Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Pasear por espacios azules como playas o lagos se asocia con mejoras en la salud mental

Un nuevo estudio identifica los beneficios que aporta al estado de ánimo y al bienestar personal dar caminatas breves y frecuentes por lugares con agua. Para los autores, identificar estos elementos es clave para el desarrollo de ciudades más habitables, sostenibles y saludables.

Los participantes pasearon 20 minutos al día durante una semana por un espacio azul. / Pixabay

Dar paseos cortos y frecuentes por espacios azules –aquellos en los que hay agua, como playas, lagos, ríos o fuentes– podría aportar beneficios al bienestar y al estado de ánimo de las personas. Así lo demuestra una investigación liderada por el Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal), centro impulsado por la Fundación “la Caixa”.

El estudio, publicado en Environmental Research y desarrollado en el marco del proyecto Blue Health, se basa en los datos de 59 participantes. Todos ellos pasearon 20 minutos al día durante una semana por un espacio azul; otra semana, lo hicieron por un espacio urbano y, otra, dedicaron el mismo tiempo a descansar en una sala.

“Vimos una mejora significativa en el bienestar y el estado de ánimo justo después de caminar por el espacio azul, en comparación con el espacio urbano o el descanso”, observan los autores

La playa de Barcelona constituía el espacio azul, mientras que el espacio urbano lo formaba una ruta por las calles de la ciudad. El equipo investigador midió antes, durante y después de cada actividad los parámetros de bienestar y estado de ánimo mediante cuestionarios, así como la presión arterial y la frecuencia cardíaca de cada participante.

“Vimos una mejora significativa en el bienestar y el estado de ánimo justo después de caminar por el espacio azul, en comparación con el paseo por el espacio urbano o el descanso”, explica Cristina Vert, primera autora e investigadora de ISGlobal. Concretamente, tras pasear brevemente por la playa, los participantes señalaron mejoras en su estado de ánimo, vitalidad y en su salud mental.

Por el contrario, el equipo no ha identificado beneficios para la salud cardiovascular, aunque considera que tal vez se deba a las condiciones del propio estudio. “Hemos evaluado los efectos inmediatos de caminar brevemente frente a un espacio azul”, señala Vert. “Una exposición continua y duradera a estos emplazamientos sí podría tener efectos positivos en la salud cardiovascular”.

La importancia del entorno en la salud

“Los beneficios psicológicos que aporta la actividad física varían según el ambiente en el que se lleve a cabo, siendo mejores en espacios azules que en espacios urbanos”, comenta Mark Nieuwenhuijsen, coordinador del estudio y director de la Iniciativa de Planificación Urbana, Medio Ambiente y Salud de ISGlobal.

Los beneficios psicológicos que aporta la actividad física varían según el ambiente en el que se lleve a cabo, siendo mejores en espacios azules que en espacios urbanos

Numerosas investigaciones del mismo centro avalan los beneficios que aportan los espacios verdes a la salud, desde la reducción del riesgo de obesidad, mejora de la atención infantil o ralentización del declive físico durante el envejecimiento. Este estudio añade los espacios azules como entorno favorecedor para la salud mental.

“Según datos de las Naciones Unidas, el 55 % de la población mundial vive actualmente en ciudades. Es crucial identificar y potenciar aquellos elementos, como los espacios azules, que mejoran nuestra salud”, concluye Nieuwenhuijsen. “Solo así lograremos crear ciudades más habitables, sostenibles y saludables”.

 

Referencia:

Cristina Vert, Mireia Gascon, Otavio Ranzani, Sandra Márquez, Margarita Triguero-Mas, Glòria Carrasco-Turigas, Lourdes Arjona, Sarah Koch, Maria Llopis, David Donaire-Gonzalez, Lewis R. Elliott, Mark Nieuwenhuijsen. Physical and mental health effects of repeated short walks in a blue space environment: A randomised crossover study. Environmental Research, Septiembre 2020. https://doi.org/10.1016/j.envres.2020.109812

Fuente:
ISGlobal
Derechos: Creative Commons.
Artículos relacionados
ANÁLISIS
La efectividad de las vacunas ya ha cambiado la cara (y la cruz) de la pandemia
Salvador Peiró

La vacunación ha modificado el impacto de la covid-19 sobre la población. Aunque ahora hay la misma incidencia que en febrero de este año, el número de hospitalizaciones y muertes es mucho menor. Mientras no se vacune a los más jóvenes, serán necesarias las restricciones sociales. La pandemia aún no ha terminado.

La pandemia puede agravar la desnutrición materna e infantil

Millones de niños y niñas podrían caer en una espiral de malnutrición como consecuencia de todo lo que ha supuesto la covid-19, según prevé un estudio publicado en Nature Food. Sus datos revelan también cómo cada vez más personas se acuestan con hambre, lo que empeora el impacto de la epidemia y prolonga la recuperación.