Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Los mirlos de ciudad no están más estresados que los que viven en el campo

Un equipo de científicos españoles ha estudiado el estrés fisiológico que experimentan los mirlos en ambientes urbanos y naturales y revela que no existen diferencias entre ambas poblaciones. Para los investigadores es importante analizar la reacción de las especies para conocer los efectos de la urbanización de los espacios naturales.

Un mirlo de ciudad. / Pixabay

Un equipo internacional en el que participan investigadores del Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN) y de la Estación Biológica de Doñana (EBD), ambos del CSIC, entre otras instituciones, ha descubierto que, en los mirlos (Turdus merula), no existen diferencias en el estrés fisiológico que sufren las poblaciones del campo frente a las que residen en ambientes urbanos. 

Los científicos midieron indicadores de estrés en mirlos de entornos tanto urbanos como no urbanos de diez poblaciones europeas

Para llegar a estas conclusiones, los científicos midieron indicadores de estrés en mirlos de entornos tanto urbanos como no urbanos de diez poblaciones europeas. En concreto, analizaron los niveles de corticosterona en las plumas; la relación entre el nivel de anticuerpos, como los heterófilos y los linfocitos, así como la cantidad de proteínas relacionadas con la regulación de la temperatura corporal.

“Los datos han revelado que se detecta más corticosterona en las plumas de las aves no urbanas, un efecto que es más marcado en los machos y que demuestra mayor estrés”, aclara el investigador del MNCN Diego Gil. “Sin embargo, no hubo diferencias significativas entre poblaciones en los parámetros que miden el estrés fisiológico de las aves, es decir, en la relación entre heterófilos y linfocitos, y en los niveles de proteínas”, continúa el investigador.

Adaptarse a las ciudades

Las zonas urbanas exponen a los animales a nuevos retos pero también provee a algunas especies de entornos más estables donde las fluctuaciones ambientales están, en principio, amortiguadas. Cuando un entorno natural se transforma en urbano, la ecología y psicología de cada especie determina su capacidad para salir adelante.

Cuando un entorno natural se transforma en urbano, la ecología y psicología de cada especie determina su capacidad para salir adelante

“La falta de estudios de estos mecanismos reduce nuestra capacidad para predecir el impacto que tienen los hábitats antropogénicos en las comunidades salvajes”, aclara Jordi Figuerola, investigador de la EBD.

“Aunque no hemos detectado diferencias significativas en el estrés fisiológico de estas aves, sí hemos comprobado que hay un contraste importante entre cada población ante los efectos de la urbanización”, explica Gil.

“Esto indica que cada población experimenta un proceso distinto de presiones ambientales que se traducen en respuestas específicas”, concluye.

Referencia:

D. Ibáñez-Álamo, B. Jimenoa, D. Gil, R.L. Thomson, J.I. Aguirre, A.Díez-Fernández, B. Faivre,  I. Tieleman, J. Figuerola (2020) "Physiological stress does not increase with urbanization in European blackbirds: Evidence from hormonal, immunological and cellular indicators" Science of The Total Environment DOI: https://doi.org/10.1016/j.scitotenv.2020.137332

Fuente:
MNCN
Derechos: Creative Commons.
Artículos relacionados
Los arrecifes de coral más antiguos del Mediterráneo empezaron a formarse hace 400.000 años

Algunos corales, probablemente los más antiguos del Mediterráneo, han estado creciendo casi continuamente durante los últimos 400.000 años, incluso antes de la aparición de los primeros neandertales. Así lo confirma un estudio con participación española que aporta también información inédita sobre el impacto del clima en su formación.

El oído interno de los primates del Mioceno esconde claves de la evolución humana
SINC

Un estudio liderado por el Instituto Catalán de Paleontología Miquel Crusafont analiza la relación de parentesco entre dos grandes primates antropomorfos extintos a partir de la forma de los canales semicirculares de su oído interno. Esta estructura revela datos que reconstruyen el parentesco entre las especies de primates fósiles y confirma que ambos homínidos son distintos entre sí y muy similares a los chimpancés y a los bonobos actuales.