Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

No solo de fotosíntesis viven las cianobacterias marinas

Hasta ahora, pocos estudios demostraban que las cianobacterias marinas no obtenían solo alimento a partir de la fotosíntesis. Una revisión de estudios confirma que estos organismos también incorporan compuestos orgánicos del medio ambiente.

Cianobacterias marinos del género Prochlorococcus. / Chisholm Lab

Las cianobacterias marinas son organismos unicelulares que colonizaron los océanos hace millones de años. A través de la fotosíntesis, elaboran materia orgánica utilizando sustancias inorgánicas. Las cianobacterias Prochlorococcus y Synechococcus son los organismos fotosintéticos más abundantes en la Tierra y generan una parte importante del oxígeno necesario para la vida, convirtiendo a los océanos en el verdadero pulmón del planeta.

Estos organismos toman otros compuestos y consiguen ser más competitivos

A pesar de la relevancia de las cianobacterias marinas en el origen y  mantenimiento de la vida, aún nos queda mucho por saber de ellas. Hasta ahora, se pensaba por ejemplo que Prochlorococcus, descubierta en los años 80 por la profesora Sallie W. Chisholm, del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), solo obtenía su alimento a partir de la fotosíntesis (como organismos autótrofos).

Sin embargo, también se había demostrado que toman compuestos orgánicos del medioambiente. Esta hipótesis la corrobora ahora una revisión, publicada en The ISME Journal, de diferentes estudios que desde principios de este siglo han aportado evidencias de que estos organismos no solo obtienen el alimento de la fotosíntesis, sino que también son capaces de ‘comer’ aquello que les interesa dentro de lo que les ofrece el medio.

Los investigadores del departamento de Bioquímica y Biología Molecular de la Universidad de Córdoba estudiaron el mecanismo de transporte de glucosa de las cianobacterias marinas. Demostraron así que cuando encuentran compuestos de este tipo que son interesantes para su alimentación, como glucosa, aminoácidos o compuestos que contienen hierro, azufre o fósforo, estos organismos los toman y consiguen ser más competitivos.

Un cambio de concepto determinante

El estudio de las vesículas (pequeños compartimentos que almacenan compuestos) que esparcen las cianobacterias marinas también ha apoyado este descubrimiento: las vesículas contienen compuestos orgánicos que pueden alimentar a otras bacterias, por lo que se evidencia la importancia del uso de compuestos orgánicos en estos microorganismos.

El estudio ayuda a completar el conocimiento de los ciclos de elementos como el carbono, el hierro, el fósforo o el nitrógeno

Este cambio de concepto es determinante a nivel ecológico ya que ayuda a completar el conocimiento de los ciclos de elementos como el carbono, el hierro, el fósforo o el nitrógeno. El papel esencial que desempeñan las cianobacterias a la hora de producir oxígeno necesario para la vida y secuestrar el dióxido de carbono sobrante en la atmósfera se ve reforzado por esta revisión de su alimentación.

Si las cianobacterias tienen más ventaja al aprovechar la glucosa y demás compuestos orgánicos que toman del medio, la vida en la Tierra también se aprovecha de esas ventajas.

Referencia:

Muñoz-Marín, M.C., Gómez-Baena, G., López-Lozano, A., Moreno-Cabezuelo, J.A., Diez, J., García-Fernández, J.M. “Mixotrophy in marine picocyanobacteria: use of organic compounds by Prochlorococcus and Synechococcus”. ISME Journal (2020). https://doi.org/10.1038/s41396-020-0603-9

Fuente:
UCO
Derechos: Creative Commons.
Artículos relacionados
Descubierta una nueva planta en las sierras calizas de Burgos, Álava y La Rioja

Perteneciente al género Phalacrocarpum de angiospermas endémico de la Península, esta planta había permanecido oculta en las colecciones científicas a la espera de ser descrita. Los científicos del Real Jardín Botánico de Madrid desvelan ahora esta nueva especie que habita en las sierras calizas de la provincia de Burgos, Álava y La Rioja.

Madrid es la ciudad europea con mayor nivel de contaminación por NO2 y mortalidad asociada

Un estudio europeo sobre la mortalidad relacionada con la contaminación del aire concluye que Madrid es la urbe con niveles más altos de dióxido de nitrógeno y muertes relacionadas por sus efectos en la salud. Los datos por ciudad se pueden consultar en la web del instituto ISGLobal.