma edule), y almejas (Polititapes aureus) recogidas en las costas de Canadá y Galicia.

En cada especie, los investigadores descubrieron que los cánceres los causaban clones independientes de las células cancerosas que eran genéticamente distintos a sus anfitriones. También hallaron que en una especie de almeja, el clon infeccioso de las células cancerosas se deriva de una especie relacionada, pero distinta. Los científicos concluyeron que este tipo de cáncer estaba causado por una transmisión entre especies.

"Ahora que hemos observado la propagación de cáncer entre varias especies marinas, nuestra investigación futura será investigar las mutaciones responsables de estas transmisiones celulares del cáncer", concluye Goff.

Referencia bibliográfica:

Michael J. Metzger, Antonio Villalba, María J. Carballal, David Iglesias, James Sherry, Carol Reinisch, Annette F. Muttray, Susan A. Baldwin y Stephen P. Goff1,"Widespread transmission of independent cancer lineages within multiple bivalve species" Nature doi:10.1038/nature18599

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Efectos a largo plazo de la caza furtiva: los elefantes sin madre sobreviven menos

Tras analizar datos individuales de elefantes recogidos durante décadas, dos estudios paralelos muestran los efectos negativos que la caza ilegal genera en estos grandes mamíferos, protagonistas de #Cienciaalobestia. Los que han quedado huérfanos tienen menos opciones de supervivencia, incluso después del periodo de lactancia, y sin ellos las poblaciones disminuyen.

Los neandertales capturaban aves en las cuevas para su consumo

El uso de antorchas y una buena visión nocturna permitió a los neandertales cazar en cuevas unas aves esquivas durante el día y de plumaje negro, conocidas como chovas. Según un nuevo estudio, el hábito de consumirlas por parte de estos homininos fue extenso y frecuente.