Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Los murciélagos que temen a la Luna

Desde aquel 21 de julio de 1969 la Luna no ha dejado de fascinar y deslumbrar, pero no a todos por igual. Algunas especies de murciélagos frugívoros, protagonistas de #Cienciaalobestia, sufren fobia lunar, lo que les impide desarrollar una actividad nocturna normal cuando la luz del satélite es más intensa.

Artibeus jamaicensis, una de las especies de murciélagos que sufren fobia lunar. / Alex Borisenko, Biodiversity Institute of Ontario

Algunos animales nocturnos experimentan fobia lunar, que les provoca una serie de cambios en su comportamiento debido a un aumento de la intensidad de la luz que refleja la Luna. Ocurre tanto en los depredadores como en las presas; ya que ninguno de ellos quiere ser detectado por el aumento de luminosidad en la noche.

La fobia lunar ocurre tanto en depredadores como en presas: ninguno de ellos quiere ser detectado por el aumento de luminosidad en la noche

En el caso de los murciélagos, este fenómeno se ha detectado en varias ocasiones, pero no toda la comunidad científica parece coincidir. Mientras unos científicos la apoyan, otros la rechazan. Estos últimos suelen centrarse en especies insectívoras, fuera de las regiones tropicales.

En un nuevo estudio, publicado recientemente en la revista Acta ethologica, un grupo de investigadores, liderados por la Universidade Federal da Bahia (Brasil), ha analizado la actividad nocturna de las cuatro especies más abundantes de murciélagos de las regiones tropicales del continente americano en las noches más iluminadas por la Luna.

“Encontramos que los murciélagos pueden soportar el aumento de la luminosidad de la Luna hasta que esta llega a su umbral. En ese momento disminuyen su actividad”, concreta a Sinc Caio Graco Zeppelini, biólogo en la universidad brasileña y autor principal del trabajo.

Los resultados muestran así que estos mamíferos, en especial los frugívoros (que se alimentan de frutos), evitan sobre todo las noches de luna llena porque la luminosidad hace que “sean vulnerables a los depredadores que usan el reconocimiento visual”, añade Graco, quien también destaca que esto también obstaculiza el éxito de caza de otros murciélagos insectívoros.

Murciélagos de la especie 'Artibeus jamaicensis'. / Mark Yokoyama

En busca de refugio

Los investigadores recogieron un total de 1.202 datos de capturas entre los años 2011 y 2012 para probar su hipótesis. Gracias a un modelo bayesiano pudieron determinar el efecto de la luz de la Luna (desde una exposición continua hasta una luminosidad discreta), del entorno (poca o mucha vegetación) y de la estación (seca o húmeda) en los murciélagos.

Los ambientes boscosos y la estación húmeda generaban un efecto positivo en los murciélagos

El modelo confirmó que las noches con un 90 % de luminosidad procedente de la Luna provocaban un impacto negativo en estos animales nocturnos, en comparación a una exposición más débil y variable. Este fenómeno se observó sobre todo en especies como Artibeus planirostris, pero también en otras como Artibeus jamaicensis o Artibeus lituratus, que eran menos activas en esos momentos.

Por lo contrario, los científicos encontraron que los ambientes boscosos y la estación húmeda generaban un efecto positivo en los murciélagos, que aumentaron su actividad en estas condiciones, al sentirse más protegidos de la luz de la Luna.

“Es importante comprender la historia natural y las relaciones ecológicas de nuestra biodiversidad para predecir y corregir nuestro impacto”, concluye a Sinc el investigador.

Referencia bibliográfica:

Caio Graco Zeppelini et al. “Bats like dimmer lights: lunar phobia as a luminosity threshold phenomenon on Neotropical bats (Mammalia: Chiroptera)” Acta ethologica2019

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Un mapa señala dónde se producen los conflictos entre leones, elefantes y humanos

Un equipo internacional de científicos ha cartografiado por primera vez los lugares en África con mayor riesgo de conflictos entre seres humanos y leones y elefantes, protagonistas del #Cienciaalobestia. Los científicos han identificado 18 países donde se deberían invertir recursos como la instalación de vallas para reducir los encuentros y así proteger no solo a las personas, sino también a la fauna silvestre.

España vive la primavera más seca de los últimos quince años

A lo largo del trimestre, las precipitaciones estuvieron un 33 % por debajo del valor normal, aunque la estación fue lluviosa en el sureste peninsular, según la Agencia Estatal de Meteorología. El verano, que comenzará próximo el 21 de junio, será probablemente más seco de lo habitual en el noroeste peninsular y más cálido de lo normal en toda España.