Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Imágenes de la ‘March of Science’

Mensajes de la primera marcha global por la ciencia

No hay un planeta B. Sin ciencia es solo ficción. Hay que comprender más para temer menos. Einstein fue un refugiado. Ser científica a veces es mejor que ser princesa. Estos son algunos de los mensajes que llegaron desde las marchas organizadas el 22 de abril en todo el mundo para defender el papel de la ciencia como un pilar de la libertad y la prosperidad humanas.

Miles de personas se reunieron bajo el cielo nublado de Washington DC durante la Marcha por la Ciencia, en la que también participó el presentador y divulgador científico Bill Nye. / EFE

Por primera vez personas de todo el mundo se han unido para defender "una ciencia sólida, basada en evidencias, que ayuden a todos, desde los políticos y ejecutivos hasta los padres, educadores y estudiantes a tomar decisiones razonadas que mejoren nuestras vidas".

La cita ha sido este sábado 22 de abril en la Marcha por la Ciencia, con un acto central en Washington DC, pero con marchas satélites en medio millar de ciudades de todo el mundo, incluidas varias españolas.

La Marcha por la Ciencia demanda políticas de interés público basadas en la evidencia científica

El objetivo de la March of Science y su legado es "defender una ciencia, comunicada públicamente y financiada de forma robusta, como pilar de la libertad y la prosperidad humanas", explican los organizadores en su web, donde señalan: "Nos juntamos como un grupo diverso, no partidista, para demandar una ciencia que defienda el bien común y para que los líderes políticos y legisladores promulguen políticas basadas en la evidencia y de interés público".

Un investigador español del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), que prefiere no dar su nombre, coincide en señalar: "Los científicos somos conscientes de que las decisiones políticas en cuestión de ciencia van más allá de lo meramente científico y tienen un impacto, a través de la ciencia, en la sociedad en que vivimos y en el futuro de las próximas generaciones".

"Evidentemente esta iniciativa se está focalizando en la nueva administración en EEUU –añade–, y en el impacto que su política en ciencia pueda tener para el futuro, por ejemplo de cara al cambio climático, la escasez de alimentos, la búsqueda de nuevos recursos energéticos, etc. Sin embargo, aunque eso es cierto, creo que hay que tener en cuenta que la idea de la marcha va mucho más allá de una protesta por la nueva política en EEUU: tiene un carácter general".

Por encima de las críticas a la administración Trump por sus propuestas y los recortes en investigación, la March of Science ha sido una celebración por la ciencia. Los miles de personas que acudieron a la manifestación en la capital de EE UU la defendieron con todo tipo de mensajes, desde los que se lo tomaron con humor hasta los que, en el Día de la Tierra, también recordaron que de momento solo tenemos un planeta donde vivir.

"Sin ciencia, Han [Solo] no podría haber hecho el corredor Kessel en menos de 12 parsecs" y "No hay un planeta B". / Fotos vía Laurence Hart‏ @piewords

Los carteles que se mostraron durante las marchas también han dejado claro que la ciencia no entiende de género. Para acabar con el famoso techo de cristal, que limita el ascenso de las mujeres en las carreras investigadoras y docentes, hay que promover un mensaje de igualdad desde la infancia, como demostró una niña desde la March of Science en Houston.

"A veces ser científica es mejor que ser princesa". / Foto vía Rena‏ @tippy3880

En algunas manifestaciones se incluyeron mensajes velados en contra de la política de inmigración de la administración estadounidense, una crítica que también llegó desde Europa. Por ejemplo, en la convocatoria de Ginebra (Suiza), se recordaba que el mismísimo Albert Einstein fue un refugiado.

"Einstein fue un refugiado". / EFE

Este movimiento para defender "el papel vital que desempeña la ciencia en nuestra salud, seguridad, economías y gobiernos", como defienden los organizadores de la Marcha por la Ciencia, ha llegado a todos los continentes. "Sin ciencia, solo es ficción", mostraba la pancarta de un manifestante en Sidney (Australia).

"Sin ciencia, es solo ficción". / EFE

Incluso en la remota Antártida, los científicos, como los de la base alemana Neumayer, han participado en la March of Science para destacar la importancia de la ciencia en nuestra sociedad. Desde las gélidas regiones polares han recordado las palabras de Marie Curie: "En la vida no hay nada que temer, solo hay que comprender. Es hora de comprender más, para que podamos temer menos”.

Mensaje de Marie Curie recordado durante la March of Science desde la Antártida. / Foto vía Awi Mediem @AWI_de

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
La UNESCO urge a que se aumente la inversión en ciencia para afrontar las crisis

El Science Report de este organismo de la ONU, que se presenta cada cinco años, indica que el gasto en I+D en el mundo aumentó un 19 % entre 2014 y 2018. Sin embargo, apunta grandes disparidades, ya que solo dos países (EE UU y China) representan casi dos tercios de este aumento (63 %), mientras que cuatro de cada cinco países se quedan muy atrás, invirtiendo menos del 1 % de su PIB.

Los Jaume I premian investigaciones de inmunología contra el cáncer, cambio climático e inteligencia artificial

Estos galardones han distinguido a la ingeniera Nuria Oliver, a la astrofísica Licia Verde, al economista Antonio Cabrales, al biólogo molecular Eduard Batllé, al biólogo Fernando Valladares y al empresario Benito Jiménez Cambra.