Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Primer análisis 3D de herramientas líticas de cazadores-recolectores africanos

Científicos del Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana de Burgos han realizado un estudio sobre el empleo por uno de los últimos grupos de cazadores-recolectores de África de fragmentos de roca para tallar baobabs. Grupos como los Hadza de Tanzania conservan actividades y modos de vida similares a los que pudieron darse en los grupos humanos más primitivos.

Mujer hadza moliendo semillas de baobab. / Benito-Calvo et al

Alfonso Benito-Calvo y Laura Sánchez-Romero, del Laboratorio de Cartografía Digital y Análisis 3D del Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana (CENIEH), acaban de publicar en la revista Journal of Archaeological Science Reports el primer análisis morfométrico de superficies 3D de herramientas líticas usadas por los Hadza, uno de los últimos grupos de cazadores-recolectores de África.

En colaboración con investigadores de universidades de España, EE UU y Reino Unido, el equipo del CENIEH ha estudiado una serie de cantos empleados como herramientas por los grupos Hadza, de Tanzania, para procesar baobab, cuyos resultados sugieren que el desgaste identificado en los cantos podría ser detectable en el registro arqueológico.

Grupos como los Hadza de Tanzania conservan actividades y modos de vida muy similares a los que pudieron darse en los grupos humanos más primitivos

Variables morfométricas

Se han utilizado novedosas técnicas 3D que han permitido calcular las variables morfométricas y analizar las características y cambios en la superficie de estos cantos, de forma que se han podido cuantificar y caracterizar los cambios entre el antes y el después de su uso.

“Gracias a la cuantificación de la variabilidad morfológica de las superficies de dichos cantos tras su uso en el procesamiento de baobab, hemos podido llevar a cabo una identificación macroscópica precisa del tipo de uso que se ha llevado a cabo”, explica Benito Calvo.

Los estudios experimentales permiten un acercamiento al conocimiento del estilo de vida de las poblaciones humanas del Paleolítico, ya que grupos como los Hadza conservan actividades y modos de vida muy similares a los que pudieron darse en los grupos humanos más primitivos.

Referencia bibliográfica:

Alfonso Benito-Calvo, Laura Sánchez-Romero et al. "3D 360° surface morphometric analysis of pounding stone tools used by Hadza foragers of Tanzania: A new methodological approach for studying percussive stone artefacts". Journal of Archaeological Science (2018).

Fuente: CENIEH
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Agustín Fuentes, especialista en evolución
“Darwin y Galileo intentaban introducir nuevo conocimiento en el mundo y eso es un acto político”

El origen del hombre de Charles Darwin, uno de los textos más influyentes de la historia de la biología, cumple 150 años. El antropólogo de la Universidad de Princeton Agustín Fuentes publica en la revista Science un ensayo en el que analiza el legado más problemático del libro. SINC ha hablado con él para entender cómo acercarse al naturalista británico y a su obra hoy.

Hallan un enigmático artefacto de piedra de 24.000 años en Vale da Pedra Furada en Brasil

Un equipo internacional ha hallado en el asentamiento Vale da Pedra Furada, Brasil, un artefacto que ayuda a desmentir la extendida aceptación de que los primeros pobladores no llegaron a América antes de hace 15.000 años. El objeto tiene una antigüedad de entre 27.600 y 24.000 años y su función aún no ha sido esclarecida.