Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Hoy se celebra por primera vez el Día Mundial de la Naturaleza

Proponen reintroducir grandes mamíferos salvajes en Europa

¿Qué pasaría si un grupo de elefantes o rinocerontes salvajes campasen en la actualidad por el continente europeo? Esta es la propuesta de un grupo internacional de investigadores que ha estudiado la composición del paisaje del período interglacial anterior al actual –hace entre 132.000 a 110.000 años– en Europa. Su investigación muestra que el paisaje prehistórico era un mosaico variado de bosques estructurados por los grandes mamíferos.

Reconstrucción de un paisaje templado interglacial, en la región que ocupa actualmente Alemania, con grandes herbívoros típicos del Pleistoceno Tardío europeo. Aparecen elefantes 'Elephas antiquus' y rinocerontes 'Stephanorhinus', ambos extintos, así como el corzo (Capreolus capreolus), común en la Europa actual. / Elke Gröning.

Una investigación liderada por la Universidad Aarhus (Dinamarca) y que publica la revista Proceedings of the National Academy of Sciences asegura que los grandes mamíferos fueron los ‘arquitectos’ del paisaje prehistórico.

Los biólogos del estudio han sintetizado décadas de trabajos sobre escarabajos fósiles, para centrarse en los escarabajos peloteros que están asociados con el estiércol de los grandes mamíferos prehistóricos, y con los bosques que habitaban.

Sus conclusiones revelan que estos escarabajos eran mucho más frecuentes en el período interglacial de hace 132.000 a 110.000 años, que en el Holoceno temprano (período interglacial actual, entre hace 10.000 y 5.000 años).

“Estos ecosistemas no consistían simplemente en un denso bosque sino más bien en un mosaico de bosques y zonas verdes"

“Estos ecosistemas no consistían simplemente en un denso bosque –como se asumía hasta ahora–, sino más bien en un mosaico de bosques y zonas verdes cerradas y semicerradas", declara Chris Sandom, de la Universidad de Oxford (Reino Unido) y coautor del estudio.

Según Jens–Christian Svenning, de la Universidad Aarhus, la estructura de los escarabajos fósiles en los yacimientos indica que la proporción y el número de grandes animales salvajes se redujo tras la aparición del hombre moderno. “Como resultado –añade Svenning– los bosques se hicieron predominantemente densos, hasta que se despejaron al instaurarse la agricultura”.

Repoblar de grandes herbívoros Europa

Para los expertos, si se quiere restaurar paisajes variados y autogestionados en Europa, se pueden aprovechar los conocimientos proporcionados por el estudio.

"Una forma de crear más ecosistemas de autogestión con un nivel alto de biodiversidad es hacer un hueco a los grandes herbívoros en el panorama europeo. Reintroducir ganado salvaje, bisontes y hasta elefantes. Estos animales pueden crear y mantener una variada vegetación en los ecosistemas templados, y de ese modo, asegurar la base de un alto nivel de biodiversidad", afirma el Rasmus Ejrnæ, autor principal del estudio.

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Las serpientes vivieron un ‘boom’ ecológico hace 66 millones de años

La desaparición de los dinosaurios provocó una gran diversificación de mamíferos y aves tras el evento de extinción masiva, pero no fueron los únicos. Las serpientes, protagonistas del #Cienciaalobestia, también vivieron una explosión evolutiva que les hizo pasar de simples insectívoras a las casi 4.000 especies de dieta variada que existen en la actualidad.

Los humanos ya consumían tabaco hace más de 12.000 años

El hallazgo en Utah (EE UU) de unas semillas carbonizadas de tabaco alrededor de una antigua hoguera del Pleistoceno sugiere que la planta pudo utilizarse 9.000 años antes de lo que se creía, mucho antes de su domesticación. El estudio permitiría entender qué impulsó el cultivo y uso de esta sustancia tóxica.