Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Tecnología social para mejorar la calidad de vida de las personas con discapacidad intelectual

La Fundación Uliazpi y el Centro de Investigación Aplicada Tecnalia han suscrito un convenio para colaborar juntos en el desarrollo de tecnologías de apoyo para personas con discapacidad intelectual.

Basque Research
14/2/2012 08:51 CEST

Tecnalia y la Fundación Uliazpi (Fuente: Tecnalia).

La Fundación Uliazpi y el Centro de Investigación Aplicada Tecnalia han suscrito un convenio para colaborar juntos en el desarrollo de tecnologías de apoyo para personas con discapacidad intelectual. En concreto, ambas entidades trabajarán conjuntamente en el desarrollo de herramientas que mejoren la comunicación emocional, los cuidados personales y el bienestar de personas que, por su discapacidad, tienen problemas para expresarse y dar a conocer sus necesidades emocionales, físicas o mentales a sus cuidadores y cuidadoras.

El objetivo de este proyecto es detectar las emociones para conocer y aumentar el bienestar de las personas que no pueden comunicarse verbalmente, y poder intervenir así para disminuir su nivel de malestar y prevenir en la medida de lo posible conductas problemáticas. Se trata de un sistema desarrollado por Tecnalia que permite detectar y comunicar las emociones de las personas que no pueden hacerlo por sí mismas. Este dispositivo transmite las emociones de la persona a sus cuidadores y cuidadoras a través de un móvil, para controlar los efectos negativos que ciertos estados de ánimo puedan tener en su salud. Está dirigido fundamentalmente a personas con algún tipo de discapacidad intelectual o graves problemas de comunicación.

El dispositivo está formado por un pulsímetro que mide la variabilidad del ritmo cardiaco y algunos parámetros extraídos de éste. El pulsímetro, a su vez, está conectado a un teléfono móvil, que recibe la información y al procesarla, reconoce la valencia del estado de ánimo del paciente, es decir, si es positiva o negativa y, además, mide su intensidad.

El móvil tendrá una doble función. Por un lado, mejorará la comunicación entre el paciente y su cuidador, ya que cada vez que el móvil detecte un cambio en las emociones de la persona, avisará al cuidador, que podrá calmarle cuando esté atravesando algún episodio de riesgo para su salud o para evitar una conducta problemática grave (agresiva, autolesiva, etc.). Por otro lado, el móvil funcionará como una herramienta de autorregulación, ya que cuando detecte una emoción negativa intensa, iniciará un mensaje de voz automático para ayudar a tranquilizarle.

Fuente: Tecnalia
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Un prototipo fotónico para ayudar a pacientes con COVID-19
SINC

Algunos parámetros sanguíneos se pueden medir de forma no invasiva con luz infrarroja. Aplicando esa propiedad, investigadores del instituto ICFO han desarrollado un biomarcador de la salud endotelial y microvascular destinado a personas ingresadas en la UCI por el coronavirus. El dispositivo se ha comenzado a probar en el antebrazo de pacientes del Hospital Parc Taulí y otros centros sanitarios de España y América.

Nuevo test para COVID-19 con biochips usados en la búsqueda de vida en Marte

La tecnología de biochips que el Centro de Astrobiología lleva años desarrollando para la detección de vida en otros planetas se ha aplicado ahora en un ensayo serológico para detectar la COVID-19 a través de anticuerpos. En el proyecto colaboran otros centros de investigación españoles y el Hospital Central de la Defensa.